EL EFECTO CAMALEON

EL EFECTO CAMALEON

En algunas tradiciones espirituales nos dicen que la batalla contra el ego puede durar toda una vida, o muchas vidas según sea la tradición. En todo caso no es un oponente fácil de derrotar, pareciera “tener más vidas que un gato.” El ego es el campeón de la mentira, la manipulación y el engaño. El fabricante de un mundo de ilusiones que nos encierra en el infierno de nuestras culpas y miedos.

Por un momento me puse a pensar si habría algún animal que mejor representara las características de nuestro ego, y se me vino a la mente un hermoso animal con unas cualidades muy particulares, que tiene una capacidad de mimetizarse en el entorno, con un sofisticado mecanismo de defensa, es el campeón del engaño y la seducción. Me refiero al camaleón.
Se dice que el camaleón no sólo se camufla con el sitio donde está para pasar desapercibido, así que toma el color del árbol o montículo de tierra donde se pose, sino que también cambia de color de acuerdo al estado emocional en que se encuentre: Si está de pelea asume colores rojizos y naranja, si está cortejando a una hembra toma colores brillantes similares a un arco iris, si está triste, derrotado tras una pelea o enfermo, toma colores oscuros y marrones.
El objetivo del mimetismo es engañar a los sentidos, crear una percepción falsa de la realidad, eso lo logra el camaleón con una belleza de la que carece el ego.
La lengua del camaleón tiene unas características muy peculiares, puede llegar a medir hasta tres veces más que el mismo animal, y la dispara contra sus presas en una fracción de segundo, por lo que difícilmente pueden escapar, además que tiene una sustancia pegajosa en su lengua, por lo que una vez atrapada le es muy difícil zafarse.

Nuestros juicios y condenas los proyectamos la mayoría de las veces a través de nuestras lenguas. Cuando difamamos o calumniamos a los demás, el alcance de nuestra lengua no es sólo 3 veces más larga que nuestro cuerpo, sino millones de veces pues en pocos segundos puede darle la vuelta al planeta a través de la tecnología.

Nuestro ego es como un camaleón que cambia y se adapta según las circunstancias del entorno, según las emociones, ya sea de peligro, de pelea o de cortejo, cuando de parejas se trata. Nuestro ego igual que un camaleón se camufla de múltiples maneras, cuando se siente en peligro, y pareciera sobrevivir a nuestros intentos de deshacernos de él.

En este mundo hacemos consciencia de ese “yo” separado poco después de haber salido del vientre de nuestras madres. Manifestamos nuestras primeras necesidades a través del llanto, y con el tiempo aprendemos a manipular a nuestros padres llorando a todo pulmón, quienes en busca de un poco de silencio y paz, hacen lo que sea por acallarnos. Pero es tarde, “el pequeño monstruo” que llevamos dentro será insaciable en pedir cosas para sí, y sólo se tranquilizara si obtiene lo que quiere. Después de llorar aprendemos a sonreír y nuestras armas de manipulación y engaño se irán multiplicando. Cuando ya tenemos una mayor autonomía física, ya no sólo pedimos lo que queremos, sino que vamos a por ello, alegando ser nuestro. Nuestra mente se va identificando con nuestro cuerpo, y comenzamos a actuar de acuerdo a nuestros deseos y necesidades. El mucho o poco amor que recibimos de nuestros padres, atenuara o multiplicará las formas en que nuestros egos se manifiesten en este mundo. Obvio que el ego no se origina tras ser paridos por nuestra madre, pero así se nos presenta.

La situación es que el ego parece emerger desde nuestro inconsciente y se nos vuelve consciente cuando lo proyectamos en forma de conflicto, y cuando este se presenta buscamos justificarlo, demostrar que tenemos razón, que la culpa no fue nuestra sino de los otros, por lo que identificar las manifestaciones de nuestro ego parece difícil, pues no queremos asumir la responsabilidad por nuestros pensamientos y perdonarlos, y nos dejamos llevar por la evasión, la negación, la introyección, y los demás mecanismos de defensa del ego.

El ego debe ser enfrentado hasta que desaparezca de nuestra mente, de otra manera nuestros conflictos continuarán. “Si se quiere escapar de él, no debe evadirse, ignorarse, negarse, encubrirse, verse en otra parte, llamarse por otro nombre u ocultarse mediante cualquier clase de engaños.” (UCDM L-333) Los mecanismos de defensa del ego son múltiples, y no podemos dejarnos engañar, pues de lo contrario seguiremos presos por nuestros pensamientos de culpa, miedo, juicios, condenas y ataques, nuestro propio infierno mental.

A diferencia del camaleón nosotros podemos controlar y cambiar nuestras emociones. Somos nosotros los que le damos realidad al mundo que nos inventamos, con todos sus conflictos, y nos enganchamos en una espiral de ataques y contraataques, cuyo único propósito es hacer real la separación. Con cada conflicto alimentamos la fiera de nuestro ego, la única manera de parar esta espiral de locura es dejar de juzgar e identificar los pensamientos de conflicto de nuestro ego para disolverlos con la luz del perdón.
Jesús nos enseña que no debemos tanto buscar la verdad como lo que es falso, para poder perdonarlo, pues cada vez que perdonamos la verdad aflora en nosotros. Por lo que debemos afinar nuestra capacidad de auto observación para que el ego no se escabulle por las rendijas de nuestra mente, por los mecanismos de evasión o negación, de encubrimiento o engaño.
Para ello debemos ver de frente el conflicto, observarlo, sentirlo, y luego con el poder de una sonrisa salida desde nuestro corazón, decirle: No soy eso, tu no eres mi verdadero Ser, eres un pensamiento falso”, y proceder a soltarlo, sin juicios ni condenas, ni ataques de ninguna clase, solo basta reconocer que no es verdad, y elegir abandonarlo. Entreguémosle al Espíritu Santo lo que no es real, lo que no es nuestro, y Él nos devolverá lo real, lo nuestro, el amor y la paz que el ego intentó ocultar pero jamás logró desaparecer.

Así que hoy nos vamos a proponer a poner fin a todo sueño de conflicto, vamos a observar a nuestro ego sin que se nos escape de la constante mirada de nuestra comprensión, lo abrazamos con la luz de nuestro perdón, que disolverá toda oscuridad en nuestro corazón, hasta que sólo quede amor y nada más que amor, pues es lo único que verdad Existe, es lo que somos y seremos por siempre.

Bendiciones
💝🙏💝
Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s