LECCIÓN 208

LECCIÓN 208

“No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.”

  1. (188) “La paz de Dios refulge en mí ahora.”
  2. Tanto la idea central del repaso “No soy un cuerpo…” como la idea del día “La paz de Dios refulge en mí ahora.” se conjugan para formar un solo pensamiento.

Si soy tal como Dios me creó, una mente libre e ilimitada y eternamente amorosa, por lo tanto, no soy un cuerpo limitado por el tiempo, el sufrimiento, la enfermedad y la muerte, entonces nos queda la pregunta ¿como logro experimentarme tal como Dios me creó? La respuesta está en el párrafo de la lección de hoy:
“Permaneceré muy quedo y dejaré que la tierra se aquiete junto conmigo. Y en esa quietud hallaremos la paz de Dios. Está dentro de mi corazón, el cual da testimonio de Dios Mismo.” ( L-208)

Lo primero que debemos hacer es aquietar el cuerpo, eso lo logramos si nos sentamos en una posición cómoda, respiramos lenta y profundamente haciendo consciencia de la respiración, y de esa manera vamos aquietando la mente egoica, ese torbellino de pensamientos relacionados con el cuerpo y su bienestar, preocupaciones acerca del dolor, el sufrimiento, la enfermedad, la muerte, o, pensamientos de ira, ataque y resentimientos contra otros y contra nosotros mismos.
Cuando logramos aquietar la mente, entonces en la quietud del ahora, del momento presente, del instante santo “La paz de Dios refulge en mí ahora.” pues tanto la tierra (el mundo) como mi yo individual se han aquietado, con lo que le damos paso a nuestro Ser, “en esa quietud hallaremos la paz de Dios.” esa quietud es un estado de ausencia de conflictos, preocupaciones o sufrimientos de cualquier índole, en lugar de eso, reconocemos que la paz, “Está dentro de mi corazón, el cual da testimonio de Dios Mismo.” ( L-208) pues Dios y la paz son lo mismo, como lo son Dios y el Amor y la Felicidad, en ese instante reconozco que Dios y mi Ser son una sola identidad de Luz que irradia desde mi corazón e ilumina con su extraordinario destello sobre todas las mentes que Dios creó una conmigo.

PRÁCTICA DIARIA:

“No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.”

  1. (188) “La paz de Dios refulge en mí ahora.”

“No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.”

Con estas ideas nos levantaremos por la mañana, pasaremos todo el día y nos acostaremos pensando en ellas y nos levantaremos nuevamente.
Con estas ideas meditaremos en la mañana y en la noche, mínimo 15 minutos, y haremos una pausa cada hora para recordarlas en quietud y silencio y hacerlas nuestras, para igualmente repetirlas entre horas lo más que podamos.

RESPUESTA A LA TENTACION:

A lo largo del día, “Cuando la tentación te asedie, apresúrate a proclamar que ya no eres su presa, diciendo:”

“No quiero este pensamiento. El que quiero es __ .”
(L– r VI. 6:1-2)
En el caso de hoy el pensamiento que quiero es:

(188) “La paz de Dios refulge en mí ahora.”

“Y entonces repite la idea del día y deja que ocupe el lugar de lo que habías pensado.” (L-r VI.6:4)

No olvides dejar pasar ni un solo pensamiento vano en tu mente sin confrontarlo, sin perdonarlo, ya sea de ira, ataque, carencia, tristeza, culpa, miedo o cualquier otro pensamiento no amoroso que niegue tu realidad inmortal. La salvación depende que no dejes ni una sola mancha de oscuridad en tu mente, para que la luz de tu Amor ilumine al mundo y a todas las mentes que Dios creó una contigo.

Bendiciones

Oscar Gómez Díez
💝🙏💝

https://oscargomezdiez.com/

Una respuesta a “LECCIÓN 208

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s