LECCIÓN 118

LECCIÓN 118

Oscar Gómez Díez

1. (105) “Mías son la paz y la dicha de Dios.”

2. (106) “Déjame aquietarme y escuchar la verdad.”

En la primera idea de esta  lección de repaso, me enseña a apropiarme de lo que es mi herencia natural como perfecto Hijo de Dios. En la segunda idea, para acceder a los estados de dicha y paz, debo aquietar mi mente, para acallar el ego y así poder sentir como la paz y la dicha de Dios emergen en mi consciencia.

1. (105) “Mías son la paz y la dicha de Dios.”

“Hoy aceptaré la paz y la dicha de Dios en grato intercambio por todos los sustitutos de la felicidad y de la paz que yo mismo inventé.”

Para llegar a la paz y la dicha solo tengo que aceptarlas, pues ya son mías, solo debo recordarlas, y eso lo hago por medio de los milagros y el perdón, en ese momento se produce un “grato intercambio por todos los sustitutos de la felicidad y de la paz que yo mismo inventé.” en ese momento, reemplazo los pensamientos de separación, culpa, miedo y conflicto, por los de paz y dicha que Dios me ha dado.

2. (106) “Déjame aquietarme y escuchar la verdad.”

“Permite que mi débil voz se acalle, para poder oír así la poderosa Voz de la Verdad Misma asegurarme que yo soy el perfecto Hijo de Dios.”

En su huida del amor, el ego crea una ruidosa  película llamada mundo, la llena de conflictos y sufrimientos; y busca apagar su propio infierno con proyecciones de culpa, miedo y ataque, en una espiral en la que no hay quietud ni silencio, pues su mente está en una actividad febril buscando resolver un problema tras otro, hasta que colapsa y muere, no sin antes culpar a Dios de sus desgracias.
Jesús nos enseña otra manera de ver el mundo real, para ello, debemos aquietar la mente, y en el silencio podré escuchar la poderosa Voz del Espíritu Santo, recordándome quien en verdad soy, invitándome a despertar de este sueño de separación y guiándome  cada vez que solicite su orientación.

PRÁCTICA:

Debemos dedicar una práctica matutina de 5 minutos y una nocturna también de 5 minutos, preferiblemente antes de irte a dormir. Aquiétate, sumérgete en tu silencio interior, interioriza las ideas y comentarios de esta lección y ánclalas en lo más profundo de tu consciencia:

“Mías son la paz y la dicha de Dios.”

“Déjame aquietarme y escuchar la verdad.”

PRÁCTICAS  CORTAS  Y  FRECUENTES:

A la hora en punto:

“Mías son la paz y la dicha de Dios.”

Media hora más tarde:

“Déjame aquietarme y escuchar la verdad.”

RESPUESTA A  LA  TENTACIÓN:

Cada vez que se presente una situación conflictiva a lo largo del día, utiliza las ideas de la lección.

La segunda idea de este repaso “Déjame aquietarme y escuchar la verdad.” es la manera como accedemos a lo que el Curso denomina “el instante santo, ” para ello debemos aquietarnos, ponernos en un silencio receptivo, situarnos en el momento presente, en el ahora, olvidarnos del pasado y del futuro, olvidarnos de todos nuestros problemas, olvidarnos del cuerpo, y en ese momento abrimos nuestra ventana a la eternidad, y nos entregamos a la poderosa guía del Espíritu Santo, y le pedimos que nos ayude a tomar una decisión  por nosotros en todo momento, circunstancia o lugar. Tengamos la certeza que la Voz de la Verdad nunca nos fallará, nunca se equivocará, pues Su Conocimiento y amorosa sabiduría no son de este mundo.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s