9. ¿Que es el Segundo Advenimiento?

9. ¿QUÉ  ES  EL SEGUNDO  ADVENIMIENTO?

Comentado por:
Oscar Gómez Díez

PROMESAS Y PROFECÍAS:

La mayoría de las tradiciones religiosas están construidas sobre promesas y profecías, que generan una expectativa futura: los fieles esperan, o se preparan para tal evento.

Es el caso de la llegada del Mesías en el judaísmo. El cristianismo sostiene que ese Mesías es Jesús, el judaísmo sostiene que él no cumplía los criterios para ello. El cristianismo también construyó sus propias promesas y profecías. Es el caso del Segundo Advenimiento y del Juicio Final.
El Segundo Advenimiento hace referencia a un segundo regreso de Jesús, ya no como Salvador sino como juzgador, evento que sería previo al Juicio Final, donde el gran juzgador sería Jesucristo.

EL SEGUNDO ADVENIMIENTO EN LA IGLESIA CATÓLICA:

Hay varias referencias en la iglesia Católica  a la segunda venida de Cristo, la principal puede ser la oración del Credo, que reúne las  principales creencias de la fe catolica: Jesucristo “está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.”

EL SEGUNDO ADVENIMIENTO EN OTRAS IGLESIAS CRISTIANAS:

En otras iglesias cristianas el Segundo Advenimiento es central en su teología. Como es el caso de la iglesia Adventista, y la de los Testigos de Jehová, quienes se aventuraron a fijar fechas para tal evento sin que haya sucedido hasta el momento. La descripción se basa en el Apocalipsis de San Juan,  y tal acontecimiento es descripto de forma tan detallada que prácticamente  el Cielo desciende a la tierra y esta se convierte en la nueva Jerusalén, con palacios  de oro y cristal. Es el nuevo paraíso del  Edén.

La iglesia del reverendo Moon de Corea del Sur, dice que él es el Jesús del Segundo Advenimiento. Según Moon, Jesús se le apareció cuando tenía 16 años y le pidió que continuará con su trabajo que  dejó incompleto.

MITOS SIMILARES:

Este mito es muy parecido al del señor Ram, uno de los primeros Avatares del Hinduismo, que igual que Moisés dirigió un éxodo, y condujo su pueblo hasta la India actual, y sentó las bases de dicha tradición. Cuando le ofrecieron la corona como Rey de reyes, la rechazó, y en su lugar anunció que se iba a vivir a las montañas con sus discípulos a meditar, no sin antes dejar una fuerte advertencia: que no dejaran apagar el fuego sagrado, que no dejaran apagar las enseñanzas que les había dejado, pues en tal caso regresaría, ya no como Salvador sino como juzgador. La historia de Ram sucede muchos siglos antes que Jesús, el hinduismo (el Vedanta) para esa época era ya una religión milenaria y consolidada, mientras el cristianismo apenas surgía. No se si los evangelistas se inspiraron en la historia del Señor Ram, para escribir el Segundo Advenimiento y el Juicio Final. Lo único que puedo decir es que son mitos muy parecidos.

DE LA TEOLOGÍA DEL MIEDO A LA DEL AMOR:

Los mitos en la que los salvadores regresan como juzgadores, son teologías basadas en el miedo y el castigo. En este caso el Jesús histórico que caminaba por los pueblos de Palestina llevando un mensaje de amor, paz y perdón, se va convirtiendo en el Jesús guerrero del Apocalipsis, que montado sobre un caballo blanco derrota los ejércitos del mal, entronizado como Rey de Reyes, con un cetro de hierro, (Apocalipsis 12:1-5) para luego proceder a juzgar y castigar a vivos y muertos; y los que no pasen el juicio, serán condenados al fuego eterno.

LAS REINTEPRETACIONES DEL AMOR:

Un Curso de Milagros está escrito en un lenguaje cristiano, válida y reinterpreta muchos pasajes bíblicos, desde una perspectiva no dualista. Desde esta perspectiva, el Amor de Dios es total y absoluto, no tiene opuestos, por lo tanto, no es amor y castigo a la vez. No puede ser amor y venganza, ni amor y sacrificio. Es sólo Amor y punto.
Uno de los grandes obstáculos para la salvación es el miedo a Dios, el miedo a un hipotético castigo de Dios, a su venganza divina. Si le tenemos miedo a Dios, le tenemos miedo al amor, si le tenemos miedo al amor la salvación no será posible. Pues el miedo y el amor se excluyen, no podremos ver a Dios si le tenemos miedo.
De ahí que era ineludible abordar los temas del Segundo Advenimiento y del Juicio Final, y reinterpretarlos desde la perspectiva del Amor.

