LECCIÓN 20

LECCIÓN 20

“Estoy decidido a ver”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

METODOLOGÍA: NUEVOS ELEMENTOS:

Esta es una lección muy importante no sólo por el tema del día, sino también, por los elementos metodológicos que introduce, y que son válidos para todo el libro de ejercicios, y no sólo para esta lección. Esta lección hace un corte con las 19 anteriores y se nos explica porqué:
“Hemos tenido hasta ahora una actitud bastante relajada con respecto a nuestras sesiones de práctica. Apenas hemos tratado de dirigir el momento en que debes llevarlas a cabo; el esfuerzo requerido por tu parte ha sido mínimo, y ni siquiera se te ha pedido que cooperes o que te intereses activamente en ellas.” 
Si bien el contenido de las primeras 19 lecciones nos pudieron ser difíciles de comprender, por ser un desafío frente a nuestra percepción tradicional del mundo, la práctica era mínima:  3 o 4 veces al día de un minuto de duración o incluso menos. Ahora se hace un corte, y se nos dice que “Este enfoque ha sido intencional, y ha sido planeado muy cuidadosamente.” A lo largo de las primeras 19 lecciones se nos fue enseñando la forma de pensar de la mente gobernada por el ego, y a negar su realidad. La práctica era mínima, los ejercicios no demandaban mucho de nosotros, tan solo 4 minutos al día, y este poco tiempo puede interpretarse como de poca importancia, pero el Curso tiene un propósito de fondo, y este no se ha olvidado, “No hemos perdido de vista lo importante que es invertir completamente tu manera de pensar. La salvación del mundo depende de ello.” Nuestro propósito es invertir el sistema de pensamiento del ego basado en el miedo, por el sistema de pensamiento del Espíritu Santo, basado en el amor y el perdón, y esto no lo vamos a lograr con 4 minutos diarios de práctica o menos, con lo indisciplinados que somos, donde olvidamos practicar lo que verdaderamente nos puede salvar, nos puede sanar en la causa de todos nuestros problemas, en nuestra mente. El ego va ofrecer múltiples resistencias, al principio podremos tener una  actitud amorosa con los ejercicios, y más tarde, expresar rabia, resentimientos o insultos, será normal, debemos tenernos paciencia mientras avanzamos en nuestro aprendizaje, pero no debemos justificar nuestros arrebatos egoicos, solo reconocerlos y perdonarlos. Debemos entrenarnos para vigilar nuestros pensamientos y transformar nuestra mente, y ello va a requerir de una práctica cada vez más intensa.

ESTRUCTURA Y DISCIPLINA:

“Ésta es la primera vez que intentamos establecer cierta estructura.” Que nos quiere decir Jesús con estructura?
La estructura se define como: “la disposición y distribución de las partes de un todo, cuyo orden y relación entre sí permiten el funcionamiento de un determinado sistema.”
El Curso es todo un sistema de pensamiento completo, y nuestro aprendizaje tiene una serie de elementos que debemos considerar.
La función principal de las estructuras es soportar las cargas, por ejemplo, la estructura que soporta un edificio. En el caso de Un Curso de Milagros la estructura del aprendizaje se va a soportar sobre una disciplina y una práctica sostenida durante 365 días,  mientras el aprendizaje avance, nos van a demandar más tiempo a lo largo de cada día, y debemos tener la disciplina suficiente para acordarnos de la práctica diaria. La disciplina que pongamos va a reflejar nuestro compromiso con nuestra propia transformación interior, con la sanación de nuestra mente, con la conquista de la paz y la felicidad.
Jesús nos pide que no intérpretes la idea de incorporar una mayor estructura y disciplina en el estudio y la práctica del Curso “como un intento de querer ejercer presión o fuerza.” Se trata de definir y elegir que es lo que en verdad queremos: “Deseas la salvación. Deseas ser feliz. Deseas la paz. No lo has logrado todavía porque tu mente no tiene ninguna disciplina, y no puedes distinguir entre la dicha y el pesar, el placer y el dolor, o el amor y el miedo.” Si lo que se verdad deseamos es la paz y la felicidad, debemos entrenarnos para cambiar aquellos aspectos de nuestra mente que nos impiden experimentar el amor y sus atributos. Por ahora estamos aprendiendo a diferenciar entre el miedo y el amor, el conflicto y la paz, el sufrimiento y la felicidad. “Y grande en verdad será tu recompensa cuando lo logres.” la recompensa será la visión interior, la visión de Cristo.  “Tu decisión de querer ver es todo lo que requiere la visión. Lo que quieres se te concede.” Siempre podemos elegir, entre el miedo y el amor, nuestra voluntad de amar y perdonar marcará la diferencia.

“Estoy decidido a ver.” del ejercicio de hoy, reafirma las lecciones anteriores, que realmente no vemos, pues lo que vemos carece de significado, lo que vemos con los ojos del cuerpo es ilusorio, pero. “Mas no podrás ver si te sientes coaccionado o si te abandonas al resentimiento y a la oposición.” El Curso nos llevará a ver de verdad, a percibir el mundo real, a esto lo llama la visión, la visión espiritual, la visión interior, y la lograremos a través del perdón.

NO MINIMICES EL ALCANCE DEL CURSO:

El hecho que las primeras 19 lecciones no eran tan exigentes en las prácticas, no significa que el propósito que tenemos sea de menor valía, “No cometas el error de creer que el pequeño esfuerzo que se te pide es una indicación de que nuestro objetivo es de poco valor.  ¿Cómo iba a ser la salvación del mundo un propósito trivial?  ¿Y cómo podría salvarse el mundo si no te salvas tú?”

La lección nos recuerda con algunos pasajes bíblicos, de que no estaremos solos en nuestro proceso para el logro de nuestro objetivo, pues contamos con el apoyo de Cristo, el Hijo de Dios, “él es la resurrección y la vida. Su voluntad se hace porque se le ha dado pleno poder en el Cielo y en la tierra.” La salvación depende de nuestra voluntad y nada más que de nuestra voluntad, “Con tu decisión de querer ver, se te da la visión.” dejémonos guiar por el Espíritu Santo y obtendremos no sólo  la visión, sino también la salvación, el camino de regreso a casa, al corazón de Dios.

PRÁCTICA:

Repetir la idea de hoy “Estoy decidido a ver” dos veces por hora, cada media hora. Esto implica un cambio respecto a las lecciones anteriores de 3 veces por día.  Hoy tendremos un ritmo sostenido todo el día, un minuto  cada media hora. Aumentamos la intensidad, y va requerir mayor disciplina de nuestra parte, es lo que Jesús llama introducir estructura en nuestro aprendizaje.
“Los ejercicios de hoy consisten en que te recuerdes a ti mismo a lo largo del día que quieres ver. La idea de hoy implica tácitamente también el reconocimiento de que ahora no ves. Por lo tanto, cada vez que repites la idea, estás afirmando que estás decidido a cambiar tu estado actual por uno mejor, por uno que realmente deseas.”

“Repite la idea de hoy lentamente y a conciencia por lo menos dos veces por hora, y trata de hacerlo cada media hora. No te desanimes si se te olvida hacerlo, pero esfuérzate al máximo por acordarte.”

RESPUESTA A SITUACIONES QUE TE PERTURBEN:

“Las repeticiones adicionales deben aplicarse a cualquier situación, persona o acontecimiento que te perturbe. Puedes verlos de otra manera, y los verás. Verás lo que desees ver.  Ésta es la verdadera ley de causa y efecto tal como opera en el mundo.”

Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s