LECCIÓN 245

LECCIÓN 245

“Tu paz está conmigo, Padre. Estoy a salvo.”

ORACIÓN DEL DIA:

“Tu paz me rodea, Padre. Dondequiera que voy, Tu paz me acompaña y derrama su luz sobre todo aquel con quien me encuentro. Se la llevo al que se encuentra desolado, al que se siente solo y al que tiene miedo. Se la ofrezco a los que sufren, a los que se lamentan de una pérdida, así como a los que creen ser infelices y haber perdido toda esperanza. Envíamelos, Padre. Permíteme ser el portador de Tu paz. Pues quiero salvar a Tu Hijo, tal como dispone Tu Voluntad, para poder llegar a reconocer mi Ser.”

Esta hermosa oración sobre la paz está formulada desde el primer nivel del Curso de Milagros, el nivel más metafísico. La oración parte del presupuesto que la paz es una de las principales características del estado del Cielo, un estado de amor, armonía y plenitud, que excluye de forma absoluta el miedo, el conflicto, el ataque o cualquier pensamiento de peligro o temor. Esa es la paz de Dios, o como la define la Biblia:  “la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”* (Filipenses 4:7) Reina-Valera 1960

La paz de Dios no tiene nada que ver con la definición de paz de este mundo:

1.”Situación o estado en que no hay guerra ni luchas entre dos o más partes enfrentadas.” “tiempo de paz”
2. “Acuerdo para poner fin a una guerra.” firmar la paz”

Para el mundo la paz es ausencia de conflicto. Es el resultado de dos posibilidades:
1. un acuerdo entre enemigos, una tregua, una guerra fría, que puede desencadenar en nueva guerra,
2. La derrota militar de uno de los enemigos, la claudicación del derrotado. Eso no es paz, es una ausencia temporal del conflicto. La causa del conflicto no ha desaparecido, pues no hemos sanado en nuestras mentes la creencia en enemigos y ataques.
Contrariamente, la paz de Dios es el goce de un estado de total amor, armonía, felicidad, plenitud y perfección, entre otros atributos de Dios. Al ser creados a semejanza de Dios gozamos de Sus Mismos atributos, de ahí que la paz de Dios es también nuestra.  Y por eso podemos proclamar con absoluta confianza que “Tu paz está conmigo, Padre. Estoy a salvo.”

La paz de Dios se manifiesta igual que la presencia de Dios, “Tu paz me rodea, Padre. Dondequiera que voy, Tu paz me acompaña”

Y si recibo la paz  como una bendición de nuestro Padre, entonces procedemos aplicar el principio de dar y recibir: “y derrama su luz sobre todo aquel con quien me encuentro.” Y elijo extender el amor en forma de paz, y  “Se la llevo al que se encuentra desolado, al que se siente solo y al que tiene miedo.”
Al ser la paz un atributo del Amor, su naturaleza es extenderse, no es posible aprisionar o condicionar la paz, y se la ofrecemos generosamente a todos nuestros hermanos, pues el Amor es todo abarcante y no excluye a nadie.

“Se la ofrezco a los que sufren, a los que se lamentan de una pérdida, así como a los que creen ser infelices y haber perdido toda esperanza.”

Cuando recibo el Amor y la paz de Dios decido compartirla, como un servicio de amor a todo hermano que crea necesitarla, “Envíamelos, Padre. Permíteme ser el portador de Tu paz.” o como diría San Francisco de Asís, en su hermosa oración por la paz: “Señor hazme un instrumento de tu paz”

La salvación de mi hermano es mi salvación “Pues quiero salvar a Tu Hijo, tal como dispone Tu Voluntad, para poder llegar a reconocer mi Ser.”

Vivimos en un mundo de opuestos, conflictos, guerras, carencias y lucha por recursos que creemos escasos. La paz se nos convierte en un anhelo, así que  la buscamos, y Jesús nos dice que “Para tener paz, enseña paz para así aprender lo que es” (T-6.V-B) todos queremos la paz pero no sabemos cómo encontrarla, de ahí que debemos ofrecerla para poder saber lo que es, y eso lo logramos perdonando, dejando de ver a nuestros  hermanos como enemigos, renunciando a atacar o agredir, reconociendo la perfecta igualdad e inocencia de todos mis hermanos. Cuando todo miedo desaparece, lo único que queda es el amor, la paz de Dios.

Aprendo que es la paz enseñándola. “Y así caminamos en paz, transmitiendo al mundo entero el mensaje que hemos recibido.”

Cuando elegimos sólo escuchar al Espíritu Santo nos convertimos en mensajeros del amor y la paz de Dios.  “Y de esta manera oímos por fin la Voz que habla por Dios, la cual nos habla según nosotros predicamos la Palabra de Dios, Cuyo Amor reconocemos, puesto que compartimos con todos la Palabra que Él nos dio.”

PRACTICA:

Repasa el tema especial de esta sección, titulado “¿Qué es el mundo?” Trate de leer y repetir cuantas veces puedas la idea  y la oración del día, y si logras   memorizarlas mucho mejor, hazla tuya, pues es la manera como buscaremos comunicarnos con Dios todos los días; luego guardamos silencio para escuchar Su amorosa respuesta, tal como nos lo dice Jesús a continuación:

“Y ahora aguardamos silenciosamente. Dios está aquí porque esperamos juntos. Estoy seguro de que Él te hablará y de que tú le oirás. Acepta mi confianza, pues es la tuya. Nuestras mentes están unidas. Esperamos con un solo propósito: oír la respuesta de nuestro Padre a nuestra llamada, dejar que nuestros pensamientos se aquieten y encontrar Su paz, para oírle hablar de lo que nosotros somos y para que Él Se revele a Su Hijo.” (L- 221.2:1-6)

No te olvides de realizar tus meditaciones cada mañana y cada noche, si puedes dedicarle media hora o más seria excelente, lo mismo que los recordatorios cada hora, y de responder a toda tentación con la idea del día, pero sobretodo que sea una práctica gratificante, pues ahora el tiempo pasa a un segundo plano. Cuando estamos con Dios el tiempo no existe pues estamos con el Señor de la eternidad. Los momentos que le dedicamos a Dios son instantes santos que nos dedicamos a nosotros mismos, a nuestro amor, nuestra paz y nuestra felicidad.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez


https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s