LECCIÓN 63

LECCIÓN 63

“La luz del mundo le brinda paz a todas las mentes a través de mi perdón.”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

Esta lección une tres conceptos que vienen enlazados: luz del mundo, perdón y paz. Veámoslos con más detalle para que comprendamos mejor la lección y su práctica:

“Luz del mundo:” es un reconocimiento de quien soy.
“Perdón:” es una acción, un movimiento que hago en mi mente, un abandonar lo que no es amoroso en mi, para acoger el amor que soy.
“Paz” : un resultado de las dos anteriores. Es el resultado de deshacer el miedo, la culpa, el conflicto dentro de mi. Es el resultado de mis primeros actos de perdón. La paz es mucho más que ausencia de conflicto. Es el estado que se logra cuando ya no hay miedos ni culpas, es un estado de plenitud y de goce, es la antesala de la felicidad, pero eso será tema de futuras lecciones.

Si recordamos las dos lecciones anteriores, podemos desentrañar parte de su metodología y encadenamiento progresivo:
En la lección 61 nos decía que “Soy la luz del mundo.”
En la lección 62 nos decía que “perdono por ser la luz del mundo.”
Y ahora en la lección 63, nos dice que si perdono usando mi luz, me conducirá a la paz, no solo a mi, sino “a todas las mentes”. Y nos dice con gran exclamación “¡Cuán santo eres tú que tienes el poder de brindar paz a todas las mentes!”
“¡Cuán bendito eres que puedes aprender a reconocer los medios por lo que esto se puede lograr a través de ti!” si asumimos nuestra función de perdonar, nos estamos recordando que somos santos y benditos, por llevar paz a todas las mentes, y cuando asumimos nuestra función, podemos reconocer los medios para cumplirla, o se nos facilitan los medios para ello.
De ahí que Jesús nos hace una pregunta, que también podría ser una afirmación:
“¿Qué otro propósito podrías tener que pudiese brindarte mayor felicidad?” En este mundo perdónanos nuestras relaciones, en ese momento cesa todo conflicto, y obtengo y ofrezco la paz que soy. Cuando el amor y la paz afloran la felicidad es inevitable.
Y luego nos hace un llamado que también puede ser una recordatorio: “No aceptes en su lugar ningún propósito trivial ni ningún deseo insensato; o te olvidarás de tu función y dejarás al Hijo de Dios en el infierno.” Aquí nos está pidiendo que no dejemos de cumplir nuestra función por ninguna razón, ni permitamos cambiarla por ningún “deseo insensato” pues te olvidarás de tu función “y dejarás al Hijo de Dios en el infierno.” y esto lo confirmo por experiencia propia, hace muchos años atrás, estudie y practiqué el Curso, y después lo dejé, se me olvidó perdonar y mi vida se fue convirtiendo en un infierno de conflictos. De ahí que “No se te está haciendo una petición vana. Se te está pidiendo que aceptes la salvación, para que así la puedas dar.” si acepto la salvación, si acepto la Expiación para mi mismo, si acepto corregir mis errores, si perdono mis propios errores, entonces podré sanar las relaciones con mis hermanos y ofrecerles mi paz.

PRÁCTICA:

Dos sesiones de práctica largas, una por la mañana y otra por la noche. “Empezaremos el día reconociendo nuestra función y lo concluiremos pensando en ella.”

“La luz del mundo le brinda paz a todas las mentes a través de mi perdón. Yo soy el instrumento que Dios ha designado para la salvación del mundo.”

“Si cierras los ojos probablemente te resultará más fácil dejar que acudan a tu mente pensamientos afines, durante el minuto o dos que debes dedicar a reflexionar sobre esto.”

REPETICIONES FRECUENTES:

” Repetiremos lo siguiente tantas veces como nos sea posible en el transcurso del día:”

“La luz del mundo le brinda paz a todas las mentes a través de mi perdón.”

Hazlo con los ojos cerrados cuántas veces puedas, o hazlo con los ojos abiertos, pero no dejes de hacerlo. En la medida que repites la idea del día vas recordando quien eres y asumiendo tu condición con la mayor naturalidad hasta que tu naturaleza se exprese totalmente.

En la medida que reconoces quien eres: la luz del mundo, practicas el perdón, para revelar lo que eres: la paz, y la estarás brindando a todos tus hermanos, estarás brindándote paz a ti mismo, estarás sanando tu corazón y tu mente, y abriéndote al amor y la felicidad que eres. No te olvides de ello pues te estarías olvidando de ti mismo.
Bendiciones
💝🙏💝
Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s