LECCIÓN 96

LECCIÓN 96

“La salvación procede de mi único Ser.”

Esta lección trabaja la aparente relación cuerpo – mente y espíritu tan preciada en algunas tradiciones religiosas y espirituales y en la cultura de la nueva era. Esta lección nos enseñará que sólo la mente al servicio del espíritu es real, todo lo demás es ilusorio, incluyendo al cuerpo.

CUERPO – MENTE:  LA ILUSIÓN A SANAR:

Desde la cultura griega se asumió la  relación  cuerpo, mente y espíritu, con los nombres de soma-psique y nous.  La ciencia moderna lo recuperó como la relación cuerpo-mente,        (psico-somático), tanto en medicina como en psicología. El Curso de Milagros tiene un abordaje radicalmente distinto.

Para el Curso el cuerpo no es real, es sólo una imagen proyectada de nuestra mente errada. El cuerpo no es auto-motivado, es  neutro, obedece lo que le ordene la mente. La mente errada se identifica con el cuerpo y lo defiende, y  el yo individual que representa esta creencia lo definimos como nuestro ego. Ese yo individual se experimenta dividido, como si en su interior         convivieran el ángel y el demonio, lo que se convierte en la fuente de su conflicto interior y de su conflicto con el mundo. Ese ego, ese cuerpo, no tiene ninguna relación y comunicación con el espíritu, que es lo único real, pues “Los opuestos que percibes en ti jamás serán compatibles.  Tan sólo uno de ellos existe.” pero en el medio pareciera estar la mente. La mente parece ser el campo de batalla entre el ego y el Espíritu Santo, en realidad el único que batalla es el ego.

Para ayudarnos a comprender la dinámica de nuestra mente el Curso nos habla de una mente errada (gobernada por el ego) y una mente recta (gobernada por el Espíritu Santo). Pero a un nivel más profundo, tal división no existe. “Una mente y un cuerpo no pueden ambos coexistir.” ….  “Si eres espíritu, el cuerpo es entonces el que no tiene ningún sentido en tu realidad.” el espíritu es inmortal y el cuerpo es mortal. No hay ningún punto de encuentro. “No trates de reconciliarlos,  pues cada uno de ellos niega que el otro sea real.”

¿QUE ES LA MENTE?:

Para qué comprendamos mejor este tema que no hay relación entre el espíritu y el cuerpo, precisemos la definición de la mente desde la perspectiva del Curso.  “La mente es el medio del que el espíritu se vale para expresarse a Sí Mismo.” aquí tenemos una definición de mente, que no tiene ninguna relación con el cuerpo. En otro pasaje del Curso  define la mente  como “el principio activo del espíritu” (C-1.1: 1) “el cual le suministra a este su energía creativa”. Y la lección nos describe algunos atributos de esta mente: “la mente que sirve al espíritu está en paz y llena de gozo.”
“Deriva su poder del espíritu y desempeña gustosamente su función aquí.”

SÓLO EL ESPÍRITU ES REAL:

Para el Curso está es la única mente real,  la “otra mente”, la mente errada en realidad no existe, no piensa, así nosotros creamos que sí: “Mas una mente separada del espíritu no puede pensar.” aquí pensar equivale al poder creativo del que gozamos, en nuestra condición de espíritu, creado a semejanza de Dios.

