TERCER REPASO


TERCER REPASO

Comentado por:
Oscar Gómez Díez

“No te olvides de lo poco que has aprendido.”
“No te olvides de lo mucho que puedes aprender ahora.”
“No te olvides de lo mucho que tu Padre te necesita, según repasas los pensamientos que Él te dio”

A partir de la lección 111 hasta la 120, haremos un repaso de las últimas 20 lecciones, que van de la 91 hasta la 110. Repasaremos dos lecciones por día, hoy haremos la 91 y 92.

INTRODUCCIÓN:

Este repaso se inicia con una importante introducción sobre la forma que venimos practicando las lecciones, sobre nuestra falta de compromiso y disciplina para realizar las prácticas, del “olvido” como mecanismo de defensa de nuestro ego, al dejarnos distraer por otras actividades en nuestras vidas diarias. No menos importante es nuestra poca capacidad para acordarnos utilizar las lecciones del día, como una herramienta para dar respuesta a los aparentes conflictos o situaciones a las  que nos enfrentamos durante el día. No se trata de practicar por practicar disciplinadamente, (sin dejar de ser importante), lo es mas hacer las prácticas conscientemente, como nuestra respuesta interior a las situaciones diarias que nos reclaman perdonar y sanar nuestras mentes.
El texto de la introducción del tercer repaso es tan importante, que les sugiero leerlo todos los días durante el repaso antes de la lectura y práctica de la lección diaria.
Jesús no pretende hacernos sentir culpables por nuestra falta de compromiso y disciplina, pues no sería coherente con los postulados del Curso sobre la erradicación de la culpa en nuestras mentes, pero si nos llama la atención sobre nuestra propia responsabilidad con nuestra sanación.
“Entendemos, por supuesto, que tal vez te resulte imposible hacer cada día y cada hora del día lo que aquí se sugiere como óptimo.”

“Tu aprendizaje no se verá afectado si se te pasa una sesión de práctica porque te resultó imposible llevarla a cabo en el momento señalado.”

“No es necesario tampoco que te esfuerces excesivamente por recuperar el número de sesiones perdidas.”

Cómo podemos observar en los párrafos anteriores  hay una actitud comprensiva, pero ello no excluye que nos llame la atención, cuando nos dejemos arrastrar por nuestro ego, con sus sutiles formas evasivas para no realizar las prácticas:

“Pero el aprendizaje definitivamente se vería afectado si dejases de llevar a cabo una sesión de práctica por no haber estado dispuesto a dedicarle el tiempo requerido.”

“No te engañes a ti mismo con respecto a esto.”

“Esa falta de buena voluntad puede estar muy cuidadosamente disimulada tras la falsa apariencia de situaciones que parecen estar fuera de tu control.”

Una cosa es que no podamos hacer las prácticas por alguna situación específica, y otra muy distinta, no hacerla por falta de disposición, como una evasión a no querer perdonar ni sanar. Aquí podemos acudir a nuestro discernimiento y perdón:

“Aprende a distinguir aquellas situaciones que no son propicias para tu práctica de aquellas que urdes para enmascarar tu falta de buena voluntad.”

En estos casos, debemos perdonarnos nuestra falta de voluntad, nuestros mecanismos de evasión de la práctica, tomando consciencia que las alternativas que nos ofrece el ego no son nada, y las prácticas que  nos ofrece el Curso lo son todo.

PROPÓSITO:

Repasar las últimas 20 lecciones, haciendo una mayor consciencia en la forma en que realizamos nuestras prácticas, donde se prioriza el contenido sin descuidar la forma, y utilizar cada  lección como una herramienta para afrontar los conflictos que tengamos durante el día.

PRÁCTICA  LARGA:

A partir de esta lección hasta la lección 120 las instrucciones de la práctica tienen cambios: “dedica cinco minutos dos veces al día, o más si así lo prefieres, a reflexionar sobre los pensamientos que se han asignado.”

Para ello debemos leer las ideas y los comentarios de cada lección, y “Luego piensa en ellos, mientras dejas que tu mente los relacione con tus necesidades, tus aparentes problemas y todas tus preocupaciones.”
Se trata de llevar la idea del día a nuestra mente previamente relajada, y dejar que la idea actúe sobre ella, y se nos pide que tengamos fe que nuestra mente haga buen uso de ella, debido a la guía del Espíritu Santo en nosotros. “¿En qué otra cosa podrías confiar sino en lo que se encuentra en tu mente?”
“La sabiduría de tu mente acudirá en tu ayuda.”
Al principio dale instrucciones a tu mente, luego te relajas, y deja que utilice los pensamientos del ejercicio, de ahí la importancia de aquietarnos y entrar en silencio, y en esas profundidades “Ofréceselos a tu mente con esa misma confianza, seguridad y fe. Ella no fallará. Pues es el medio del que el Espíritu Santo se vale para tu salvación.”

PRÁCTICAS  CORTAS  y FRECUENTES:

Para esta sección de prácticas cortas, la introducción nos recuerda su gran importancia y nos señala, que algunas veces  hacemos las prácticas  de acuerdo a los horarios establecidos, y luego nos ocupamos en nuestras actividades cotidianas y no aplicamos lo aprendido en las situaciones conflictivas que tengamos durante el día.  “Como resultado de ello, no has reforzado suficientemente tu aprendizaje, ni le has dado la oportunidad de probar cuán grandes son los regalos que te puede ofrecer.”

Si te decides a utilizar el pensamiento del día en tus situaciones diarias, encontraras que son una excelente herramienta para conservar tu paz a lo largo del día.

Con este preámbulo sobre la introducción, damos inicio  a este tercer Repaso.

Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s