LECCIÓN 98

LECCIÓN 98

“Aceptaré el papel que me corresponde en el plan de Dios para la salvación.”

Esta lección hace referencia a mi papel,  relacionado con la aceptación, la certeza y la confianza de mi única función en este mundo.
Para una mejor comprensión nos podemos preguntar  ¿cuál es el plan de Dios para la salvación? Y ¿cuál es el papel que me corresponde en el plan de Dios para la salvación.? 
La lección no la contesta directamente, pues se supone que ya lo sabemos a estas alturas del estudio y la práctica. Pero recordémoslas para un mejor entendimiento del ejercicio que vamos a realizar.
El plan de Dios para la salvación es la Expiación, la corrección del error original de la separación, que está a cargo del Espíritu Santo. Mi papel es aceptar la Expiación para mí mismo, y mi única función en este mundo es perdonar, y solo perdonar, no tengo ninguna otra función y creer que pueda tener otras me alejará del papel que Dios me dio y me colocaría en la orbita del ego.
La salvación solo requiere de nuestra voluntad, de nuestro libre albedrio, consistente en elegir siempre a favor del amor, la paz y el perdón, de elegir siempre a favor de Dios y Su Reino. “Hoy vamos a adoptar una postura firme en favor de un solo bando.” aquí el texto se acerca a nuestra percepción de lucha y combate de este mundo, pero en realidad sólo el ego lucha consigo mismo, la verdad no libra ninguna lucha para demostrarse a sí misma lo que es, simplemente ES.
“Nos vamos a poner de parte de la verdad y a abandonar las ilusiones.”
“No vacilaremos entre una cosa y otra, sino que adoptaremos una firme postura en favor de Dios.” elegir a Dios, elegir el amor y el perdón implica negar al error, negar al ego y sus manifestaciones no amorosas.

ACEPTACIÓN:

Elegir el amor implica aceptar la función que Dios me dio: “No vamos a alegar que es otra cosa ni a buscarla donde no está. La aceptaremos gustosamente tal como es, y desempeñaremos el papel que Dios nos asignó.” la aceptación no implica ningún esfuerzo, ni ninguna lucha, sólo el reconocimiento de la realidad del amor, y la convicción que no existe otra realidad distinta.

CERTEZA:

El ego siempre nos pone a dudar, pues la incertidumbre es una de sus características, contrariamente, el espíritu goza de certeza, goza del conocimiento todo abarcante del Padre. La mente que está al servicio del espíritu goza de certeza y carece de dudas:  “¡Qué dicha tener certeza! Hoy dejamos de lado todas nuestras dudas y nos afianzamos en nuestra postura, seguros de nuestro propósito y agradecidos de que la duda haya desaparecido y la certeza haya llegado.”
La duda y las incertidumbres disparan el miedo en nuestras mentes, y tras el miedo subyace la culpa, pero “Los que están libres de culpa no tienen miedo, pues están a salvo y reconocen su seguridad.” la culpa la sanamos a través del perdón, y de esta manera recuperamos nuestra seguridad y confianza. Tras el perdón podemos decir que “Hemos sido absueltos de todo error. Hemos quedado limpios de todos nuestros pecados al habernos dado cuenta de que no eran sino errores.”
En la medida que  acepte de forma  total el papel que me corresponde en el plan de Dios para la salvación, con certeza y sin ninguna duda, esta tiene un impacto no sólo en mi, sino también en aquellos hermanos que aún dudan: “Los que todavía no están seguros también se unirán a nosotros y, al compartir nuestra certeza, la reforzarán todavía más.” por eso nos dice “Hoy no elegimos sólo para nosotros.” elijo no sólo por mí salvación sino que mi elección influye en todas las demás mentes de mis hermanos, y esta decisión a favor del amor trasciende nuestro concepto del tiempo: “Y los que aún no han nacido, oirán la llamada que nosotros hemos oído, y la contestarán cuando hayan venido a elegir de nuevo.” este párrafo nos plantea algo que cuestiona  nuestra percepción lineal del tiempo,  pues nos dice que nuestra voluntad de perdonar   será escuchada incluso por los que “aún no han nacido,” pero las implicaciones van mucho más allá, pues nos dice que esos que aún no ha nacido han “venido a elegir de nuevo.” esta afirmación introduce el tema de la reencarnación, un tema polémico incluso para quienes estudiamos el Curso de Milagros. Desde el punto de vista metafísico el Curso considera que la reencarnación es un imposible. Pero desde nuestra perspectiva mundana, que percibimos el tiempo de forma lineal, creemos que la  reencarnación puede ser real. De ahí que el Curso se  desarrolle en dos niveles, un nivel metafísico que nos habla de Dios, Su Hijo y Sus atributos, y un segundo nivel, que busca hacerse comprensible para nosotros en este mundo, de lo contrario, lo que el Curso denomina “Conocimiento” que es la visión de la totalidad, que es la manera que se auto conoce  la verdad divina, no sería comprensible para nosotros. No podemos comprender la eternidad desde la perspectiva del tiempo.

