LECCIÓN 88

LECCIÓN 88

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

Hoy repasaremos estas ideas:

(75) “La luz ha llegado.”

(76) “No me gobiernan otras leyes que las de Dios.”

Estas dos lecciones de repaso tienen como denominador común nuestra capacidad de elegir. Elegimos el Amor entendido como luz, y el Amor como la  ley de Dios. Las dos lecciones son afirmaciones de la luz y las leyes de Dios, y por ende, una  negación de la oscuridad y de las supuestas “leyes” del ego. La dos lecciones son una afirmación de lo que realmente somos y una negación de lo que no somos.

La primera lección de repaso (L76) “La luz ha llegado” parece muy apropiada en un momento que el mundo parece oscurecerse por la pandemia del corona virus, (año 2020) la lección nos muestra una luz de esperanza,  nos pide levantar la mirada y contemplar  más allá del dolor y la desolación, y ver una luz de esperanza y alegría esperándonos, es la luz del amor, que sana todo miedo, toda creencia en la enfermedad y la muerte. Perdonamos todo lo que no es amoroso, y volvemos la mirada hacia nuestro interior y podremos  ver nuestra luz reflejada, quizás como una voz muy familiar, por un poema, una melodía, un paisaje muy querido, una oración que nos sale del corazón, son situaciones o experiencias que nos recuerdan que la vida palpita en ti, pues tu eres la vida misma, recuérdalo e irradia al mundo el amor que eres. La luz es lo que somos, la habíamos negado y olvidado, pero  podemos regresar a ella solo con desearla, con elegirla.
La luz se nos presenta como una elección, realmente no es que llegue a nosotros, pues siempre ha estado en nosotros, realmente elegimos verla, así como habíamos elegido la  oscuridad, solo que la oscuridad es una percepción falsa de la realidad. “Solamente puedo elegir la luz porque no hay otra alternativa.” y cuando tomo la decisión correcta, podré comprobar que “La luz ha reemplazado a la oscuridad, y la oscuridad ha desaparecido.” esta última frase parece  sitúarnos en un “futuro” donde nos hemos realizado en el amor.

Lo que parece que estamos experimentando ahora como humanidad podríamos traducirlo de la siguiente manera:
La luz ha reemplazado a la oscuridad del corona virus, y la oscuridad de la pandemia han desaparecido.

(76) “No me gobiernan otras leyes que las de Dios.”

La segunda lección de repaso (L76) nos dice que “No me gobiernan otras leyes que las de Dios” que es lo mismo que afirmar que no me gobiernan otras leyes que las del Amor o de la Luz. Si aceptaremos totalmente esta idea, sin la menor duda, estaríamos ante una  “perfecta declaración de mi libertad.” y esto es así pues nos habremos liberado de la esclavitud del ego, de la oscuridad, la enfermedad y la muerte. Pero como no me lo he creído, caigo en “La tentación de inventar otras leyes y de permitir que me subyuguen me acecha constantemente.” ese es el costo de elegir al ego como  mi guía, al verme separado, me sentiré vulnerable frente a los peligros del mundo. Pero si elijo la guía del Espíritu Santo, si elijo al perdón y el amor, “Estoy perfectamente a salvo de los efectos de cualquier ley, excepto las de Dios.” Elegir es uno de los verbos claves de Un Curso de Milagros. Elije siempre el amor y jamás te equivocaras.

PRÁCTICA:

Recuerda aquietarte durante unos 15 minutos. Revisa las instrucciones que se nos plantea al inicio de este repaso. Recuerda también que vamos a permanecer en silencio para escuchar el mensaje del Espíritu Santo.

Las variantes de las lecciones de práctica están diseñadas para aplicarlas en situaciones especificas que podamos tener durante el día. Así que si se te presenta alguna situación no amorosa puedes decir:

(L75)
“Esto no puede mostrarme la oscuridad, pues la luz ha llegado.”
Puedes utilizar por ejemplo, esta variante:
La oscuridad que esta pandemia parece mostrarme, no existe, pues la luz ha llegado.

“Tu luz, [nombre] es lo único que quiero ver.”
Aplica esta variante para aquellos hermanos que se sienten enfermos o que tienen miedo de enfermar o morir.

(L76)
“Mi percepción de esto me muestra que creo en leyes que no existen.”
Puedes utilizar por ejemplo, esta variante:
Mi percepción de esta pandemia me muestra que creo en leyes que no existen.

“Veo únicamente las leyes de Dios operando en esto.”

“Permítaseme dejar que sean las leyes de Dios las que operen en esto, y no las mías.”
Puedes utilizar por ejemplo, esta variante:
Permítaseme dejar que sean las leyes de Dios las que operen sobre esta pandemia que creo percibir, y no las mías.

Hoy más que nunca es necesario llevar las aplicaciones prácticas de las lecciones a las experiencias que estamos viviendo en estos momentos. Elijamos la luz del amor, y las leyes de Dios, y dejémonos arropar por ellas, la oscuridad desaparece ante la presencia de la luz, así como el miedo desaparece ante la presencia del amor.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s