LECCIÓN 359

LECCIÓN 359

“La respuesta de Dios es alguna forma de paz. Todo dolor sana; toda aflicción queda reemplazada por la dicha. Las puertas de la prisión se abren. Y se comprende que todo pecado no es más que un simple error.”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

Cuando se produce la separación lo primero que creemos perder es la paz. Surge la dualidad, los opuestos, el conflicto, el ataque, las carencias, la enfermedad, el miedo al castigo, la incertidumbre, el sufrimiento, etc. Todo ello se nos presenta como una ausencia de paz, la plenitud del paraíso se ha perdido. El propósito de este Curso es la paz, y la vamos logrando cada vez que perdonamos. Cada vez que perdonamos estamos invocando a Dios, estamos recordando Su Amor, y “La respuesta de Dios es alguna forma de paz.” el mejor indicador de que hemos perdonado es alguna forma de paz. El sufrimiento cesa, y se produce la sanación de nuestra mente, el amor y la felicidad afloran en nuestros corazones. En ese momento comprendemos que no hubo separación, ni pecado ni culpa, fueron errores que el perdón me ayudó a corregir, mi mente ha sido liberada y regreso gozoso a mi hogar al corazón de Dios.

ORACIÓN DEL DÍA:

“Padre, hoy vamos a perdonar Tu mundo y a dejar que la creación sea Tuya. Hemos entendido todas las cosas erróneamente. Pero no hemos podido convertir a los santos Hijos de Dios en pecadores. Lo que Tú creaste libre de pecado ha de permanecer así por siempre jamás. Ésa es nuestra condición. Y nos regocijamos al darnos cuenta de que los errores que hemos cometido no tienen efectos reales sobre nosotros. El pecado es imposible, y en este hecho descansa el perdón sobre una base mucho más sólida que el mundo de sombras que vemos. Ayúdanos a perdonar, pues queremos ser redimidos. Ayúdanos a perdonar, pues queremos estar en paz.”

Si hemos estudiado y practicado el Curso tal como se nos indicó ese es el resultado que debemos obtener: la paz retorna a nuestros corazones que estaban afligido por el sufrimiento. Si creo que ese no es mi resultado, no hay que preocuparse ni culparse por ello, simplemente vuelve a elegir de nuevo a favor del amor y el perdón hasta que logres tu maestría en el Amor y la paz de Dios, hasta que vuelvas a tu estado natural como el perfecto e inocente Hijo de Dios.  En ese caso puedes proponerte iniciar de nuevo el libro de ejercicios, y con mayor disciplina y profundidad, descubrirás aspectos de tu mente que todavía faltan por sanar y perdonar. La guía del Espíritu Santo siempre estará disponible y el resultado será inevitable, pues nada ni nadie puede impedir la Voluntad de Dios, y Su Voluntad es que Su Hijo esté por siempre feliz y en paz al lado de Su Padre.

PRACTICA:

Repasa el tema especial de esta sección, titulado “14. ¿Qué soy?” Trate de leer y repetir cuantas veces puedas la idea  y la oración del día, y si logras   memorizarlas mucho mejor, hazla tuya, pues es la manera como buscaremos comunicarnos con Dios todos los días; luego guardamos silencio para escuchar Su amorosa respuesta, tal como nos lo dice Jesús a continuación:

“Y ahora aguardamos silenciosamente. Dios está aquí porque esperamos juntos. Estoy seguro de que Él te hablará y de que tú le oirás. Acepta mi confianza, pues es la tuya. Nuestras mentes están unidas. Esperamos con un solo propósito: oír la respuesta de nuestro Padre a nuestra llamada, dejar que nuestros pensamientos se aquieten y encontrar Su paz, para oírle hablar de lo que nosotros somos y para que Él Se revele a Su Hijo.” (L- 221.2:1-6)

No te olvides de realizar tus meditaciones cada mañana y cada noche, si puedes dedicarle media hora o más seria excelente, lo mismo que los recordatorios cada hora, y de responder a toda tentación con la idea del día, pero sobretodo que sea una práctica gratificante, pues ahora el tiempo pasa a un segundo plano. Cuando estamos con Dios el tiempo no existe pues estamos con el Señor de la eternidad. Los momentos que le dedicamos a Dios son instantes santos que nos dedicamos a nosotros mismos, a nuestro amor, nuestra paz y nuestra felicidad.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s