El espejo

El espejo

Cuando aprendemos a reconocernos en el otro, cuando aceptamos que el otro es nuestro espejo, cuando dejamos de señalar culpables por lo que nos sucede, en ese momento inicia nuestra sanación.

Asumimos la responsabilidad por nuestros pensamientos, los observamos, discernimos entre lo amoroso y lo que no lo es, entre lo verdadero y lo falso, y elegimos solo la verdad del amor, y abandonamos todo aquello que no sea amor.

Ese es el instante en que nuestra consciencia se ilumina y constatamos que nuestra luz es la misma que me reflejaban los otros, pues emanamos desde la misma Fuente, y nos regocijamos al reconocernos como el único Ser que la vida manifiesta.

Oscar Gómez Díez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s