III. La separación en contraposición a la unión

III. La separación en contraposición a la unión

El Canto de la oración, capítulo 3. La curación.

En este epígrafe vamos a examinar más a profundidad las diferencias entre la verdadera y la falsa curación.

LA FALSA CURACIÓN:

“La falsa curación sana al cuerpo en parte, pero no completamente.” la falsa curación es limitada, es parcial, y esta es una diferencia sustancial con la que ofrece la verdadera curación que es total. Recordemos que la curación que nos habla Un Curso de Milagros es la de la mente, pues es la única que está enferma, y es la única que requiere curación, el cuerpo es sólo un efecto de la mente, y como tal, se enferma o se sana, según la condición en que se encuentre la mente.

Y esto es así debido a que “la falsa curación no elimina la maldición del pecado que yace sobre el cuerpo.” recordemos que cuando el Curso se refiere al pecado hace referencia a todos los pensamientos que se derivan de la culpa. Las creencias en el pecado, la culpa y el miedo son los pensamientos subyacentes en toda enfermedad.  Al no poder sanar las causas, la falsa curación “todavía engaña.”

EL SANADOR NO SANADO:

La falsa curación tiene otra característica: “No es realizada por uno que comprende que el otro es exactamente igual que él, que es lo que hace posible la verdadera curación.” es lo que el Curso denomina un sanador no sanado.

La falsa curación es realizada por alguien que se considera poseedor de un poder que lo eleva por encima de los demás: “hay un poder que uno de ellos posee, que no ha sido otorgado a ambos por igual.”  la relación paciente terapeuta se convierte en una relación de poder, es una relación entre desiguales, esa es la condición de las relaciones especiales del ego. Y “Con esto se corrobora la separación.” que es una característica de este mundo.

“Y con esto se pierde el significado de la verdadera curación, y surgen ídolos para opacar la unidad que es el Hijo de Dios.” en este mundo el concepto ídolo se  utiliza para  representar una divinidad a la cual se le rinde culto, o, para referirse a un individuo que es admirado o querido, como un artista o un deportista. En el tema que nos ocupa, que es la curación, podemos llegar a idolatrar médicos, terapeutas, sanadores o chamanes de todo tipo. Sería la relación de alguien, que supuestamente tiene un don o poder particular para curar, frente a alguien que se encuentra enfermo o vulnerable.

Contrariamente, la verdadera curación presupone la perfecta igualdad de los Hijos  de Dios. El verdadero sanador no ve la enfermedad o el sufrimiento de su hermano, pues  sería darle realidad a lo ilusorio, el verdadero sanador sabe que el sufrimiento y la enfermedad no son reales.
Por eso, sólo ve la luz y el amor que lo une con su hermano, y perdona todo aquello no amoroso que su hermano le refleja, en este proceso terapeuta y paciente se sanan juntos, pues se reconoce la perfecta igualdad de los Hijos de Dios, y no se reconoce ninguna diferencia o separación entre ellos.

CURAR-PARA-SEPARAR:

En el capítulo anterior del Canto de la oración se acuñó el término “perdón para destruir” para referirse al falso perdón. Aquí se hace algo parecido respecto a la curación, introduciendo el concepto “Curar-para-separar”

“Curar-para-separar puede parecer una idea extraña.  Sin embargo, lo mismo se puede decir de toda forma de curación basada en cualquier tipo de desigualdad.” el concepto “Curar-para-separar” sería un concepto extraño en el léxico médico o terapéutico de  este mundo, pues su connotación es metafísica, con la que se quiere significar curaciones basadas en relaciones de poder, que establecen una desigualdad entre los Hijos de Dios, por lo que es una curación parcial o limitada en el mejor de los casos.

Este tipo de “Curar-para-separar”, “pueden sanar el cuerpo y, de hecho, generalmente se limitan a eso.” se basan en un conocimiento especializado médico, terapéutico o chamanico,  “Alguien sabe más, se ha adiestrado mejor o es quizá más talentoso y sabio.” ese especialista  que “sabe” más que los demás  “puede curar a alguien que se encuentra por debajo de él y bajo su amparo.” este sanador actúa sobre los efectos no sobre las causas de la enfermedad, y en este caso “El cuerpo se puede sanar de esta manera porque, en sueños, la igualdad no es permanente.” la desigualdad es inherente a este mundo, distintos cuerpos, distintas enfermedades y distintos síntomas, los cambios y transformaciones son la constante de este mundo que no goza de la inmutabilidad del estado del Cielo. “El sueño se compone de modificaciones y cambios.” esa es su naturaleza, lo mutable y lo variable es la condición de este mundo.

De tal manera que “Curarse parece consistir en encontrar a alguien más sabio, quien, mediante sus artificios y conocimientos, lo consiga.”

En este mundo solemos decir, cuando alguien está enfermo que requiere una atención especializada, sobre el supuesto que, “Alguien sabe más: ésta es la frase mágica por medio de la cual el cuerpo parece ser el objeto de la curación tal como el mundo la concibe.”

Y es ante estos sanadores que ponemos  en sus manos nuestras vidas. “Y a este alguien más sabio el otro se dirige para beneficiarse de su conocimiento y habilidad; para encontrar en él remedio para su dolor.”

