LECCIÓN 5


LECCIÓN 5

“Nunca estoy disgustado por la razón que creo.”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

En este ejercicio  pasamos de cuestionar la realidad de lo que vemos y pensamos de las lecciones anteriores, a cuestionar nuestras emociones.

Creer saber la causa de nuestros disgustos es un tema que nuestro ego aprecia mucho: justificar nuestro estado emocional, asignarle a cada emoción que sentimos una causa diferente, por lo regular  hay un responsable sobre el que proyectamos la culpa de lo que nos sucede. Hay una cierta necesidad de sentirnos víctimas del mundo que nos rodea, un deseo inconsciente de ser tratados injustamente. Así que por lo general creemos saber la causa de lo que nos sucede, de porqué nos sentimos como nos sentimos. La lección viene a decirnos, como las anteriores, que no sabemos la causa, y que nuestro proceso de sanación pasa por este reconocimiento. “Nunca estoy disgustado por la razón que creo.” No se por que estoy disgustado, no se porque me siento como me siento, y me abstengo de juzgar y condenar a otros por lo que creo sentir ahora.

Se nos pide aplicar el ejercicio “a cualquier persona, situación o acontecimiento que creas que te está causando dolor. Aplícala específicamente a lo que, según tú, es la causa de tu disgusto, y usa, para describir el sentimiento, el término que te parezca más preciso.”

El diccionario nos define el disgusto como:
“ Impresión o sentimiento en el ánimo de una persona producidos por algo que no se ajusta a lo que se desea o espera.”
O como :
“Cosa o situación que produce esa impresión en el ánimo.”

El disgusto está relacionado a la manera como reaccionamos ante una situación, a las expectativas que teníamos y que no se realizan. Ello da lugar a una diversidad de emociones. De ahí que en este ejercicio el disgusto, parece englobar a todas las demás emociones: “El disgusto puede manifestarse en forma de miedo, preocupación, depresión, ansiedad, ira, odio, celos o un sinnúmero de otras formas, y cada una de ellas se percibirá como algo diferente. Mas no es cierto que sean diferentes. Sin embargo, hasta que aprendas que la forma no importa, cada una de ellas constituirá materia apropiada para los ejercicios de hoy.” Aquí se señala otro tema crucial en las enseñanzas del Curso. Lo diferente y lo específico, lo mismo que las formas, ocultan el contenido de nuestra verdadera Realidad que es todo abarcante, y es no especifica e indiferenciada. La lección no entra todavía a explicarnos la verdadera causa de nuestras emociones (disgustos) sólo nos pide escudriñar en nuestras mentes esas emociones que percibimos como específicas y cuestionarlas con la  idea del día. El aprendizaje apenas está iniciando.
Pero si que nos está mostrando una metodología que nos lleva desde nuestra creencia en lo específico a lo no-específico: “Aplicar la misma idea a cada una de ellas por separado es el primer paso que te lleva a reconocer finalmente que todas ellas son lo mismo.”

PRACTICA:

Si bien la lección nos pide aplicar la idea del día a los disgustos que identifiquemos, también nos ofrece otras variantes:
“Al aplicar la idea de hoy a lo que percibas como la causa específica de cualquier forma de disgusto, usa el nombre del disgusto de que se trate, así como la causa que le atribuyes. Por ejemplo:”

“No estoy enfadado con ______ por la razón que creo.”
“No tengo miedo de _____     por la razón que creo.”

“Pero una vez más, esto no debe sustituir a las sesiones de práctica en las que primero examinas tu mente en busca de lo que crees son las “causas” del disgusto, y las formas de disgusto que, según tú, resultan de ellas.”

En este mundo creemos tener una jerarquía de disgustos. Puedo llegar a decir que siento más rabia con una persona que con otra, por una situación específica que por otra, para efectos de los ejercicios no hay tal distinción, todos afectan mi paz mental por igual.

“En estos ejercicios, incluso más que en los anteriores, es posible que te resulte más difícil ser imparcial y evitar concederles más importancia a unos temas que a otros. Tal vez te resulte útil encabezar los ejercicios con la siguiente afirmación:”

“No hay disgustos pequeños. Todos perturban mi paz mental por igual.”

Este  es un ejercicio de auto indagación mental, de ahí la importancia de aquietarse por un momento, cerrar los ojos y  encontrar los disgustos que te estén afectando para aplicarles la  idea del día.
“Luego busca en tu mente cualquier cosa que te esté afligiendo, independientemente de si te está afligiendo poco o mucho.”

Una de las características de nuestro ego es que nos lleva a ser muy selectivos en las emociones que experimentamos, por lo que excluimos algunas de nuestro proceso de sanación, así que Jesús nos llama la atención para que estemos alertas a este tipo de evasión: “Es posible también que te sientas menos dispuesto a aplicar la idea de hoy a algunas de las causas de los disgustos que percibes que a otras. De ocurrir eso, piensa en primer lugar en lo siguiente:”

“No puedo conservar esta forma de disgusto y al mismo tiempo desprenderme de las demás. Para los efectos de estos ejercicios, pues, las consideraré a todas como si fuesen iguales.”

La práctica es de 3 o 4 veces al día, de un minuto de duración, en la que identificas las emociones a trabajar: “Escudriña luego tu mente durante un minuto más o menos y trata de identificar las diferentes formas de disgustos que te estén perturbando, haciendo caso omiso de la relativa importancia que tal vez les atribuyas. Aplica la idea de hoy a cada una de ellas, usando el nombre de la causa del disgusto tal como la percibas, y el del sentimiento tal como lo experimentes. Los siguientes son ejemplos adicionales:”

“No estoy preocupado acerca de _____ por la razón que creo.”
“No estoy deprimido acerca de _____ por la razón que creo.”

Con esta lección iniciamos un viaje a las profundidades de nuestra mente, a auto indagarnos, a conocernos y sanarnos, a reemplazar la culpa por el perdón, el miedo por el amor.  Avanza con la confianza que la Guía con la  que contamos posee el conocimiento de la  totalidad que por ahora carecemos y nos llevará a puerto seguro, al puerto de nuestra paz y dicha interior.

Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s