LECCIÓN 363

LECCIONES 361-365

“Te entrego este instante santo. Sé Tú Quien dirige, pues quiero simplemente seguirte, seguro de que Tu dirección me brindará paz.”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

Con esta lección termina nuestro entrenamiento para sanar nuestra mente de la culpa y el miedo y restablecer el amor que somos, el recuerdo de Dios y el regreso a Él.

Esta última lección debe ser nuestra práctica diaria de ahora en adelante a lo largo de nuestra vida:

“Te entrego este instante santo. Sé Tú Quien dirige, pues quiero simplemente seguirte, seguro de que Tu dirección me brindará paz.”

Con esta idea le entregamos al Espíritu Santo cada día de nuestra vida, renunciamos a cualquier decisión por nuestra cuenta, pues si lo hacemos actuaremos y pensaremos con el ego, y lo que obtendremos serán conflictos y sufrimientos. Si nos dejamos guiar por el Espíritu Santo el resultado será de paz y dicha. El Espíritu Santo es la respuesta para cada problema, conflicto o incertidumbre que creamos tener:

“Y si necesito una palabra de aliento, Él me la dará. Si necesito un pensamiento, Él me lo dará también. Y si lo que necesito es quietud y una mente receptiva y serena, ésos serán los regalos que de Él recibiré. Él está a cargo a petición mía. Y me oirá y contestará porque Él habla en Nombre de Dios mi Padre y de Su santo Hijo.”

Todo lo que tenemos que hacer de hoy en adelante es aprender a preguntar al Espíritu Santo y aprender a escuchar su respuesta. De eso se trata el instante santo, de aquietar la mente y aprender a escuchar la Voz del silencio, la Voz del Amor, cuya respuesta siempre será de paz y unidad.
Espíritu Santo pongo en Tus manos todos mis pensamientos, palabras y acciones.
Espíritu Santo por favor decide por mí en todo momento, circunstancia y lugar.
Yo soy amor y no juzgaré nada de lo que ocurra hoy.
Hoy no tomare ninguna decisión por mi cuenta, siempre consultaré primero y escucharé a la Voz que habla por Dios.

PRACTICA:

No existen unas recomendaciones precisas de práctica para las últimas lecciones, pero se deben entender cómo una profundización de las prácticas anteriores.

Repasa junto con estas últimas lecciones el texto “LECCIONES  FINALES, introducción”
Trate de leer y repetir cuantas veces puedas la idea  del día, y si logras   memorizarla mucho mejor, pues será algo así como tu fórmula para conectarte a todo momento con el Espíritu Santo,  pedir Su guía y Su consejo en cada circunstancia o situación que estés viviendo, no dejes pasar ningún momento sin preguntar al Espíritu Santo que debes hacer o decir, pues por esos entresijos que dejas el ego emergerá para quitarte tu paz. Ten la absoluta certeza que el Espíritu Santo contestará cada consulta que le hagas y te señalará el camino que debes recorrer.

Haz tuya la idea de hoy, hazla tuya de manera permanente, pues todo tu entrenamiento consiste en poner en manos del Espíritu Santo todos tus pensamientos, palabras y acciones. De esta manera es como buscaremos comunicarnos con Dios todos los días; luego guardamos silencio para escuchar Su amorosa respuesta, tal como nos lo dice Jesús a continuación:

“Y ahora aguardamos silenciosamente. Dios está aquí porque esperamos juntos. Estoy seguro de que Él te hablará y de que tú le oirás. Acepta mi confianza, pues es la tuya. Nuestras mentes están unidas. Esperamos con un solo propósito: oír la respuesta de nuestro Padre a nuestra llamada, dejar que nuestros pensamientos se aquieten y encontrar Su paz, para oírle hablar de lo que nosotros somos y para que Él Se revele a Su Hijo.” (L- 221.2:1-6)

No te olvides de realizar tus meditaciones cada mañana y cada noche, si puedes dedicarle media hora o más seria excelente, lo mismo que los recordatorios cada hora, y de responder a toda tentación con la idea del día, pero sobretodo que sea una práctica gratificante, pues ahora el tiempo pasa a un segundo plano. Cuando estamos con Dios el tiempo no existe pues estamos con el Señor de la eternidad. Los momentos que le dedicamos a Dios son instantes santos que nos dedicamos a nosotros mismos, a nuestro amor, nuestra paz y nuestra felicidad.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s