LA DISOCIACIÓN DE LA MENTE Y EL MITO DEL DIOS JANO

LA DISOCIACIÓN DE LA MENTE Y EL MITO DEL DIOS JANO:

En este mundo creemos vivir con una mente dividida. Sentimos que a nuestro interior conviven el ángel y el demonio. Pareciera que vivimos en una permanente batalla interior. Los protagonistas de esta batalla son el miedo y el amor, el ataque y la paz, o el ego y el Espíritu Santo. Más sin embargo, Un Curso de Milagros nos dice que “El ego y el espíritu no se conocen. Sólo mediante la disociación puede la mente separada mantener vigente la separación.” (T-4.VI.4:1-2) Entonces nos preguntamos como es esto posible? La respuesta es un concepto de la psicología que se llama la disociación, el Curso de Milagros la define así:
“La disociación es un proceso de pensamiento distorsionado, en el que se abrigan dos sistemas de creencias que no pueden coexistir. Si se pone uno al lado del otro, resulta imposible aceptarlos a los dos. Pero si uno de ellos se mantiene oculto del otro, su separación parece mantenerlos vigentes a los dos y hace que parezcan ser igualmente reales.” (T-14.VII.4:3-5)

Esta disociación la podríamos representar simbólicamente por la figura mitológica del dios Jano, que tanto en la cultura griega como en la romana aparece con dos cabezas unidas, cuyas caras se dan la espalda, por lo que cada cara mira en dirección opuesta a la otra. La mitología lo describe con diversas cualidades, entre ellas, la capacidad de ver el pasado y el futuro, pero ignora el presente, el único tiempo real, tal como sucede con el ego que ignora el presente.

El dios Jano representa los cambios y la incertidumbre por lo que habrá de venir. El mes de enero debe su nombre al dios Jano, (Januarius), el mes que fijamos nuestras expectativas por el año que recién comienza. Sus dos caras le permitían vigilar hacia adelante y hacia atrás, como pretende todo aquel que se considera en peligro o vulnerable.
Las puertas del templo del dios Jano se abrían cuando estaban en guerra y se cerraba en períodos de paz, la figura es una buena representación para describir nuestro ego: una guerra contra si mismo. “Una falsa imagen de ti mismo ha venido a ocupar el lugar de lo que eres.” (L-26.3:5) En esta situación el conflicto parece ser nuestra condición, y la paz una ilusión. Más sin embargo, la paz es nuestra única condición y la conseguiremos cuando hayamos perdonado toda creencia en la separación y reconozcamos la unidad del amor, en ese momento nos deshacemos del ego, de ese lado oscuro de nuestra mente.
Primero tenemos que reconocer que el origen de todo conflicto está en la mente, y en la misma mente está la solución. “Nada, excepto tus propios pensamientos, puede atacarte. Nada, excepto tus propios pensamientos, puede hacerte pensar que eres vulnerable. Y nada, excepto tus propios pensamientos, puede probarte que esto no es así.” (L-26.4:2-4) Todo está contenido en nuestras mentes, lo que pensemos determinará lo que somos o creemos ser, lo que pensemos tendrá efectos de conflicto o de paz, de miedo o de amor, de sufrimiento o de felicidad, y ello dependerá del maestro que elijamos: el ego o el Espíritu Santo, el miedo o el amor, la vulnerabilidad o la invulnerabilidad. Todo dependerá de nuestra voluntad de elegir el amor y la paz, sanando toda creencia en el ataque, la culpa y el miedo. Elije el amor y el Jano de tu mente desaparecerá como desparece toda ilusión ante la luz de la verdad.

Bendiciones
💝🙏💝
Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s