LECCIÓN 293

LECCIÓN 293

“El miedo ya se acabó y lo único que hay aquí es amor.”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

La idea del día, está escrita desde el mundo real, desde el mundo perdonado. Desde un mundo de amor, paz y dicha. “El miedo ya se acabó” quiere decir que hemos perdonado nuestros miedos, hemos sanado nuestro pasado.
“y lo único que hay aquí es amor.” “aquí” es el mundo real. Y este solo se puede percibir en el ahora, donde solo se puede experimentar amor, paz y dicha.
El mundo real es el símbolo de que hemos hecho bien nuestra tarea de perdón, y que pasamos del sistema de pensamiento del ego, al sistema de pensamiento del Espíritu Santo. También podemos decirlo, que hemos transitado exitosamente del sistema de pensamiento del miedo, al sistema de pensamiento del amor.


“El miedo ya se acabó porque su fuente ha desaparecido, y con ella, todos sus pensamientos desaparecieron también.” La fuente del miedo es la culpa, de ella se desprenden los pensamientos de miedo, conflicto, carencia, resentimientos, ataque, sufrimiento, enfermedad, etc. Todos esos pensamientos al ser  perdonados, han desaparecido.

“El amor sigue siendo el único estado presente, cuya Fuente está aquí para siempre.” En el mundo real sólo podemos experimentar amor. Pues el Amor es lo único real. Cuando nos situamos en el pasado o en el futuro, sólo experimentaremos culpa o miedo, pero no amor. El Amor es la Fuente de la Creación, que reside en la eternidad no en el tiempo, y su reflejo sólo es posible sentirlo en el ahora, en el momento presente.

“¿Cómo iba a parecerme el mundo claro y diáfano, seguro y acogedor; cuando todos mis errores pasados lo oprimen y me muestran manifestaciones distorsionadas de miedo?” El pasado sólo me va a mostrar errores, culpas, resentimientos y miedos. “Mas en el presente el amor es obvio y sus efectos evidentes.” de ahí que el Curso sea tan insistente, tanto en Texto como en el libro de ejercicios, de enseñarnos la naturaleza ilusoria del tiempo, de la necesidad de perdonar nuestro pasado, para que podamos experimentar el presente y liberar el futuro de las ataduras del pasado. Si asumimos la responsabilidad por nuestros pensamientos, y elegimos perdonar todo miedo, todo pensamiento no amoroso, entonces, “El mundo entero resplandece en el reflejo de su santa luz, y por fin percibo un mundo perdonado.” por fin percibo un mundo feliz y en paz, doy gracias por las bendiciones recibidas, y con una sonrisa desde mi corazón, contemplo como el mundo ilusorio en el que creía vivir, se va desvaneciendo ante la plácida sonrisa del Amor.

ORACIÓN DEL DÍA:

“Padre no permitas que Tu santo mundo me pase desapercibido hoy, ni que mis oídos sean sordos a todos los himnos de gratitud que el mundo entona bajo los sonidos del miedo. Hay un mundo real que el presente mantiene a salvo de todos los errores del pasado. Y éste es el único mundo que quiero tener ante mis ojos hoy.”

Podríamos afirmar que toda la práctica del Curso tiene como propósito llevarnos a experimentar el mundo real, si lo logramos, nuestra meta se ha alcanzado, hemos culminado nuestro aprendizaje, sólo falta graduarnos, el símbolo de la entrega del diploma, es cuando  Dios da el último paso y nos acoge en Sus amorosos Brazos.

PRACTICA:

Repasa el tema especial de esta sección, titulado “8. ¿Qué es el mundo real?” Trate de leer y repetir cuantas veces puedas la idea  y la oración del día, y si logras   memorizarlas mucho mejor, hazla tuya, pues es la manera como buscaremos comunicarnos con Dios todos los días; luego guardamos silencio para escuchar Su amorosa respuesta, tal como nos lo dice Jesús a continuación:

“Y ahora aguardamos silenciosamente. Dios está aquí porque esperamos juntos. Estoy seguro de que Él te hablará y de que tú le oirás. Acepta mi confianza, pues es la tuya. Nuestras mentes están unidas. Esperamos con un solo propósito: oír la respuesta de nuestro Padre a nuestra llamada, dejar que nuestros pensamientos se aquieten y encontrar Su paz, para oírle hablar de lo que nosotros somos y para que Él Se revele a Su Hijo.”(L- 221.2:1-6)

No te olvides de realizar tus meditaciones cada mañana y cada noche, si puedes dedicarle media hora o más seria excelente, lo mismo que los recordatorios cada hora, y de responder a toda tentación con la idea del día, pero sobretodo que sea una práctica gratificante, pues ahora el tiempo pasa a un segundo plano. Cuando estamos con Dios el tiempo no existe pues estamos con el Señor de la eternidad. Los momentos que le dedicamos a Dios son instantes santos que nos dedicamos a nosotros mismos, a nuestro amor, nuestra paz y nuestra felicidad.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s