LECCIÓN 61

LECCIÓN 61

“Yo soy la luz del mundo.”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

“1. ¿Quién es la luz del mundo sino el Hijo de Dios?” En la llamada sociedad occidental (Europa y América) cuando escuchamos la frase “Yo soy la luz del mundo.” inmediatamente pensamos en Jesús. Pero el Curso se está dirigiendo a ti, a mi, a cualquiera que lea o no lea este texto, y en ese momento sentimos un remezón. Y nos preguntamos ¿como así  que “Yo soy la luz del mundo.?” esto es un despropósito. Llevamos miles de años repitiéndonos que somos pecadores, impuros, “que no soy digno que entres a mi casa” y ahora me dicen que “Yo soy la luz del mundo.”!!! algunos podrán decir que esto es blasfemia o arrogancia. El Curso es consciente de esta reacción de nuestro ego, y procede a explicar lo que es la verdadera humildad y la verdadera arrogancia.
En primer lugar, hay que señalar que el Curso nunca se dirige a nuestros cuerpos, ni a nuestro “yo individual,” ni a nuestro ego.  El Curso siempre se dirige a nuestras mentes. A esa mente que Dios creó a Su semejanza y que aún conserva los atributos que el Creador nos dio. Cuando esta lección nos dice “Yo soy la luz del mundo.” nos está recordando quienes somos en realidad: los perfectos Hijos de Dios. Y aquí también otra distinción importante, para el Curso, el Hijo de Dios somos todos nosotros, tu, yo y todos los que creemos habitar en este mundo, y no sólo Jesús, como creíamos hasta ahora. Si no fuera así, tendría que preguntarme ¿si no soy el Hijo de Dios? entonces quien soy?  esta es una pregunta que nuestro ego no podría contestar, o la contestaría diciendo que soy un cuerpo para afirmar  la creencia en la separación.
Ahora examinemos porque  “Yo soy la luz del mundo.” el Curso no hace una definición explícita del concepto “luz”, tampoco lo hace la Biblia, pero ambos lo mencionan y le dan mucha importancia.
Quienes hayan tenido alguna experiencia de revelación, describen una luz de una belleza indescriptible, y ante la presencia de esa luz sienten una paz y un gozo infinito, están embriagados de Amor. Ahora, si puedes imaginarte esa escena, recuerda que eso eres tú. Hay un hermoso pasaje en capítulo 21 del Texto, llamado “La canción olvidada” que nos recrea lo que esta lección nos quiere decir:
“I. La canción olvidada”
“Más allá del cuerpo, del sol y de las estrellas; más allá de todo lo que ves, y, sin embargo, en cierta forma familiar para ti, hay un arco de luz dorada que al contemplarlo se extiende hasta volverse un círculo enorme y luminoso. El círculo se llena de luz ante tus ojos. Sus bordes desaparecen, y lo que había dentro deja de estar contenido. La luz se expande y envuelve todo, extendiéndose hasta el infinito y brillando eternamente sin interrupciones ni límites de ninguna clase. Dentro de ella todo está unido en una continuidad perfecta. Es imposible imaginar que pueda  haber algo que no esté dentro de ella, pues no hay lugar del que esta luz esté ausente.”
“Ésta es la visión del Hijo de Dios, a quien conoces bien. He aquí lo que ve el que conoce a su Padre. He aquí el recuerdo de lo que eres” UCDM (T-21.I.8/9)
He ahí lo que nos quiere decir esta lección. Y ahora sabiendo lo que eres,  trae esa luz y compártela con el mundo. Trae  el recuerdo de lo que eres, o despoja con el perdón todo manto de oscuridad en ti, y una vez que eres consciente de tu luz, que es lo mismo que decir, de tu paz, de tu dicha y de tu amor, compártelo con todo el mundo, con todos tus hermanos. Ilumínales su corazón con tu amorosa presencia. Pero para ello, primero debes recordar que eres la luz del mundo, practicándolo a lo largo del día, con la mayor frecuencia que puedas, asociando la idea con otras similares para que se arraigue en lo mas profundo de tu consciencia. Si lo haces este sería  “el primero de una serie de pasos gigantescos que vamos a dar durante las próximas semanas. Trata de empezar hoy a sentar las bases para estos avances. Tú eres la luz del mundo. Dios ha edificado Su plan para la salvación de Su Hijo sobre ti.” práctica la lección con el entusiasmo de quien sabe que está sentando las bases para un cambio  cuántico en su vida. Y dite:

“Yo soy la luz del mundo. Ésa es mi única función.  Por eso es por lo que estoy aquí.”

Reconoce tu naturaleza y tu herencia. Proclamarlo no es arrogancia, por el contrario, ”Es sólo la arrogancia la que afirmaría que ésa no puede ser tu función, y la arrogancia es siempre cosa del ego. La verdadera humildad requiere que aceptes la idea de hoy porque es la Voz de Dios la que te dice que es verdad.” deja atrás tus miedos y culpas, deja atrás tu ego, e ilumina al mundo y a tu mente con la luz de tu corazón.

PRACTICA:

Dos sesiones largas de práctica, una por la mañana y otra por la noche.

“Asegúrate de comenzar y finalizar el día con una sesión de práctica. De este modo, te despertarás reconociendo la verdad acerca de ti mismo, la reforzarás a lo largo del día y te irás a dormir reafirmando tu función y el único propósito que tienes aquí.” Así que empieza cada sesión de práctica diciéndote:

“Soy la luz del mundo.”
“Ésa es mi única función.”
“Por eso es por lo que estoy aquí.”

“Piensa entonces en estas afirmaciones por unos breves momentos, preferiblemente con los ojos cerrados si las circunstancias lo permiten.”

“Deja que te vengan a la mente unas cuantos pensamientos afines y, si observas que tu mente se aparta del tema central, repite la idea de hoy para tus adentros.”

“Estas dos sesiones de práctica pueden ser más largas que las demás si te resultan útiles y deseas extenderlas.”

REPETICIONES FRECUENTES:

“Hoy se deben llevar a cabo tantas sesiones de práctica como sea posible, aunque no es necesario que ninguna exceda uno o dos minutos de duración.”

Hay una luz que no es de este mundo pero que lo ilumina. Lo que nos cuesta creer es que esa luz emana de nosotros mismos, pues fuimos creados a semejanza de la Fuente de toda luz, toda paz y todo Amor que ha existido por siempre.  No te olvides de  iluminar al mundo hoy,  borrando toda ilusoria  oscuridad en tu mente, reconoce tu santidad y tu luz brillará ilimitadamente.

Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s