Jesús se pregunta, “¿Cómo puede ser eso?”
Cómo puede ser posible una relación desigual, entre quienes son intrínsecamente iguales como Hijos de Dios.?

La percepción invierte la realidad, el perdón restablece la verdad, por eso “La verdadera curación no puede proceder de una asumida desigualdad, que posteriormente se acepta como la verdad,”

Jesús vuelve y pregunta si hay opciones de sanación a la de curar para separar: “¿Existe, entonces, un papel que uno pueda desempeñar en la curación para ofrecer ayuda a otro?”
Y se responde:
“Desde la arrogancia la respuesta tiene que ser “no”.” desde el ego la respuesta es no, pero desde el amor y el perdón si: “Pero desde la humildad ciertamente hay un lugar para los que quieren ayudar.” desde quien acepta la guía del Espíritu Santo la respuesta es si. Y nos hace una similitud como la que se hace con la oración:  “Es como el papel del que ayuda en la oración, que deja que el perdón sea aquello para lo que se concibió.”

CARACTERÍSTICAS DEL VERDADERO SANADOR:

“No te consideras el portador del don especial que da lugar a la curación.” toda verdadera curación se hace a través del Espíritu Santo, el sanador sólo hace de instrumento o canal de Quien en verdad nos puede curar.  “Lo único que haces es reconocer tu unidad con el que está pidiendo ayuda.”

UNIDAD Y SANACIÓN:

“Pues en esta unidad desaparece su sentido de separación que es lo que lo enfermó.” La enfermedad es separación, la curación es el reconocimiento de la unicidad con Dios y todos mis hermanos.

“No tiene sentido administrar remedio alguno excepto allí donde radica la fuente de la enfermedad, pues de otra manera ésta nunca podría curarse verdaderamente.”  la fuente de la enfermedad es la creencia en la separación, y las emociones que se desprenden de la proyección de la culpa, como el miedo, la ira y el ataque, entre otras.

SANADOR SANADO:

El verdadero sanador sólo tiene una Fuente para sanar: Dios y Su Amor.                      “Sanadores los hay, pues son Hijos de Dios que reconocen su Fuente y comprenden que todo lo que su Fuente crea es uno con ellos.”

Sólo el Amor y nada más que el Amor puede sanar, “Ése es el remedio que brinda alivio infalible.  Ése es el remedio que seguirá bendiciendo por toda la eternidad.”

Una mente totalmente curada ya no ve ningún peligro o temor, ya no duda, solo ve amor y su completa unicidad con Dios y todos sus hermanos, por eso “No cura sólo en parte, sino completamente y para siempre.”

La verdadera curación sana la causa de toda enfermedad, y esta se encuentra en la mente y sólo en la mente. “Ahora la causa de toda dolencia se ha puesto al descubierto exactamente como es. Y en ese lugar se halla ahora escrita la santa Palabra de Dios.”

LA VERDADERA CURACIÓN:

La verdadera curación tiene unas características que Jesús nos describe a continuación: “La enfermedad y la separación deben curarse mediante el amor y la unión.” No existe otra forma de curación a las que Dios dispone, y “Nada más puede curar tal como Dios estableció lo que es la curación.”

La siguiente afirmación no da a lugar dudas que sólo es posible curar a través de Dios y Su amor, “Sin Él no hay curación, pues sin Él no hay amor.”

Nuestro papel se reduce en escuchar y hacer lo que la Voz que habla por Dios nos pide que hagamos “Sólo la Voz de Dios puede decirte cómo curar.” Solo el Espíritu Santo nos puede decir como curar nuestra mente.

“Escucha, y nunca dejarás de ofrecer Su amoroso remedio a quienes Él te envía, de permitir que Él los sane ni de bendecir a todos aquellos que colaboran con Él en nombre de la curación.” un verdadero sanador sólo escucha lo que le diga el Espíritu Santo y ayuda a todo hermano que Él le envía para ser curado a través del perdón y el amor.

Si se logra sanar la mente,  “El cuerpo sanará porque la causa de su enfermedad ha desaparecido.” recordemos que la causa está en la mente y el cuerpo es sólo un efecto. Al sanar la causa el efecto puede curarse. “Y ahora, al no tener causa alguna, no puede volver a presentarse en otra forma.”

LA CURACIÓN DEL MIEDO:

Una mente sanada ya no le teme a la muerte pues no utiliza más el cuerpo como un instrumento de ataque y separación, y por el contrario, utiliza el cuerpo como un instrumento para extender amor y perdón. “Tampoco se le temerá a la muerte porque se ha comprendido lo que es.”

Lo que más nos enferma es el miedo en todas sus manifestaciones, el miedo a la enfermedad, el miedo a no tener dinero, el miedo al ataque, el miedo a la soledad, el miedo al rechazo, el miedo a la muerte, etc. Pero  “Aquel que verdaderamente se ha curado no tiene miedo, pues el amor ha entrado allí donde antes estaban los ídolos y el miedo ha cedido finalmente ante Dios.” No hay mejor terapia que el amor, no hay mejor sanador que el que sólo extiende amor, no hay mejor remedio que el amor y no hay mejor lugar para curarse que tener a Dios en nuestro corazón.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez


https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s