Que es la salvación?

2. “¿Qué es la salvación?”

En términos generales la salvación consiste en ser liberado de algo indeseable, de algo que nos somete, esclaviza, o que nos pueda destruir.

El concepto de salvación existe en la mayoría de las grandes religiones, pero su interpretación es distinta en cada una de ellas.
Para el hinduismo es la liberación del ciclo del Samsara de reencarnaciones,  nacimientos y muertes, alcanzando la iluminación llamada Samadhi.
En el budismo es casi lo mismo, llamando la iluminación Nirvana, que es la cesación de todo sufrimiento. La diferencia básica con el hinduismo, son los métodos y prácticas para lograrlo.
En el judaísmo es la liberación política y social del pueblo de Israel a través del Mesías. Para el cristianismo Jesús era el Mesías, para el judaísmo no, todavía lo siguen esperando.
En el Islam la salvación excluye el concepto del pecado original, y nadie arrastra los pecados de otros, hay pecados o errores individuales que son perdonados por Dios si hay un sincero arrepentimiento. La salvación se logra en el Islam a través de la adoración de Dios.
En el cristianismo, cada una de sus grandes vertientes tiene su propia conceptualización sobre la salvación, ya sea el catolicismo, el protestantismo, o la iglesia cristiana ortodoxa. Pero coinciden que la salvación se da por la gracia divina, debido a la expiación de Jesús, quien nos libera de todos nuestros pecados debido a su sacrificio en la Cruz, y ello nos garantiza la vida eterna.

Un Curso de Milagros nos ofrece una interpretación no dualista de la salvación.

La salvación es la liberación de la creencia que estamos separados de Dios como resultado del pecado original, la culpa y los castigos atribuidos a nuestra expulsión del paraíso. Metafísicamente hablando nuestro espíritu, nuestro Ser, no necesitan ser salvado pues es perfecto, (T.11.IV.1:3-4) pero nuestras mentes que se creen separadas e impuras si. La salvación la logramos va través del perdón que deshace toda creencia en la separación y la culpa.

“La salvación es la promesa que Dios te hizo de que finalmente encontrarás el camino que conduce a Él.” la salvación es una promesa que Dios nos hizo para llevarnos de regreso al Cielo. Esta promesa se expresa a través de la guía del Espíritu Santo en nuestras mentes. Y Jesús nos garantiza que Dios “no puede dejar de cumplirla.”

Esta promesa de Dios nos “Garantiza que al tiempo le llegará su fin, al igual que a todos los pensamientos que se originaron en él.”

A todas las mentes que se creen separadas o divididas, se les concede La Palabra de Dios, “a fin de reemplazar, esos pensamientos de conflicto con el Pensamiento de la paz.”

Se nos dice que en el momento que se produjo la separación Dios dio su respuesta, a través del Espíritu Santo, y “El Pensamiento de la paz le fue dado al Hijo en el mismo instante en que su mente concibió el pensamiento de la guerra.” el pensamiento de guerra surge tras la separación y sus ideas de culpa, conflicto y carencia.
Nuestra mente dividida, tiene una parte que es gobernada por el ego y el miedo, y otra que conserva el recuerdo de amor y paz de Dios y que es gobernada por el Espíritu Santo. La salvación consiste en deshacer todos los inventos del ego.

Antes de la separación “no había necesidad de ese Pensamiento, pues la paz se había otorgado sin opuestos y simplemente era.” la paz es nuestra herencia eterna. Es una paz sin opuestos, por eso, es mucho más que ausencia de conflictos, es un estado de goce y plenitud de un Amor que se extiende infinitamente.

“Una mente dividida, no obstante, tiene necesidad de curación.” y esta curación la logramos a través del perdón.

El pensamiento de la salvación tiene el poder de subsanar la división, y “pasó a formar parte de cada fragmento de la mente que seguía siendo una, pero no reconocía su unidad.” el Pensamiento de Amor jamás se separó de nuestra mente, pues las ideas nunca abandonan su fuente, y Dios sigue siendo nuestra Fuente, así nos fragmentemos en millones y millones de partes, el recuerdo de Dios sigue latente en nuestra mente.

En nuestras mentes olvidamos quienes somos realmente, y por eso no logramos conocernos a nosotros mismos. “Al no conocerse a sí misma, pensó que había perdido su Identidad.”

“Tu Ser no necesita salvación, pero tu mente necesita aprender lo que es la salvación. No se te salva de nada, sino que se te salva para la gloria.”   (T.11.IV.1:3-4) “No se te salva de nada,” pues el ego no es nada, solo un pensamiento ilusorio.

“La salvación es un des-hacer en el sentido de que no hace nada, al no apoyar el mundo de sueños y de malicia.” esto es lo que hace el perdón, deshace lo que no es real, dejando que lo que es real y amoroso brille en nuestro corazón. El resultado del perdón es que “las ilusiones desaparecen.”

“Al no prestarles apoyo, deja que simplemente se conviertan en polvo.” esto es lo que hacemos cuando renunciamos a todo juicio y condena, no sostenemos los pensamientos de culpa ni los proyectamos. Al no apoyar la culpa, todos los pensamientos de juicio y ataque se desvanecen.

Al despejar los velos de oscuridad en nuestras mentes, “lo que ocultaban queda ahora revelado: un altar al santo Nombre de Dios donde Su Palabra está escrita, con las ofrendas de tu perdón depositadas ante él, y tras ellas, no mucho más allá, el recuerdo de Dios.” el recuerdo de Dios emerge en nuestras mentes cada vez que perdónanos ante el altar de Dios.

Jesús nos pide que no dejemos un solo día sin pasar con Dios en nuestra mentes en quietud y silencio, en nuestro Altar interior: “Acudamos diariamente a este santo lugar y pasemos un rato juntos.”

Cada vez que perdónanos estamos poniendo fin al sueño de la separación: “Ahí compartimos nuestro sueño final.” y pasamos a otro estado de consciencia que el Curso denomina “el mundo real” que sigue siendo un sueño, pero ya no de sufrimientos y conflictos, sino más bien un sueño feliz: “Es éste un sueño en el que no hay pesares, pues contiene un atisbo de toda la gloria que Dios nos ha dado.”

Jesús describe este sueño feliz, como un renacimiento, como una primavera en nuestras vidas:  “En él se ve brotar la hierba, los árboles florecer y los pájaros hacer sus nidos en su ramaje. La tierra nace de nuevo desde una nueva perspectiva.”

La salvación se ha consumado, “La noche ya pasó, y ahora nos hemos unido en la luz.”

Y así como fuimos salvados, ayudaremos a salvar a nuestros hermanos: “Desde ahí le extendemos la salvación al mundo, pues ahí fue donde la recibimos.” pues es dando como recibimos.

Cuando hacemos todo nuestro trabajo de perdón, renunciamos a los juicios y ataques, pasamos del mundo ilusorio al mundo real, estamos despertando del sueño de separación, entonces se ha producido nuestra salvación, en ese momento: “El himno que llenos de júbilo entonamos le proclama al mundo que la libertad ha retornado, que al tiempo casi le ha llegado su fin y que el Hijo de Dios tan sólo tiene que esperar un instante antes de que su Padre sea recordado, los sueños hayan terminado, la eternidad haya disuelto al mundo con su luz y el Cielo sea lo único que exista.” estamos ante las puertas del Cielo y solo aguardamos que nuestro Padre de el último paso y nos recoja en sus Amorosos Brazos.

Bendiciones

Oscar Gómez Díez


https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s