LECCIÓN 91

LECCIÓN 91

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

“Los milagros se ven en la luz.”

Este ejercicio es una idea central en las enseñanzas del Curso, los conceptos que lo sustentan son muy desafiante para nuestro ego, y es previsible nuestra resistencia, pues le damos mas credibilidad al ego que al Espíritu Santo, que es lo mismo que decir, que le damos más credibilidad al cuerpo que a nuestro Ser.

Lo primero que nos plantea es la relación entre los milagros y la visión. Aquí es importante aclarar que cuando el Curso habla de visión no se refiere a ver con los ojos del cuerpo, se refiere a la visión interior, una visión espiritual que trasciende los ojos del cuerpo. Y esta visión la obtenemos a través de los milagros, a través de la corrección de nuestros errores de percepción, a través del perdón. Los milagros son la causa, la visión su efecto. Mientras no logremos la visión interior, veremos con los  ojos del cuerpo, que es el instrumento de percepción del ego, que están diseñados para percibir una supuesta realidad externa.  De lo que no somos conscientes es que esa “realidad” que vemos con nuestros ojos, no son mas que las proyecciones de nuestra mente. Por eso la lección nos dice que: “Tú no dudas de que los ojos del cuerpo puedan ver. No dudas de la realidad de las imágenes que te muestran. Tienes absoluta fe en la oscuridad, no en la luz.” por eso creemos en lo que nos enseña el ego. Así que el Curso parte del presupuesto que nosotros permanecemos en la oscuridad, que fue lo que decidimos cuando creímos que nos habíamos separado de Dios. Y el cuerpo y los ojos son el instrumento que niegan la luz del amor en nosotros.

“Para ti, pues, la luz es crucial. Mientras sigas en la oscuridad no podrás ver el milagro.” Así que debemos hacer de la luz nuestro propósito si queremos lograr la visión espiritual, la que me mostrará mi verdadera realidad como Hijo de Dios. Mientras no logremos la visión interior tendremos una percepción errada de la realidad “No percibir la luz es percibir la oscuridad.”
El Curso reconoce la situación en que nos encontramos, y nos hace una pregunta cuya respuesta no parece ser fácil:  “¿Cómo se puede invertir esto?” la pregunta no es contestada de manera inmediata, pero parte del presupuesto que “Tú no lo podrías hacer solo”  es una tesis ya esbozada en el Prefacio del Curso,  que cuando caemos en el mundo de la percepción, es muy difícil salir de ella sin una ayuda.
En esta lección nos dice que  “no estás solo en esto.” cuando elegimos el amor y el perdón, tendremos un poderoso compañero: el Espíritu Santo. “Tus esfuerzos, por insignificantes que sean, están fuertemente respaldados.” nuestro ego se expresa a través del miedo y la culpa, y nos percibimos vulnerables, pero si elegimos sanarnos  “Los milagros que tu sensación de debilidad ocultan se harán patentes de inmediato en tu conciencia una vez que sientas la fortaleza que mora en ti.” una vez perdonamos, el cambio de mentalidad ilumina nuestra consciencia, reconoceremos quiénes somos al despertar nuestra visión interior.

PRÁCTICA:

Uno de los objetivos de la práctica de hoy es tratar de sentir nuestra fortaleza interior.

“Reserva diez minutos en tres ocasiones hoy para tener un rato de quietud en el que trates de dejar atrás tu debilidad.” y esa fortaleza interior la logramos si dejamos de identificarnos con el cuerpo. Nos recuerda que: “La fe se canaliza hacia lo que deseas, y tú diriges la mente en conformidad con ello.” para poder ver la luz tenemos que trascender la mirada con los ojos del cuerpo, tenemos que renunciar a la mirada que juzga y condena, para ello “Tu voluntad sigue siendo tu maestro, y dispone de toda la fortaleza necesaria para hacer lo que desea.” Los ejercicios que nos propone practicar entrañan “una auténtica relación de causa y efecto:”

La meditación la iniciamos repitiendo las siguientes palabras:

“Los milagros se ven en la luz.”

“Los ojos del cuerpo no perciben la luz.”

“Mas yo no soy un cuerpo.  ¿Qué soy entonces?”

Esta pregunta es crucial, es el eje de la práctica, pues al negar que seamos un cuerpo salta la pregunta “¿Qué soy entonces?” y esa respuesta es la que buscaremos obtener en nuestras tres prácticas de 10 minutos a lo largo del día.

