LA DANZA DEL  DAR  Y EL RECIBIR

LA DANZA DEL  DAR  Y  EL  RECIBIR

Cuando un colibrí  y una flor se encuentran pintan uno de los más hermosos cuadros de la naturaleza.
El colibrí despliega sus rápidas alas a más de 80 veces por segundo, para sostener un vuelo estático, mientras introduce su largo y afilado pico y chupa el néctar de la flor, mientras esta parece abrir sus pétalos dándole la bienvenida a tan tierno y delicado visitante al que alimenta con alegría, con la certeza que en su lustroso pico portará los elementos para polinizar la siguiente flor que visite, operación que la diminuta ave repite unas mil veces en un día. 

Después el colibrí retrocede un poco, para que tanto la flor y el pájaro se contemplen con gratitud,  y luego el colibrí  vuela rápidamente hacia otro lugar.

La flor alimenta al colibrí y este la fecunda. El colibrí vive gracias a la flor y esta gracias al colibrí, en un permanente intercambio que mantiene un hermoso equilibrio.

El encuentro del colibrí y la flor dura tan solo un instante, pero la belleza del mismo tiene la eternidad del dar y el recibir, es el reflejo del Amor que se extiende dándose a Si mismo, en una danza infinita cuya  inmortal armonía nos sonríe por siempre.       
             
Oscar Gómez Díez

https://youtu.be/uxWxgdVCaDo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s