LECCIÓN 227


LECCIÓN 227

“Éste es el instante santo de mi liberación.”

Nuestra liberación sólo la logramos en el instante santo, en el momento presente, en el ahora. Solo sanando el pasado y poniendo el futuro en manos de Dios, nos liberaremos del tiempo, sabremos que la mortalidad es ilusoria y que nuestra condición es tan inmortal como el Amor que somos. Libres de toda culpa la eternidad nos da la bienvenida, ya no somos prisioneros del tiempo ni del mundo, hemos regresado a casa.

ORACIÓN DEL DIA:

“Padre, hoy es el día en que me libero porque mi voluntad es la Tuya. Pensé hacer otra voluntad. Sin embargo, nada de lo que pensé aparte de Ti existe. Y soy libre porque estaba equivocado y las ilusiones que abrigaba no afectaron en modo alguno mi realidad. Ahora renuncio a ellas y las pongo a los pies de la verdad, a fin de que sean para siempre borradas de mi mente. Éste es el instante santo de mi liberación. Padre, sé que mi voluntades una con la Tuya.”

Solo uniendo nuestra voluntad a la de Dios, sólo reconociendo que no hay más Voluntad que la de Dios, podremos liberarnos de este mundo, renunciando a todas la ilusiones, perdonando todos nuestros errores. “Y de esta manera, nos encontramos felizmente de vuelta en el Cielo, del cual realmente jamás nos ausentamos.” la liberación es un momento feliz, donde nos reiremos de todas las ilusiones que parecían separarnos de nuestro Padre. Al Cielo ingresamos riéndonos con un gozo infinito, en un estado de dicha y de una risa que no podemos contener, en ese momento no hay pasado, no hay futuro, solo un eterno presente, una danza de amor y felicidad.

“En este día el Hijo de Dios abandona sus sueños.” la liberación no es un tema de tiempo, no la encontraremos en el futuro, solo en este día, en el  presente, en el ahora que es nuestra ventana a la eternidad.

“En este día el Hijo de Dios regresa de nuevo a su hogar, liberado del pecado y revestido de santidad, habiéndosele restituido finalmente su mente recta.” el perdón nos libera de la creencia en el pecado, sana nuestra mente, restituye nuestra identidad real, y nos abre la puertas del Cielo, nuestro verdadero hogar.

PRACTICA:

Trate de leer y repetir cuantas veces puedas la idea  y la oración del día, y si logras   memorizarlas mejor, hazla tuya, pues es la manera como buscaremos comunicarnos con Dios todos los días; luego guardamos silencio para escuchar Su amorosa respuesta, tal como nos lo dice Jesús a continuación:

“Y ahora aguardamos silenciosamente. Dios está aquí porque esperamos juntos. Estoy seguro de que Él te hablará y de que tú le oirás. Acepta mi confianza, pues es la tuya. Nuestras mentes están unidas. Esperamos con un solo propósito: oír la respuesta de nuestro Padre a nuestra llamada, dejar que nuestros pensamientos se aquieten y encontrar Su paz, para oírle hablar de lo que nosotros somos y para que Él Se revele a Su Hijo.” (L- 221.2:1-6)

No te olvides de realizar tus meditaciones cada mañana y cada noche, si puedes dedicarle media hora o más seria excelente, lo mismo que los recordatorios cada hora, y de responder a toda tentación con la idea del día, pero sobretodo que sea una práctica gratificante, pues ahora el tiempo pasa a un segundo plano. Cuando estamos con Dios el tiempo no existe pues estamos con el Señor de la eternidad. Los momentos que le dedicamos a Dios son instantes santos que nos dedicamos a nosotros mismos, a nuestro amor, nuestra paz y nuestra felicidad.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez


https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s