METODOLOGÍA  DE  LA  PRÁCTICA Y EL TIEMPO:

Desde la lección 93, se nos propone hacer un tipo de práctica nueva. Dedicar 5 minutos cada hora. Esto requiere mucho compromiso y planeación de nuestro tiempo de práctica. La lección 95, le dedica una importante exposición sobre una práctica estructurada, que requiere disciplina y compromiso. En esta lección se reitera con nuevas formulaciones sobre el tiempo y el uso del mismo.

Así que quiero resaltar varios párrafos relacionados con el tiempo que le dedicamos a la práctica, donde se nos pide poner el tiempo al servicio de la salvación, y se nos plantea que consideremos el tiempo invertido como intercambio por el todo (el amor, la paz y la eternidad) a cambio de nada (el ego, el conflicto y el tiempo)  como este tema es muy importante no sólo para esta y las siguientes lecciones, las quiero destacar:

“¿No vale la pena acaso dedicar cinco minutos de tu tiempo cada hora a cambio de poder aceptar la felicidad que Dios te dio?”

“¿No vale la pena acaso dedicar cinco minutos de cada hora a fin de reconocer cuál es tu función especial aquí?”

“¿Qué son cinco minutos si a cambio de ello puedes recibir algo tan grande que es inconmensurable?”
” Has hecho por lo menos mil tratos en los que saliste perdiendo.”

“He aquí una oferta que garantiza tu total liberación de cualquier clase de dolor y una dicha que no es de este mundo.”

“Puedes intercambiar una pequeña parte de tu tiempo por paz interior y certeza de propósito, con la promesa de que triunfarás.”

“Y puesto que el tiempo no tiene significado, se te está dando todo a cambio de nada. He aquí un trato en el que no puedes perder. Y lo que ganas es en verdad ilimitado.”

“Ofrécele hoy tu modesta dádiva de cinco minutos cada hora. Él impartirá a las palabras que utilices al practicar con la idea de hoy la profunda convicción y firmeza de las que tú careces.”

Este es el uso apropiado del tiempo que el Curso nos propone, utilizarlo productivamente para nuestra sanación, para perdonarnos, para recordar a Dios.

PRÁCTICA:

Aquiétate durante los primeros 5 minutos de cada hora, y práctica con la certeza que tienes a Dios o al Espíritu Santo acompañándote, mientras te dices:

“Aceptaré el papel que me corresponde en el plan de Dios para la salvación.”

“En cada uno de los períodos de cinco minutos que pases con Él, Él aceptará tus palabras y te las devolverá radiantes de una fe y confianza tan grandes e inquebrantables que iluminarán el mundo con esperanza y felicidad.”

“No dejes pasar ni una sola oportunidad de ser el feliz receptor de Sus regalos, para que a tu vez puedas dárselos hoy al mundo.”

“Ofrécele las palabras y Él se encargará del resto.”

“Él te ayudará a entender tu función especial.”

Practica con plena aceptación, fe, confianza, y recibirás a cambio paz, sanación y felicidad.

PRÁCTICAS CORTAS  Y  FRECUENTES:

“Repítela a menudo, y no te olvides de que cada vez que lo haces, preparas a tu mente para el feliz momento que se acerca.”

Practica con la fe, la confianza y la certeza que Dios y el Espíritu Santo están a tu lado, disfruta este momento feliz, deja un lado todo pensamiento insignificante, o idea restrictiva, y confía que una luz que no es de este mundo te guiará amorosamente de camino de regreso al Padre.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s