La Mente errada, “Ha negado la Fuente de su fortaleza, y se considera a sí misma desvalida, limitada y débil.”
“Desasociada ahora de su función, cree estar sola y separada, atacada por ejércitos que se organizan contra ella; cree asimismo estar oculta en la frágil estructura del cuerpo.”
Esta mente disociada busca resolver su conflicto tratando reconciliar lo irreconciliable con su triada cuerpo-mente-espíritu, pero ello no es más que un truco para darle realidad al cuerpo y el ego. “El ser que tú fabricaste jamás podrá ser tu Ser, ni tampoco puede tu Ser dividirse en dos y seguir siendo lo que es y lo que no puede sino ser eternamente.”  No es posible que el Ser se degrade, se divida y esté en conflicto consigo mismo.  “Si has de salvarte, tienes que aceptar el hecho de que, por mucho que lo intentes, la verdad y lo ilusorio no pueden reconciliarse, independientemente de los medios que utilices o de dónde percibas el problema.”  No es posible conciliar la verdad con el error. Para lograr sanar nuestra mente, tenemos que aceptar el hecho de que sólo el espíritu es real, lo mismo que la mente al servicio del espíritu, todo lo demás es irreal.  Y reconocer que  “Los problemas que no tienen sentido no se pueden resolver dentro del marco en que se han planteado.” el conflicto que creemos vivir en este mundo, no se puede resolver dentro del marco de referencia de este mundo, así de sencillo y así de radical. Y nos pide que  “No pierdas más tiempo en esto. ¿Quién puede resolver los insensatos conflictos que los sueños presentan?” Pues “La salvación no puede hacer que las ilusiones sean reales, ni tampoco resolver un problema que no existe.” O aceptamos la realidad del espíritu y de la mente a su servicio, o aceptamos al cuerpo y su mente falsa, aquí no hay términos medios. Simplemente reconocemos que el problema no existe, que lo único real es el espíritu y fin del problema. Si albergamos la esperanza de conciliar el ego con el Espíritu Santo, lo único que lograremos es añadirle más sufrimiento a nuestra existencia en este mundo.

PROPÓSITO:

Experimentar tu Ser dentro de tu mente y en la Mente de Dios. “Tu Ser aún conserva Sus pensamientos, los cuales permanecen dentro de tu mente y en la Mente de Dios.”
“Hoy intentaremos localizar este pensamiento, cuya presencia en tu mente está garantizada por Aquel que te habla desde tu único Ser.”

PRÁCTICA:

Aquiétate durante 5 minutos cada hora, con el propósito de “buscar este Ser en tu mente.”

Pídele al Espíritu Santo que te guíe en este viaje interior, el gustosamente te conducirá: “Espera pacientemente y deja que Él te hable acerca de tu Ser y de lo que tu mente puede hacer una vez que haya sido restituida a Éste y se encuentre libre para servir Su Voluntad.”

Empieza diciéndote lo siguiente cada hora al iniciar la sesión de 5 minutos:

“La salvación procede de mi único Ser.”
“Sus pensamientos están a mi disposición.”

“Luego busca Sus pensamientos, y reclámalos como tuyos. Son tus pensamientos reales, los cuales has negado mientras dejabas que tu mente vagase por un mundo de sueños en busca de ilusiones que los substituyesen. He aquí tus pensamientos, los únicos que tienes. La salvación se encuentra entre ellos. Hállala allí.”

“Si tienes éxito, los pensamientos que se te ocurran te dirán que te has salvado y que tu mente ha encontrado la función que procuró perder. Tu Ser le dará la bienvenida y la colmará de paz.”

“Una vez que su fortaleza haya sido restaurada, tu mente podrá fluir de nuevo desde su espíritu al espíritu de todas las cosas creadas por el Espíritu a semejanza de Sí Mismo.”

Es posible que sientas que no lo has logrado, pero Jesús nos dice que: “Tu Ser sabe que hoy no puedes fracasar. Tal vez tu mente siga dudándolo por un rato, pero no te dejes desanimar por ello. Tu Ser conservará para ti la dicha que experimenta, y gozarás de ella con plena conciencia. Cada vez que le dices hoy a tu agitada mente que tu salvación procede de tu único Ser, añades otro tesoro más a tu creciente almacén.”

Reconocer que solo soy espíritu y nada más que espíritu, y que la única mente real es la que está al servicio del espíritu y del Amor, es reconocer que ese es mi único Ser. Al reconocer mi unidad con mi espíritu estoy reconociendo mi unidad con el Espíritu de Dios, al contemplar el amor en mi, reconoceré el Amor en toda la Existencia. Aceptar el Ser que soy, es la condición de mi salvación. Aquiétate, y en el silencio de tu mente encuentra al Ser que eres, búscalo con amor pues el Amor siempre va en busca de su semejanza.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s