LECCIÓN 106

LECCIÓN 106

“Déjame aquietarme y escuchar la verdad.”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

Esta lección tiene dos temas centrales. Por un lado, se da continuidad al tema de dar y recibir, por el otro, se dedica a explicarnos como hacer bien nuestras  prácticas, esto es, reiterar la importancia de lo que se nos ha venido enseñando a lo largo de las últimas lecciones, cuando se nos pide en cada práctica, que nos aquietemos, que permanezcamos quedos, ponernos en silencio, meditar, escuchar en silencio, tener una mente receptiva, etc.

El silencio y la quietud son nuestro principal mecanismo para escuchar al Espíritu Santo y para acallar el ruido estridente del ego. Si no entramos en silencio y quietud, el ego tendría la voz dominante en nuestra mente, la lección nos lo dice así: “Si no le prestases atención a la voz del ego, por muy ensordecedora que parezca ser su llamada; si no aceptases sus míseros regalos que no te aportan nada que realmente quieras, y si escuchases con una mente receptiva que no te haya dicho lo que es la salvación, podrías entonces oír la poderosa Voz de la verdad, serena en su poder, fuerte en su quietud y absolutamente segura de Sus mensajes.”  estamos acostumbrados a escuchar al ego, y seguir sus impulsos de juicios y condenas y no es muy difícil aquietarnos para escuchar al Espíritu Santo, por eso, este es un Curso de entrenamiento mental, y parte de este entrenamiento, es aprender a escuchar la Voz que habla por Dios. “Escucha, y oye a tu Padre hablarte a través de la voz que Él ha designado sea su Voz, la cual acalla el estruendo de lo que no tiene sentido y les muestra el camino de la paz a los que no pueden ver.”

El ego tiene una necesidad compulsiva de moverse, de hacer cosas, de actuar, de hablar, la quietud y el silencio son agobiantes para el ego, por eso  la lección es enfática en lo que se nos pide hoy: “Aquiétate hoy y escucha la verdad.” y como siempre el Curso nos pide que nos definamos y tomemos la decisión de escuchar una sola voz, en este caso, la Voz del Espíritu Santo. A la vez, que nos pide no hacerle caso a la voz del ego “Hoy no tengas miedo de eludir las voces del mundo.”

AL DAR SOLO AMOR, RECIBIRÁS SOLO AMOR:

Si elegimos escuchar al Espíritu Santo, te convertirás “en el feliz dador de lo que has recibido.” pues cuando hemos recibido la paz y la  dicha de Dios, la daremos, la compartiremos completamente, y al momento de compartirla se vuelve nuestra “permanecerá contigo para siempre.” este es el sentido de dar y recibir. Si compartimos sin ninguna limitación el amor que hemos recibido  “La lección se habrá aprendido.” con eso se cumple el propósito de este día, con esto se cumple el propósito de este Curso, al comprender que somos amor, nos convertimos en amor cuando lo compartimos y lo extendemos. La lección nos dice que nuestros ejercicios  tiene un efecto multiplicador, que por cada 5 minutos de práctica en que decidamos escuchar la Verdad, mil mentes más se abrirán a escucharla.

PROPÓSITO:

Aprender a escuchar la Voz del Espíritu Santo a través de la quietud y el silencio y aprender de Su Voz el significado de dar y recibir, al  extender el Amor que hemos recibido a todos nuestros hermanos. “Escucha hoy, y oirás una Voz que resonará por todo el mundo a través de ti.” si escucho la Voz que habla por Dios, una vez que he recibido los regalos de dicha y paz, los daré a mis hermanos, y en ese momento, me los estaré dando a mi mismo, pues somos una sola mente.

PRÁCTICA:

Aquiétate durante los primeros 5 minutos de cada hora y ten una mente receptiva para escuchar lo que vas a preguntar. “Hoy vamos a practicar lo que es dar, pero no de la manera en que lo entiendes ahora, sino tal como es.”

“Los ejercicios de cada hora deben ir precedidos de esta plegaria de iluminación:”

“Me aquietaré y escucharé la verdad.”

“¿Qué significa dar y recibir?”

“Pregunta, y confía en que se te contestará.”

“Lo que pides es algo cuya respuesta ha estado esperando mucho tiempo a que la aceptes.”

Sólo en la quietud y el silencio puede emerger desde lo profundo de nuestra consciencia, desde sus tranquilas y serenas aguas, la Voz del Amor, recordándonos quienes somos y los eternos regalos de paz y dicha que Dios nos ha dado, y los recibiremos con gozo para compartirlos con toda lo que Existe y existirá jamás.

PRÁCTICAS  CORTAS  y FRECUENTES:

“No te olvides hoy de reforzar tu decisión de escuchar y recibir la Palabra, repitiendo el siguiente recordatorio tan a menudo como te sea posible:”

“Déjame aquietarme y escuchar la verdad.”

“Hoy soy el mensajero de Dios.”

“Mi voz es Suya para dar lo que recibo.”

Aprendamos a aquietarnos, a sumergirnos en el más profundo e infinito silencio desde donde subyace todo lo que ES, y con una mente receptiva podremos escuchar la Voz del Amor dándonos Sus regalos y los recibiremos con gratitud, para a su vez, compartirlos con toda la vida en todas partes, en una danza infinita de Amor y gozo.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s