LECCIÓN 9

LECCIÓN 9

“No veo nada tal como es ahora.”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

Si lo que veo es el pasado, es porque mi mente se ocupa con pensamientos del pasado, y por lo tanto, no ve el presente que es el único tiempo real. Esta es la razón por la que “No veo nada tal como es ahora.” Si el pasado no existe, y lo que veo es el pasado, entonces no estoy viendo nada, no estoy viendo el  ahora, el momento presente.

LA PRACTICA POR ENCIMA DE LA COMPRENSIÓN :

El propósito de este Curso es enseñarnos a reconocer la verdad y a experimentar el reflejo de  la paz y el amor de Dios que sólo el perdón nos puede ofrecer. Y si “No veo nada tal como es ahora.” si estoy viviendo en una ilusión, y me la estoy creyendo, entonces no comprendo nada, y aceptar que no comprendo, es parte necesaria de  nuestro aprendizaje. “Esta idea es, obviamente, la consecuencia lógica de las dos anteriores. Pero si bien es posible que la puedas aceptar intelectualmente, es muy probable que todavía no signifique nada para ti.” Aceptar intelectualmente algo no es suficiente para sanar y cambiar nuestra mente, eso solo lo logramos con la práctica, con la experiencia del perdón. Lo que el Curso busca es un cambio en nuestra mente, no sólo una comprensión intelectual de sus postulados conceptuales. La comprensión teórica es importante pero lo que nos va a transformar y sanar  es la práctica, la realización de los ejercicios diarios.
“De todas formas, el entendimiento no es necesario a estas alturas. De hecho, reconocer que no entiendes es un requisito previo para erradicar tus falsas ideas. Estos ejercicios tienen que ver con la práctica, no con el entendimiento. No necesitas practicar lo que ya entiendes. Sería bastante redundante, por cierto, tener como meta el entendimiento y al mismo tiempo asumir que ya lo has alcanzado.” Para aprender debemos tener una mente abierta, parecida a la que nos enseñó Sócrates hace 2.500 años atrás en la Grecia clásica, cuando dijo “Sólo sé que nada sé” si quieres conocer debes dejar a un lado lo que crees haber conocido.

“A la mente no entrenada le resulta difícil creer que lo que aparentemente contempla realmente no está ahí. Esta idea puede producir gran inquietud, y toparse con gran resistencia, la cual puede manifestarse de muchas maneras. No obstante, eso no excluye el que la apliques. Esto es lo único que se requiere para estos ejercicios o para cualesquiera otros.” Durante los primeros ejercicios, nos vamos a encontrar con ideas que lo más seguro contradicen lo que se supone hasta ahora conocíamos, y nuestro ego se va a oponer a practicar la lección. Jesús nos advirtió en la introducción que hiciéramos los ejercicios así no creyéramos en ellos, o si nos oponíamos a los mismos, solo con la práctica tendrán sentido para nosotros.

TENER CONFIANZA EN EL PROCESO:

“Cada pequeño paso despejará la oscuridad un poco más, y el entendimiento finalmente llegará para iluminar cada rincón de la mente que haya sido despejada de los escombros que la enturbiaban.” Estamos tan convencidos de la realidad de este mundo, de la realidad de la separación y de nuestro yo individual, que hemos naturalizado la culpa, el miedo, el conflicto, el sufrimiento y las carencias que nos parece imposible que pueda haber otra manera de ver el mundo. Nuestro cambio de mentalidad será un proceso gradual de ahí los 365 ejercicios que el Curso nos ofrece, cada día será un pequeño paso que despejara la oscuridad de nuestra mente hasta que el amor y la paz la iluminen completamente.

PRACTICA:

“tres o cuatro sesiones de práctica son suficientes, consisten en que mires a tu alrededor y apliques la idea de hoy a cualquier cosa que veas, sin olvidarte de la necesidad de aplicarla imparcialmente, y la regla esencial de no excluir nada. Por ejemplo:”

“No veo esta máquina de escribir tal como es ahora.”

“No veo este teléfono tal como es ahora.”

“No veo este brazo tal como es ahora.”

“Empieza con aquellas cosas que estén más cerca de ti, y luego extiende tu campo visual:”

“No veo ese perchero tal como es ahora.”

“No veo esa puerta tal como es ahora.”

“No veo esa cara tal como es ahora.”

“Hay que subrayar nuevamente, que, si bien no debes intentar incluirlo todo, tampoco debes excluir nada en particular. Asegúrate de ser honesto contigo mismo al hacer esta distinción. Es posible que te sientas tentado de enmascararla.”
El éxito de los ejercicios consiste en no anteponerle ningún juicio a nada sobre lo que nuestra vista  se pose y le vaya aplicar la idea del día. Nada se debe excluir deliberadamente del ejercicio, pero obviamente, no se puede incluir todo en el minuto de práctica que haremos durante cuatro ocasiones dentro del día.

Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s