LECCIÓN 102

LECCIÓN 102

“Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

Ayer trabajamos la afirmación “La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.”, (L 101) hoy nos podemos hacer varias preguntas: ¿creemos totalmente en esta idea?, ¿Hemos logrado de manera absoluta abandonar todo miedo y culpa en nosotros? Si es así, ya no necesitamos continuar con las lecciones, hemos cumplido nuestra tarea al 100%. En varias lecciones Jesús nos dice que, si aceptáramos totalmente la lección de ese día, no necesitaremos más, pues habremos encontrado la iluminación. Sin embargo, si no eres uno de los afortunados que en este punto ha logrado cumplir este propósito, esta lección y las siguientes son para ti. Indagaremos ¿por qué, si Jesús nos insiste por más de 100 lecciones que abracemos el amor y el perdón, aún no lo logramos plenamente?

EL  DESEO INCONSCIENTE DE SUFRIR:

Jesús nos dice “Tú no quieres sufrir.” y cuando nos cuestionamos sobre esta afirmación, reconocemos que no queremos sufrir, pero nuestro inconsciente está condicionado de otra manera, nuestros pensamientos y actos testimonian lo contrario, Jesús lo explica así “Tal vez creas que el sufrimiento te puede aportar algo, y puede que en cierta medida todavía creas que te aporta algo que deseas.” este  deseo inconsciente de ser tratado injustamente, es lo que los psicólogos llaman las ganancias secundarias, cuando me siento víctima, de la vida y de las circunstancias:  Con mi sufrimiento llamo la atención, levanto una cierta compasión y solidaridad hacia mí, puedo culpar a otros de mis desgracias, justifico mi enfermedad y le  doy realidad al cuerpo, con lo que niego mi propio Ser, o sea, triunfo fracasando. “Triunfo” ante el mundo a partir de sufrir, de enfermarme, de considerarme una inocente víctima, de no asumir la responsabilidad de mi propia sanación, mientras me aferro a la esperanza de que a través de mi dolor y sufrimiento seré digno de recibir el perdón de Dios,  “El ego cree que castigándose a sí mismo mitigará el castigo de Dios.” (T-5.V.5:6) y si no lo obtengo, me queda el recurso de proyectar sobre Él la culpa de mis desgracias.

En resumen, la dinámica del sufrimiento es el coctel perfecto que justifica la existencia del ego. Jesús nos recuerda que el sufrimiento no nos aporta nada: “No puede aportarte nada en absoluto. No te ofrece nada y no existe. Y todo lo que crees que te ofrece es tan inexistente como él. Has sido esclavo de algo que no es nada.” lo único que logro a través del sufrimiento es convertirme en esclavo del ego e impedir y retrasar mi sanación. El trabajo que hemos hecho con las lecciones no ha sido en vano, hemos tenido avances de los que quizá aún no somos conscientes, la creencia en el sufrimiento. “ha quedado sin duda quebrantada ahora, por lo menos lo suficiente como para permitirte ponerla en duda y empezar a sospechar que en realidad no tiene sentido.” No hemos deshecho totalmente al ego, pero lo hemos empezado a cuestionar.
“Aún no ha desaparecido, mas ya no tiene las raíces que en un tiempo la sujetaban con firmeza a los ocultos y tenebrosos recovecos de tu mente.”
Por eso nuestro trabajo de sanación y perdón debe ser constante, manteniendo una permanente vigilancia sobre nuestros pensamientos no amorosos, para proceder a perdonarlos. “Hoy trataremos de disminuir aún más su debilitado agarre, y de darnos cuenta de que el dolor no tiene objeto, ni causa, ni poder alguno con que lograr nada.” Y concluye con un entusiasta llamamiento: “Sé libre hoy de unirte a la feliz Voluntad de Dios.”
Si elegimos la felicidad como nuestro propósito, estaremos uniendo nuestra voluntad a la de Dios y estaremos soltando todo pensamiento de sufrimiento.

PROPÓSITO:

Aceptar la voluntad amorosa de Dios, unir mi voluntad a la de Él y reconocer plenamente mi derecho a la felicidad y mi renuncia total al sufrimiento.

PRÁCTICA:

Aquiétate durante los primeros 5 minutos de cada hora y declaras que aceptas la Voluntad de Dios para ti:

“Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.”
“Y acepto ahora la felicidad como mi función”

Luego sumérgete en una meditación, en la que le pides al Espíritu Santo que te ayude a encontrar tu felicidad uniendo tu voluntad a la de Dios.

“Busca entonces esa función en lo más recóndito de tu mente, pues está ahí, esperando tan sólo tu decisión.”

“No puedes dejar de encontrarla una vez que te des cuenta de que ésa es tu decisión y de que compartes con Dios Su Voluntad.”

Une tu voluntad a la de Dios, y acepta la felicidad que existe en ti, ella se encuentra en lo profundo de tú consciencia, rescátala del lugar donde la ocultaste cuando elegiste el sufrimiento en lugar de la felicidad.

“Ahí se encuentra tu hogar y tu seguridad. Ahí se encuentra tu paz y ahí no hay miedo. Ahí se encuentra la salvación. Ahí por fin encuentras descanso.”

“Sé feliz, pues tu única función aquí es la felicidad.”


PRÁCTICAS CORTAS  Y  FRECUENTES:

“Además de estos descansos de cinco minutos cada hora, haz frecuentes pausas hoy para decirte a ti mismo que ahora has aceptado la felicidad como tu única función aquí.”

“Y ten por seguro que al hacer esto te estarás uniendo a la Voluntad de Dios.”

Y recuerda que es posible experimentar la felicidad en este mundo, como un reflejo de la voluntad de Dios, sólo necesitamos dejar de darle valor al sufrimiento, perdonando nuestras creencias sobre la culpa, el miedo y los resentimientos, uniendo nuestra voluntad a la de Dios, y así recuperaremos el regalo de la felicidad que siempre ha estado disponible, pues el Amor jamás abandona a Sus creaciones.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s