LECCIÓN 115

LECCIÓN 115

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

1. “(99) La salvación es mi única función aquí.”

2. “(100) Mi papel en el plan de salvación de Dios es esencial.”

Si examinamos las dos ideas de repaso de esta lección, nos damos cuenta que el tema común de ambas es la salvación. Para el Curso de Milagros salvación es sinónimo de Expiación, perdón, Palabra de Dios y sanación.

¿De qué se nos salva?

Se nos salva de la creencia en la separación de Dios, de la esclavitud del ego, de la creencia en el pecado, la culpa, el miedo, el ataque y todo sufrimiento que nos genera una mente dividida.

Y como desempeño mi función?

Desempeño mi función aplicando el perdón a todos mis pensamientos no amorosos, a todas mis relaciones conflictivas, bajo la guía de Jesús o del Espíritu Santo.

El Curso menciona dos formas que  pueden desempeñar su función los maestros de Dios:
1. Un sanador que atiende pacientes física o emocionalmente   enfermos, (psicoterapia), para extenderles el poder sanador del milagro. En ambos casos busca sanar su mente. El sanador o Psicoterapeuta, es un maestro de Dios que “ha elegido deliberadamente no ver sus propios intereses como algo aparte de los intereses de los demás” (M.1.1)
2. Un maestro que le enseña a sus discípulos o alumnos el camino hacia el despertar espiritual, maestro y alumnos se unen en un solo propósito de sanación y perdón. El maestro no es quien realmente imparte la enseñanza, ella está a cargo del Espíritu Santo a través de él. (M. 2)

El plan de Dios para la salvación considera que  “Aquellos que han sido liberados deben unirse para liberar a sus hermanos, pues ese es el plan de la Expiación” (T-1.III.3:3) Los que han despertado ayudan a otros a despertar. Los que se han perdonado ayudan a perdonar. Convirtiendo las relaciones especiales de conflicto o amor especial (exclusivo y posesivo) en relaciones santas.

El ego tiene su propio plan de salvación, ¿como es?

El plan del ego para la salvación es el ataque, la búsqueda de ídolos que sustituyan el amor de Dios y las relaciones especiales. Las consecuencias de este plan es más culpa, condenas y castigos, y mayor  sufrimiento, que el ego se lo adjudica a Dios, con el objeto de preservarse a sí mismo. El ego considera a la muerte, al miedo, al especialísimo y al cuerpo como salvadores

Quienes son los salvadores?

En primer lugar, Cristo, el Espíritu Santo, Jesús.
En segundo lugar, mis hermanos son mis salvadores, al convertir mis relaciones especiales en  relaciones santas. En mis hermanos me salvo o me condeno, cada relación es una oportunidad de perdón y sanación.
En tercer lugar, yo mismo, al ver la santidad en mis hermanos, al elegir el perdón en vez del juicio, y los ataques, pasando de las relaciones especiales a las relaciones santas, a relaciones perdonadas y sanadas, en ese momento estoy cumpliendo mi función en el plan de Dios para la salvación.

PRÁCTICA:

Debemos dedicar una práctica matutina de 5 minutos y una nocturna también de 5 minutos, preferiblemente antes de irte a dormir. Aquiétate, sumérgete en tu silencio interior, interioriza las ideas y comentarios de esta lección y ánclalas en lo más profundo de tu conciencia:

1. “(99) La salvación es mi única función aquí.”

“Mi función aquí es perdonar al mundo por todos los errores que yo he cometido. Pues así me libero de ellos junto con él.”

2. “(100) Mi papel en el plan de salvación de Dios es esencial.”

“Soy esencial en el plan de Dios para la salvación del mundo. Pues Él me dio Su plan para que yo salvara al mundo.”

La salvación nos llega mediante la sanación de nuestra mente a través del perdón bajo la guía del Espíritu Santo.

PRÁCTICAS  CORTAS  Y  FRECUENTES:

A la hora en punto:

“La salvación es mi única función aquí.”

Media hora más tarde:

“Mi papel en el plan de salvación de Dios es esencial.”

RESPUESTA  A  LA  TENTACIÓN:

Cada vez que se presente una situación conflictiva a lo largo del día, utiliza las ideas de la lección.

Reconocer que el perdón es mi única función en este mundo, es reconocer que el perdón es el único mecanismo que me permite liberarme del ego, el único que sana mi mente, el único que me lleva de la falsa percepción a la percepción verdadera, el único que me lleva  de la separación a la unidad, de la oscuridad a la luz, y me señala el camino para restablecer la unicidad con mi Padre. De ahí que aceptar el plan de Dios para la salvación es esencial para mí despertar espiritual, para reconocer el Amor que Soy.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s