EL RÍO DE LA VIDA

EL RÍO DE LA VIDA

Dicen que el río Quindío, nace en lo alto de las montañas de Salento, en un sitio que llaman la “Estrella de agua” sobre la cordillera central, y que comienza a descender con un sonido estremecedor pues le ha arrebatado rocas, muchas rocas a esta majestuosa montaña, haciendo de su cauce una alfombra de rocas y piedras, que al pasar cerca de mi casa dejan la impronta del agua chocando contra esas enormes piedras que resisten el paso del agua, en una partitura que lo hace inconfundible, y cuya melodía me relaja cuando lo contemplo desde el balcón y me arrulla en mis noches de descanso.

Cada amanecer viene acompañado, además de los primeros rayos del sol, del canto del gallo, del trino de diversas especies de pájaros, y del río con su inconfundible sonido, recordándome su eterno fluir. Dicen que el agua es el único elemento de este mundo que se desplaza en el tiempo sin dejar de ser lo que es, y que lleva en sus moléculas las memorias del lugar que recorre.

Después de pasar a un costado de la casa, el río continúa su viaje separando las ciudades de Armenia y Calarcá, y muchos kilómetros más abajo se une con el río “Barragán” dando nacimiento a uno nuevo: el río “La vieja”, quien con un caudal acrecentado, muchos kilómetros más abajo desemboca en el río “Cauca” el segundo más importante de Colombia, que atraviesa el país de sur a norte en un trayecto de 1.350 kilómetros.

La cordillera de los Andes se divide en el sur de Colombia en tres grandes murallas que llegan a superar los 5 mil metros de altura sobre el nivel del mar, que llamamos las cordilleras oriental, la central y la occidental. El río Cauca atraviesa el país por mas de mil kilómetros en medio de la cordillera occidental y la central, y a lo largo de su recorrido se va alimentando de cientos de pequeños y medianos ríos que descienden de ambas cordilleras. Pese a su largo y enorme caudal, el río Cauca no alcanza a llegar al mar, sino que termina desembocando en el río Magdalena, que no siendo el más largo ni el más caudaloso de Colombia, si es el más importante, pues atraviesa las regiones más pobladas y de mayor impacto económico del país, con un recorrido de más de 1.500 kilómetros, que nace en el mismo macizo montañoso que el río Cauca, pero su cauce va entre las cordilleras central y oriental.

Durante siglos este gran río alimentó de pescado a las poblaciones ribereñas y no tan ribereñas, fue el medio de comunicación y transporte de las comunidades indígenas desde antes de la llegada de los españoles. Por este río ingresaron hace más de 500 años los conquistadores españoles que iban tras el oro de la leyenda de “El Dorado” arrasando con todo en su ambicioso paso. Durante siglos este gran río fue el principal medio de transporte de personas y mercancías del país, y nos comunicaba con el mundo, hasta que en el siglo XX algún presidente se le ocurrió que el camión y el autobús eran mejor medio de transporte que el barco, igual que otro presidente consideró que el camión era mejor que el tren, de tal manera que tanto el río como los ferrocarriles comenzaron a agonizar como medios de transporte en la segunda mitad del siglo XX, y el camión se convertía en el rey de nuestra agreste geografía.

Una vez absorbido el río Cauca, el Magdalena continúa su recorrido con un descomunal caudal hacia el Mar Caribe. El río Quindío se desplaza apenas con 29 metros cúbicos de agua por segundo, el río Cauca con más de 2 mil metros cúbicos, y el río Magdalena llega al mar con más de 7.200 metros cúbicos de agua, lo que equivale al impresionante peso de más de 7.200 toneladas de agua por segundo, con semejante fuerza no hay poder que pueda detener su inevitable camino para fundirse con el océano. Como presintiendo la cercanía del mar, el río Magdalena parece serenar su ritmo, confiado de sí mismo, y con redoblada energía se dirige a su destino final.

El gran océano que sabe de su llegada, lo espera con la alegría acogedora de un padre que recibe a sus hijos desde las múltiples desembocaduras que tiene la geografía de este planeta. El océano sabe que cada átomo de agua que se le separa al evaporarse, volverá a él en forma de lluvia o de agua de río. Pero cada gota de agua que se evapora cree que se ha separado irremediablemente del océano e inicia un viaje a ninguna parte, al que en este mundo llamamos vida, cargando sobre si el peso de la culpa y los miedos en un escenario incierto y desconocido. Hasta que va tomando consciencia de sí, se da cuenta que la separación es ilusoria e inicia el viaje de regreso a su fuente.

El río de la vida es el viaje del retorno. Cuando reconoce que cada gota de agua no es una extraña ni una enemiga, ni las culpan de sus desgracias, y se reconocen como hijas de una misma fuente, y se unen en forma de rio para regresar a ella. El río de la vida que fue creciendo con las aguas de muchos ríos y con las lluvias de diversas topografías, parece hacernos un permanente llamado a que nos unamos a él, para llegar juntos a un océano infinito.
El río de la vida nos invita a viajar juntos con la misma confianza y certeza con que se le unieron muchos pequeños ríos, que alimentaban a otros más, y estos a otros más, aumentando su tamaño, su caudal y su fortaleza hasta llegar al océano y convertirse en uno con la totalidad. Ese es nuestro destino, convertir nuestra insignificante individualidad en una totalidad de luz todo abarcante, donde todo está unido y nada está separado, pues el Amor sólo sabe de uniones e integraciones, y acoge sin discriminación alguna, pues todos somos hijos de un mismo Océano, que pareciera extenderse más allá de sí mismo, como la gran tejedora cósmica cuyos hilos de oro se entrelazan en una danza infinita de dicha y paz. Unámonos con alegría al río de la vida que nos conduce a nuestro océano celestial, dejemos atrás nuestro pasado de culpas y miedos en el altar de nuestro perdón, y cuando lleguemos no dudemos de cruzar el umbral hacia la Gran Fuente, que siempre nos ha esperado, a la que siempre hemos pertenecido y que en sueños creímos haber abandonado.

Bendiciones
💝🙏💝
Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s