Nosotros creemos que somos un cuerpo, no es cualquier creencia, es la que sustenta nuestro ego, de ahí que “Lo que piensas que eres es una creencia que debe ser erradicada.” y es la condición para que lo que realmente somos nos sea revelado. “La creencia de que eres un cuerpo necesita ser corregida, ya que es un error.” Es posible que busquemos evadir esta inquietante pregunta, pero Jesús es consciente de nuestras vacilaciones y vuelve a la carga con la pregunta “Si no eres un cuerpo, ¿qué eres entonces?” la pregunta nos lleva a cuestionar nuestro yo individual, nos sitúa ante un aparente precipicio existencial, ¿si renuncio a creer que soy un cuerpo, con que me quedo? “Necesitas sentir algo en lo que depositar tu fe a medida que la retiras del cuerpo.” para dar ese paso decisivo necesito aferrarme a algo que me dé suficiente seguridad  “Necesitas tener una experiencia real de otra cosa, algo más sólido y seguro; algo más digno de tu fe y que realmente esté ahí.” es hacia ese “algo más sólido y seguro; algo más digno de tu fe” a lo que Jesús nos quiere llevar en la práctica de hoy. Y por eso vuelve e insiste con la pregunta: “Si no eres un cuerpo, ¿qué eres entonces?” y nos pide que “Hazte esta pregunta honestamente, y dedica después varios minutos a dejar que los pensamientos erróneos que tienes acerca de tus atributos sean corregidos y a que sus opuestos ocupen su lugar.”
Esto quiere decir que en la medida que avancemos en nuestra auto indagación vayamos sustituyendo los atributos del cuerpo por los atributos de nuestra mente, por ejemplo:

“No soy débil, sino fuerte.”

“No soy un inútil, sino alguien todopoderoso.”

No estoy limitado, sino que soy ilimitado.”

” No tengo dudas, sino seguridad.”

” No soy una ilusión, sino algo real.”

“No puedo ver en la oscuridad, sino en la luz.”

Luego trata de experimentar lo que acabas de decirte, no sé trata de un ejercicio intelectual, sino lo experimentamos, lo más seguro es que seguiremos creyendo más en el cuerpo que en la mente, más en el miedo que en el amor, pero Jesús sabe que seguimos aferrados al cuerpo y a la debilidad que le es inherente, y por eso nos dice que  “Deja de tener fe en ella, aunque sólo sea por un instante.” sabe que este es un proceso largo, pero “A medida que avancemos te irás acostumbrando a tener fe en lo que es más valioso en ti.” Nos dice que si nos entregamos a la experiencia de esta práctica tendremos la ayuda del Espíritu Santo y la certeza que estamos uniendo nuestra mente a la de Dios, y ” tus esfuerzos, por insignificantes que sean, tienen todo el respaldo de la fortaleza de Dios y de todos Sus Pensamientos.” y gracias a ello lograremos ver la luz del Amor iluminando nuestra consciencia.
Sumérgete en ese viaje interior durante la tres prácticas diarias de 10 minutos cada una, el tiempo que te dedicas a ti mismo, te será recompensado con la visión del amor en ti.

PRÁCTICAS  FRECUENTES:

“los milagros se ven en la luz.”

Si la práctica larga es exigente en tiempo, en auto indagación y ejercicio de voluntad, la practicas frecuentes también lo son.

“Cinco o seis veces por hora, a intervalos razonablemente regulares, recuérdate a ti mismo que los milagros se ven en la luz.”

RESPUESTA A LA TENTACION:

Frente a cualquier situación no amorosa que creamos experimentar a lo largo del día, te puedes decir:

“Los milagros se ven en la luz.”
*”No voy a cerrar los ojos por causa de esto.”

Los milagros ocurren en nuestra mente que es la causa,  el mundo físico es sólo un efecto. La corrección de nuestros errores se realizan en nuestra mente a través del perdón, y ese cambio que ilumina nuestra consciencia no lo podemos ver con los ojos del cuerpo sino con nuestra visión interior, para ello debemos dejar de poner nuestra fe en el cuerpo y en el ego y ponerla en lo que verdaderamente somos: espíritu, amor, paz y dicha, hoy tendremos la oportunidad de experimentar la belleza de nuestro Ser, dejemos a un lado nuestras dudas y avancemos hacia la luz.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s