LECCIÓN 278

LECCIÓN 278

“Si estoy aprisionado, mi Padre no es libre.”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

La idea del día nos parece en un primer momento una paradoja. ¿Puedo realmente aprisionar a Dios? Claro que no. Metafísicamente es un imposible.
Pero si soy una extensión de Dios, y creo estar  aprisionado por los límites que me imponen las leyes del mundo, entonces voy a creer que esos límites también aprisionan a Dios.

En mi país el secuestro extorsivo ha sido una práctica criminal muy frecuente durante las últimas 5 décadas. Cuando secuestran a alguien, toda la familia queda secuestrada, su vida cotidiana cambia en función de la libertad de su familiar, y se sienten vigilados y controlados tanto por la policía como por los secuestradores, se sienten aprisionados por unas situaciones externas a ellos, sienten que han perdido el control de sus vidas. No recuperan la tranquilidad hasta que se logre la libertad de su familiar, ya sea que paguen el rescate, su familiar se fugue o la policía lo rescate. Algo de sí les ha sido separado, se sienten incompletos y han perdido la paz.
No se si esta analogía sirva para explicar la idea del día, pero me llegó al momento de comentarla. Cuando hacemos parte de algo y nos vemos separados de ello, pensamos que esa otra parte va a sufrir las mismas experiencias, se dice también, que los hermanos gemelos lo experimentan con frecuencia.

En el caso de la idea del día, nuestra culpa inconsciente nos lleva a pensar que hemos arrastrado a Dios en nuestra locura. “Si acepto que estoy aprisionado dentro de un cuerpo, en un mundo en el que todo lo que aparentemente vive parece morir, entonces mi Padre está aprisionado al igual que yo.” Si yo sufro y muero, pienso que a Dios le ocurrirá lo mismo. Si las leyes del mundo aprisionan al Hijo, también aprisionan al Padre. Los mismos juicios con que aprisiono a mis hermanos, los extiendo a Dios, al fin y al cabo, Él es el “culpable” de lo que me sucede por haberme expulsado del Paraíso, esa es la idea subyacente tras la separación, la culpa es del amor.

Así que no sólo proyecto contra mis hermanos mis culpas y miedos sino que también las proyecto sobre Dios “Y esto es lo que creo cuando afirmo que tengo que obedecer las leyes que el mundo obedece, y que las flaquezas y los pecados que percibo son reales e ineludibles.”

De tal manera que si me siento atrapado por las leyes del mundo, he olvidado quien soy, Quien es mi Padre, y que solo puedo ser gobernado por la leyes del amor.  “Si de algún modo estoy aprisionado, ello significa que no conozco ni a mi Padre ni a mi Ser.”

La libertad es una condición del estado del Cielo, si me siento aprisionado, estoy por fuera del amor y la paz, que son mi realidad inmortal, pareciera que la verdad no hiciera parte de mi. “Y significa asimismo que no formo parte de la realidad en absoluto, pues la verdad es libre, y lo que está aprisionado no forma parte de la verdad.” La única manera de salir de esta trampa es despertando del sueño de separación, el  perdón es la herramienta y el camino que nos conduce de regreso a la verdad y el amor, no hay otro camino, pues no existe nada más que el amor, esa es la verdad de lo que somos.

ORACIÓN DEL DIA:

“Padre, lo único que pido es la verdad. He tenido muchos pensamientos descabellados acerca de mí mismo y de mi creación, y he introducido en mi mente un sueño de miedo. Hoy no quiero soñar. Elijo el camino que conduce a Ti en lugar de la locura y el miedo. Pues la verdad está a salvo, y sólo el amor es seguro.”

La búsqueda de la verdad ha sido un anhelo de la humanidad, los antiguos griegos la llamaron filosofía, es la indagación sobre los orígenes, sobre la causa de las causas, nuestra verdadera Fuente, y sólo la encontraremos a través del perdón que remueve todos los obstáculos que nos impiden experimentar la luz de la verdad, que se encuentra salvaguarda en los serenos Brazos del Amor.

PRACTICA:

Repasa el tema especial de esta sección, titulado “6. ¿Qué es el Cristo?” Trate de leer y repetir cuantas veces puedas la idea  y la oración del día, y si logras   memorizarlas mucho mejor, hazla tuya, pues es la manera como buscaremos comunicarnos con Dios todos los días; luego guardamos silencio para escuchar Su amorosa respuesta, tal como nos lo dice Jesús a continuación:

“Y ahora aguardamos silenciosamente. Dios está aquí porque esperamos juntos. Estoy seguro de que Él te hablará y de que tú le oirás. Acepta mi confianza, pues es la tuya. Nuestras mentes están unidas. Esperamos con un solo propósito: oír la respuesta de nuestro Padre a nuestra llamada, dejar que nuestros pensamientos se aquieten y encontrar Su paz, para oírle hablar de lo que nosotros somos y para que Él Se revele a Su Hijo.” (L- 221.2:1-6)

No te olvides de realizar tus meditaciones cada mañana y cada noche, si puedes dedicarle media hora o más seria excelente, lo mismo que los recordatorios cada hora, y de responder a toda tentación con la idea del día, pero sobretodo que sea una práctica gratificante, pues ahora el tiempo pasa a un segundo plano. Cuando estamos con Dios el tiempo no existe pues estamos con el Señor de la eternidad. Los momentos que le dedicamos a Dios son instantes santos que nos dedicamos a nosotros mismos, a nuestro amor, nuestra paz y nuestra felicidad.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s