EL SEGUNDO ADVENIMIENTO EN UN CURSO DE MILAGROS:

El tema del Segundo Advenimiento se menciona muy poco en el Curso: un párrafo  en el capítulo 4, dos párrafos en el capítulo 9, en el tema especial 9 que estamos estudiamos ahora, y en el tema especial 10 sobre el Juicio Final que estudiaremos próximamente. No es un tema central en las enseñanzas del Curso, pero si que es  importante para ser reinterpretado.

Particularmente me parece más completa la definición que se hace en el capítulo 4 del Texto,  ”El Primer Advenimiento de Cristo no es más que otro nombre para la Creación, pues Cristo es el Hijo de Dios. El Segundo Advenimiento de Cristo no significa otra cosa que el fin del dominio del ego y la sanación de la mente. Al igual que tú, fui creado en el primero, y te he llamado para que te unas a mí en el segundo.  Estoy a cargo del Segundo Advenimiento, y mi juicio, que se usa solamente como protección, no puede ser erróneo porque nunca ataca. El tuyo puede estar tan distorsionado que hasta creas que me equivoqué al escogerte. Te aseguro que eso es un error de tu ego.” (T-4.IV.10:1-6) En este texto nos señala que el primer Advenimiento fue el de la Creación, y el segundo, será el retorno a la consciencia de Cristo tras el sueño de separación.

“El Segundo Advenimiento es simplemente el retorno de la cordura.  ¿Cómo iba a ser esto temible?” (T-9.IV.9:4-5). El Curso reitera que este mundo de separación culpa, miedos, conflictos, y carencias es un mundo demente, sanar nuestras mentes del sistema de creencias del ego, es lo que se define como “el retorno de la cordura.” y por lo tanto, no debemos tener temor alguno.

”El Segundo Advenimiento es la conciencia de la realidad, no su retorno.” (T-9.IV.10) La consciencia de la realidad, es la que existe en el estado del Cielo, a esa consciencia llegaremos tras perdonar todas nuestras ilusiones.   “la conciencia de la realidad”  siempre ha existido, como todo lo que Dios crea, sólo la habíamos olvidado, el Segundo Advenimiento, es el recuerdo, la aceptación y reconocimiento de lo que somos. El Segundo Advenimiento es el símbolo del reencuentro del Hijo con el Padre. ”El Segundo Advenimiento de Cristo le confiere al Hijo de Dios este don: poder oír a la Voz que habla por Dios proclamar que lo falso es falso y que lo que es verdad nunca ha cambiado.”  (L-PII.10.1:1) El Espíritu Santo siempre nos va a recordar  “que lo falso es falso y que lo que es verdad nunca ha cambiado.” hasta que despertemos del sueño de separación y contemplemos que nada ha cambiado, ¿como podría un sueño cambiar una realidad que Dios hizo inmutable?

Noveno tema especial
9. ¿QUÉ  ES  EL SEGUNDO  ADVENIMIENTO?

El tema que estudiamos hoy, define el Segundo Advenimiento de Cristo, como  “la corrección de todos los errores y el restablecimiento de la cordura.” (L-pII.9.1:1) y este proceso que el Curso define como Expiación, es tan seguro como Dios,  en otras palabras, desde la primera oración del texto nos está diciendo que no debemos tenerle miedo al Segundo Advenimiento.

El Segundo Advenimiento no es el regreso del Jesús histórico, sino el retorno de la consciencia de Cristo en nuestras mentes “Es parte de la condición que reinstaura lo que nunca se perdió y restablece lo que es eternamente verdad.”  (L-pII.9.1:2) El Segundo Advenimiento no es más que nuestro despertar, que restablece nuestra verdad eterna.

“Es la invitación que se le hace a la Palabra de Dios para que ocupe el lugar de las ilusiones: la señal de que estás dispuesto a dejar que el perdón descanse sobre todas las cosas sin excepción y sin reservas.” (L-pII.9.1:3) Al perdonar todos los errores de percepción, la mente que era gobernada por el ego, pasa a ser ocupada por nuestra mente Cristica.

“La naturaleza totalmente inclusiva del Segundo Advenimiento de Cristo es lo que le permite envolver al mundo y mantenerte a salvo en su dulce llegada, la cual abarca a toda cosa viviente junto contigo.” (L-pII.9.2:1) A diferencia de la cultura tradicional, que considera que el propósito del Segundo Advenimiento es separar los buenos de los malos, para librar una última batalla, aquí se nos dice que “La naturaleza totalmente inclusiva del Segundo Advenimiento de Cristo” esto quiere decir que ningún hermano será excluido de la salvación, de otra manera no se podría restablecer la plenitud de la Creación.

