LECCIÓN 85

LECCIÓN 85

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

El repaso de hoy abarcará las siguientes ideas:

(69) “Mis resentimientos ocultan la luz del mundo en mí.”

(70) “Mi salvación procede de mí.”

Estás dos lecciones de  repaso tienen como denominador común, el reconocer que soy  el origen de mis experiencias, el llamado a asumir la responsabilidad de lo que vea, sienta o piense. Pero sobre todo apela a nuestra voluntad de elegir de nuevo, de cambiar, de decidir a favor del amor y de mi sanación. Ello está en mis manos, y sólo en mis manos.
La primera lección de repaso me dice que  “(69) “Mis resentimientos ocultan la luz del mundo en mí.” para que comprendamos mejor esta lección, es importante aclarar que la luz que menciona el Curso, no tiene nada que ver con la luz que conoce este mundo. No tiene nada que ver con esa radiación del campo electromagnético, cuyos fotones se reflejan sobre los objetos y se hacen visibles ante mis ojos. La luz que nos habla Un Curso de Milagros no tiene nada que ver con lo que perciben mis ojos, en un pasaje Jesús nos dice que nosotros no vemos con los ojos ni pensamos con el cerebro, nuestra consciencia está mucho más allá de los órganos físicos. En otro pasaje Jesús nos dice que si pudiéramos ver los grandes rayos de luz que emanamos quedaríamos deslumbrados por ellos. Así que nuestra naturaleza es luz espiritual y está no tiene nada que ver con la luz de este mundo. Lo que hicimos fue utilizar  este mundo como escenario de nuestra creencia en la separación, y al dividir y subdividir la mente del Hijo de Dios, empaquetamos estos fragmentos en cuerpos que aparentan ocultar nuestra luz espiritual. Esta mente dividida busca completarse, establece relaciones de amor y odio especial, proyecta sobre sus hermanos sus culpas y sus miedos, y considera que sus carencias provienen de afuera, cada vez que enjuicia, condena o ataca su ego se fortalece y su luz espiritual parece desvanecerse. De ahí que mis resentimientos parecen ocultar mi luz espiritual. Pero nos quedaría una pregunta por resolver, ¿porque el curso habla de la “luz del mundo” si ya mencioné que la luz del mundo no tiene nada que ver con nuestra luz espiritual? Recordemos que para el curso el mundo no es lo que nosotros consideramos como la realidad física externa, sino nuestro mundo mental, que proyectamos fuera y creemos darle una  realidad separada a la nuestra.

Recordemos también, que el Curso se mueve en dos niveles.
1.    Un primer nivel más metafísico, que se refiere a la verdad, Dios, Su naturaleza, Sus creaciones, el estado del Cielo, etc. Básicamente es el libro del Texto. Y
2.    Un segundo nivel, más cercano a nuestra percepción de este mundo. El libro de ejercicios busca llevarnos de este segundo nivel al primero. En lecciones anteriores nos decía que “yo soy la luz del mundo” esto quiere decir que mi naturaleza es luz espiritual y mi función es iluminar el mundo con mi luz espiritual a través del perdón. Así que cuando el Curso nos dice “Mis resentimientos ocultan la luz del mundo en mí.” no se está refiriendo a la radiación electromagnética  de este mundo, sino a la luz espiritual, que es nuestra naturaleza. Teniendo claro esto, podemos comprender mejor que “Mis resentimientos me muestran lo que no está ahí y me ocultan lo que quiero ver.” los resentimientos me muestran un mundo de conflicto, de agresiones y ataques, que ocultan la luz del amor en mi, así que “Habiendo reconocido esto, ¿para qué los quiero?” La decisión es mía, elijo al ego y mis resentimientos,? o elijo el Espíritu Santo, el perdón y el amor.? La respuesta se nos aparece obvia.
“Mis resentimientos me mantienen en la oscuridad y ocultan la luz.” la  oscuridad es el ego y sus manifestaciones, entre ellos mis resentimientos, en la medida que acumulamos más resentimientos experimentaremos más oscuridad y el ego se fortalecerá. Contrariamente si perdono, mi luz interior podrá iluminar cada vez más al mundo.

“Los resentimientos y la luz no pueden coexistir,” el ego y el Espíritu Santo no pueden coexistir, ni se relacionan. “pero la luz y la visión tienen que unirse para que yo pueda ver.” esto quiere decir que si perdono, podré ver a través de la visión de Cristo, la visión espiritual. Esta unión entre la luz y la visión se logra con el perdón. Finalmente  la conclusión del repaso es obvia  “para poder ver tengo que desprenderme de mis resentimientos.”

La siguiente lección de repaso dice  “(70) Mi salvación procede de mí.”
Mi salvación, mi sanación, mi despertar espiritual, depende de mi y solo de mi, “Está en mí porque ahí es donde está su Fuente.” la Fuente es la Mente de Dios que me creó a Su Semejanza, mi mente es parte de la de Dios, la salvación consiste en recordar lo que soy a través del perdón. De ahí que nos diga que “No ha abandonado su Fuente, por lo tanto, no pudo haber abandonado mi mente.” mi mente es un pensamiento en la Mente de Dios, y sigo unido a Su  Mente, el ego intenta interrumpir, impedir o bloquear esta comunicación, pero no la puede cortar. El ego nos dice que la salvación se debe buscar afuera, el Curso nos recuerda que “Dejaré de buscarla fuera de mí mismo.” mi mente dividida es la fuente de la separación pero también la fuente del perdón y la unidad. La salvación “No es algo que se encuentre afuera y luego tenga que traerse adentro.” si reconozco que soy la fuente de mi propia salvación, asumo la responsabilidad de perdonarme y sanarme. De esta manera mi salvación  “Se extenderá desde dentro de mí, y todo aquello que vea no hará sino reflejar la luz que brilla en mí y en sí misma.” por lo que cumplo mi función de perdonar e iluminar el mundo con mi amor.

PRÁCTICA:

Recuerda aquietarte durante unos 15 minutos. Revisa las instrucciones que se nos plantea al inicio de este repaso. Recuerda también que vamos a permanecer en silencio para escuchar el mensaje del Espíritu Santo.
Para las aplicaciones a las ideas de repaso se sugieren las siguientes variantes:

(L69)
“No permitas que haga de esto un obstáculo a la visión.”

“La luz del mundo desvanecerá todo esto con su resplandor.”

“No tengo necesidad de esto.”

“Lo que quiero es ver.”

(L70)
“No dejaré que esto me tiente a buscar  salvación fuera de mí mismo.”

“No permitiré que esto interfiera en la conciencia que tengo de la Fuente de mi salvación.”

“Esto no puede privarme de la salvación.”

PRÁCTICAS  FRECUENTES:

Recuerda repetir frecuentemente cada hora  las 2 lecciones de repaso, o las variantes sugeridas, sobre todo si se presentan situaciones específicas que afecten tu paz.

Estas lecciones de repaso nos recuerdan que si no asumimos la responsabilidad respecto a nuestros pensamientos, de corregirlos y sanarlos, no podremos ver la luz que somos y no sanaremos, pues no hemos reconocido que la salvación procede de cada uno y está dentro de cada uno. Sin este reconocimiento, y sin asumir la función que nos corresponde, seguiremos en este mundo de conflictos, ataques y resentimientos. La decisión esta en nuestras manos, elegimos el miedo o el amor, elegimos los resentimientos o la paz, elegimos al ego o al Espíritu Santo, el Curso nos invita permanentemente a tomar decisiones que nos conduzcan hacia la luz del amor, está en cada uno aceptar y vivir está invitación.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s