LECCIÓN 272

LECCIÓN 272

“¿Cómo iban a poder satisfacer las ilusiones al Hijo de Dios?”

Comentada por:
Oscar Gómez Díez

Este no es un tema de poca monta. Pues fue por ir tras ilusiones que fabricamos este mundo separado del Reino de nuestro Padre. Fue por ilusiones que le dimos la espalda al amor y fabricamos pobres sustitutos de lo que  realmente somos. Si la separación no tuviese los alicientes de las ilusiones, esta no se hubiese producido. Este mundo se mueve sobre la dinámica de placer y dolor, vamos en pos de placer, que al durar poco, nos lleva a una búsqueda permanente de placeres en medio de dolores, de esa manera nos volvemos adictos de toda índole de “placeres” que supuestamente nos brindan felicidad: no sólo de los juegos, las drogas y el alcohol, también de la moda, el consumo, el sexo, pero también adictos al trabajo como una forma de evasión a otros conflictos o sufrimientos. En este mundo la separación nos crea una sensación de sentirnos incompletos, que nos genera una insatisfacción permanente. Creo sentirme incompleto sino conquisto a la pareja de mi vida, y si creo haberlo logrado, pasado un tiempo, lo que antes me hacía sentir satisfecho ahora ya no. Lo notamos más rápido con los objetos de consumo, que nos lleva de una satisfacción rápida a nueva  insatisfacción que sólo se suple con nuevos objetos de consumo, llámense ropa, zapatos, joyas o aparatos electrónicos. En cambio el estado del Cielo nos ofrece un goce y disfrute permanente, sin experimentar pérdida alguna, un estado de abundancia y plenitud total. Hace tiempo atrás le preguntaban a un místico de origen hindú sobre cómo era la experiencia de la iluminación y su respuesta no pudo ser más gráfica: “es un orgasmo permanente”, un goce infinito. Este es un buen símbolo mundano para representar una experiencia  que está más allá de este mundo, y que es lo que nos inquiere la idea del día: “¿Cómo iban a poder satisfacer las ilusiones al Hijo de Dios?” planteada la pregunta, la respuesta está en nuestras manos, y para la cual nos tenemos que decidir: por el infierno de carencia e insatisfacciones de este mundo? o por la felicidad del Cielo?. Si escogernos esta última, debemos perdonar todas las ilusiones que nos impidan experimentar el Cielo de nuestra mente santa.

ORACION DEL DÍA:

“Padre, la verdad me pertenece. Mi hogar se estableció en el Cielo mediante tu voluntad y la mía. ¿Podrían contentarme los sueños? ¿Podrían brindarme felicidad las ilusiones? ¿Qué otra cosa sino Tu recuerdo podría satisfacer a Tu Hijo? No me contentaré con menos de lo que Tú me has dado. Tu Amor, por siempre dulce y sereno, me rodea y me mantiene a salvo eternamente. El Hijo de Dios no puede sino ser tal como Tú lo creaste.”

La única manera de  trascender las ilusiones es recordar quienes somos realmente. Y afirmar que    “la verdad me pertenece.” Y reconocer que ‘”Mi hogar se estableció en el Cielo” a partir de aceptar mi verdadera identidad, preguntarme como puedo contentarme con las ilusorias distracciones del mundo, que unas veces aparecen y otras desaparecen, cuando lo tengo todo como Hijo de Dios.

Cuando comprendernos que este mundo se basa en las carencias y la lucha por los recursos que creemos escasos, y que jamás ninguna ilusión nos va a brindar la abundancia y plenitud que sólo puedo lograr en el Cielo, entonces, y sólo entonces, puedo tomar la decisión de elegir el Cielo y todo lo que este me ofrece, en lugar del infierno de culpa, miedo, conflictos y carencias de este mundo.  “Hoy dejamos atrás las ilusiones. Y si oímos a la tentación llamarnos e invitarnos a que nos entretengamos con un sueño, nos haremos a un lado y nos preguntaremos si nosotros, los Hijos de Dios, podríamos contentarnos con sueños cuando podemos elegir el Cielo con la misma facilidad que el infierno. Y el amor reemplazará gustosamente todo temor.”

Cuando elegimos al Cielo, perdonamos todo lo que nos impida llegar a Él, y en  ese momento  el amor reemplaza todo miedo que podamos sentir, el camino ha sido despejado y las puertas del Cielo se han abierto, la fiesta de la unidad  con su infinito goce nos espera. El recuerdo de lo que siempre hemos sido se ha restablecido definitivamente, hemos despertado del sueño de separación, pues ”El Hijo de Dios no puede sino ser tal como Tú lo creaste.”

PRACTICA:

Repasa el tema especial de esta sección, titulado “6. ¿Qué es el Cristo?” Trate de leer y repetir cuantas veces puedas la idea  y la oración del día, y si logras   memorizarlas mucho mejor, hazla tuya, pues es la manera como buscaremos comunicarnos con Dios todos los días; luego guardamos silencio para escuchar Su amorosa respuesta, tal como nos lo dice Jesús a continuación:

“Y ahora aguardamos silenciosamente. Dios está aquí porque esperamos juntos. Estoy seguro de que Él te hablará y de que tú le oirás. Acepta mi confianza, pues es la tuya. Nuestras mentes están unidas. Esperamos con un solo propósito: oír la respuesta de nuestro Padre a nuestra llamada, dejar que nuestros pensamientos se aquieten y encontrar Su paz, para oírle hablar de lo que nosotros somos y para que Él Se revele a Su Hijo.” (L- 221.2:1-6)

No te olvides de realizar tus meditaciones cada mañana y cada noche, si puedes dedicarle media hora o más seria excelente, lo mismo que los recordatorios cada hora, y de responder a toda tentación con la idea del día, pero sobretodo que sea una práctica gratificante, pues ahora el tiempo pasa a un segundo plano. Cuando estamos con Dios el tiempo no existe pues estamos con el Señor de la eternidad. Los momentos que le dedicamos a Dios son instantes santos que nos dedicamos a nosotros mismos, a nuestro amor, nuestra paz y nuestra felicidad.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s