“La liberación a la que el Segundo Advenimiento da lugar no tiene fin, pues la creación de Dios es ilimitada.” (L-pII.9.2:2) al perdonar todas nuestras ilusiones, el mundo y el tiempo se desvanecerán en la medida que retornamos a la eternidad, nuestra liberación es completa e ilimitada, pues esa es la cualidad de todo lo que Dios crea.

“La luz del perdón ilumina el camino del Segundo Advenimiento porque refulge sobre todas las cosas a la vez y cual una sola.” (L-pII.9.2:3) El Segundo Advenimiento se nos presenta como una meta cuyo camino   es iluminado por la luz del perdón, cuando hayamos perdonado todas nuestras culpas, estamos en el mundo real, que nos conduce al encuentro con nuestro Padre. “Y así, por fin, se reconoce la unidad.” (L-pII.9.2:4)

“El Segundo Advenimiento marca el fin de las enseñanzas del Espíritu Santo, allanando así el camino para el juicio Final, en el que el aprendizaje termina con un último resumen que se extenderá más allá de sí mismo hasta llegar a Dios.” (L-pII.9.3:1) El Espíritu Santo tiene un solo propósito, enseñarnos cómo retornar a Dios a través del perdón, una vez logrado este propósito, queda ante nosotros el Segundo Advenimiento, el Juicio Final, que proclama la absoluta inocencia del Hijo de Dios, pues lo que es santo por naturaleza jamás puede pecar, solo eran sueños, que se olvidan y dejan atrás, después de despertar en el océano de Amor celestial al que siempre hemos pertenecido.

“En el Segundo Advenimiento todas las mentes se ponen en manos de Cristo, para serle restituidas al espíritu en el nombre de la verdadera creación y de la Voluntad de Dios.”  (L-pII.9.3:2) El Segundo Advenimiento es el retorno de todas las mentes a la Mente de Cristo, es la unicidad de toda la Filiación. “En esta igualdad se reinstaura a Cristo como una sola Identidad, en la Cual los Hijos de Dios reconocen que todos ellos son uno solo.” (L-pII.9.4:3)

“El Segundo Advenimiento es el único acontecimiento en el tiempo que el tiempo mismo no puede afectar.” (L-pII.9.4:1) El reencuentro del Padre y el Hijo se produce al final del tiempo, pero el tiempo no lo podrá afectar, pues el tiempo mismo desaparece ante la presencia de la eternidad.

“Pues a todos los que vinieron a morir aquí o aún han de venir, o a aquellos que están aquí ahora, se les libera igualmente de lo que hicieron.” (L-pII.9.4:2) En lugar de juzgar y condenar a vivos y muertos, el Segundo Advenimiento, viene a liberar a todos, pues todos son los dignos e inocente hijos de Dios.

“Y Dios el Padre le sonríe a Su Hijo, Su única creación y Su única dicha.” (L-pII.9.4:4) El Segundo Advenimiento, no es más que el feliz reencuentro del Padre y del Hijo, el retorno del hijo prodigo.

“Ruega, pues, por que el Segundo Advenimiento tenga lugar pronto, pero no te limites a eso.” (L-pII.9.5:1) Debemos perdonar y orar para retornar pronto a nuestro Hogar eterno, pero además de eso, convertirnos en instrumentos del Espíritu Santo para la salvación del mundo,  “Pues necesita tus ojos, tus oídos, tus manos y tus pies. Necesita tu voz. Pero sobre todo, necesita tu buena voluntad.” (L-pII.9.5:1-4) Solo nuestra voluntad de sanar y perdonar, es la que nos conduce a unir nuestra voluntad  con la Voluntad de Dios, cuando ello ocurre el camino es seguro e irreversible.

“Regocijémonos de que podamos hacer la Voluntad de Dios y unirnos en Su santa luz.” (L-pII.9.5:5) la salvación es un momento de gloria y júbilo, y no un penoso camino de dolor y sacrificio, el Segundo Advenimiento, es el reencuentro del Amor con el Amor. Y por eso podemos proclamar con alegría y certeza: “¡Pues mirad!, el Hijo de Dios es uno solo en nosotros, y podemos alcanzar el Amor de nuestro Padre a través de él.” (L-pII.9.5:6)

Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s