LECCIÓN 201

LECCIÓN 201

“SEXTO REPASO”
“Introducción”

Iniciamos el sexto y último repaso del libro de ejercicios. En Un Curso de Milagros los repasos no son un descanso entre lecciones, sino una manera de profundizar en nuestro aprendizaje, en aprehender el contenido más allá de la forma.

Este repaso es la antesala de la segunda parte  del libro de ejercicios que inicia en la lección 221. Este repaso nos prepara para esta nueva etapa, donde vamos abandonando las estructuras en nuestro aprendizaje, pues se supone que ya hemos logrado una importante disciplina mental. Si bien se nos dice que hagamos las prácticas largas de la mañana y la noche mínimo de 15 minutos, (lo ideal serían 30 minutos) y practicas cortas y frecuentes cada hora, y repetirlas entre horas, lo que significa una mayor intensidad, con el propósito de recordar a Dios todo el día, el énfasis está en la experiencia  más que en la teoría, en el sentir más que en el analizar o reflexionar.

Si en el primer repaso (las primeras 50 lecciones) repasamos 5 lecciones por día, del segundo al quinto repaso practicamos 2 lecciones por día, en este sexto repaso practicaremos una sola lección por día, durante los próximos 20 días, envolviendo la idea del día con un pensamiento central a lo largo de los 20 días de repaso, este pensamiento central es:

“No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.”

Jesús le da mucha importancia a este pensamiento. Pues si nos queremos liberar del ego necesitamos des-identificarnos con el cuerpo, que ha sido el vehículo del ego para  hacer real la separación, y utilizarlo como un arma de ataque, y en lugar de ello, recordar que nuestra  única realidad es que  somos una mente libre e ilimitada, y eternamente amorosa. Si asumimos la primacía de la mente amorosa sobre la mente falsa, el cuerpo que  por si es neutro, puede cumplir otra función, ponerse a las ordenes del Espíritu Santo como un vehículo de comunicación para perdonar y extender amor.

SENTIDO HOLOGRAFICO DE LAS PRÁCTICAS:

Las imágenes holográficas nos han demostrado que en las  partes está contenido el todo. “Cada una de estas ideas por sí sola podría salvarte si verdaderamente la aprendieses.”
Un solo pensamiento del día, que vamos a practicar durante este repaso, sería suficiente para liberarnos del infierno de este mundo si decidimos aceptarla plenamente, si la hacemos nuestra y la practicamos de todo corazón.

“Cada uno de ellos encierra dentro de sí el programa de estudios en su totalidad si se entiende, se practica, se acepta y se aplica a todo cuanto parece acontecer a lo largo del día. Uno solo basta. Mas no se debe excluir nada de ese pensamiento.”

NO EXCLUIR NADA PARA UNIFICARLO TODO:

El propósito del Curso es unificar nuestra mente y nuestros pensamientos en uno solo: el Amor, pues esa es nuestra única realidad, por eso regresaremos a la unicidad con Dios y con toda Su Creación.
“Necesitamos, por lo tanto, usarlos todos y dejar que se vuelvan uno solo, ya que cada uno de ellos contribuye a la suma total de lo que queremos aprender.”

El tema para el presente repaso es el siguiente:           
“No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.”

“El día comienza y concluye con esto.”

Y lo repetiremos a lo largo del día, pues “tenemos una función que transciende el mundo que vemos.”

Además de repetir el pensamiento del día con la mayor intensidad posible, “no se requiere ningún otro tipo de ejercicio, excepto un profundo abandono de todo aquello que abarrota la mente y la hace sorda a la razón, a la cordura y a la simple verdad.” se requiere que decidamos realizar un profundo abandono de las ideas de separación y culpa del ego, que abarrota nuestra mente y oculta nuestra verdad. Debemos elegir abandonar todo pensamiento falso de nuestra mente.

PRIORIZAR EL CONTENIDO MÁS QUE LA FORMA:

Lo que nos proponernos en este repaso es “ir más allá de todas las palabras y de las diferentes maneras de practicar.” recordemos que las palabras son símbolos para representar pensamientos, nuestro propósito hoy es ir más allá de todo símbolo y centrarnos en el contenido amoroso del significado tras cada palabra, pues tratamos de cruzar la senda mas corta “que nos conduce a la serenidad y a la paz de Dios.” y la senda más corta es la quietud y el silencio: “Sencillamente cerramos los ojos y nos olvidamos de todo lo que jamás habíamos creído saber y entender.”

En  la quietud de nuestro silencio interior, nuestra mente verdadera  observa el error y lo descarta, “así es como nos liberamos de todo lo que ni sabíamos ni pudimos entender.”

PRACTICA CONSTANTE DEL PERDÓN:

A partir de hoy hasta culminar el libro de ejercicios habrá menos estructura en la prácticas diarias, y menos teoría en los ejercicios, pues cuando hayamos perdonado todas nuestras culpas no necesitaremos ninguna estructura para llegar a  Dios, incluso se puede convertir en un obstáculo, pues habremos hecho de las formas un ritual, y  podremos confundir a Dios con un símbolo, cuando Él es el  Significado que no tiene forma, la naturaleza de Dios  es la Amorfia del Amor, la paz y la dicha que lo contiene todo sin ninguna forma, pues Dios en sí mismo lo contiene todo.

Pero este paulatino abandono de las estructuras en nuestras prácticas tiene una excepción: “No dejes pasar un solo pensamiento trivial sin confrontarlo.” No dejes pasar un solo pensamiento falso sin confrontarlo, sin perdonarlo.

“Si adviertes alguno, niega su dominio sobre ti y apresúrate a asegurarle a tu mente que no es eso lo que quiere.”

“Luego descarta tranquilamente el pensamiento que negaste y de inmediato y sin titubear sustitúyelo por la idea con la que estés practicando ese día.”
En el caso de la idea de hoy  es:
(181) “Confío en mis hermanos, que son uno conmigo.”

ENTREGARNOS AL ESPÍRITU SANTO:

Jesús nos pide que durante este repaso y de manera permanente mientras estemos en este mundo nos entreguemos  completamente bajo la orientación y la amorosa guía del Espíritu Santo, y le dedicamos ” estos momentos de quietud al Maestro que nos enseña en silencio, nos habla de paz e imparte a nuestros pensamientos todo el significado que jamás puedan tener.”

Jesús nos reitera que nos pone en las manos del Espíritu Santo  “Te pongo en Sus manos, y dejo que Él te enseñe qué hacer, qué decir y qué pensar cada vez que recurres a Él.”

“Él estará a tu disposición siempre que acudas a Él en busca de ayuda.”

Permitamos que el Espíritu Santo “nos enseñe cómo proceder y confiando plenamente en Él para que nos indique la forma en que cada sesión de práctica puede convertirse en un amoroso regalo de libertad para el mundo.”

“LECCIÓN 201”

“No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.”

1. (181) “Confío en mis hermanos, que son uno conmigo.”

“No soy un cuerpo. Soy libre. Pues aún soy tal como Dios me creó.”

Con estas  ideas nos levantaremos, pasaremos todo el día y nos acostaremos pensando en ellas y nos levantaremos nuevamente.
Con estas ideas meditaremos en la mañana y en la noche, mínimo 15 minutos, y haremos una pausa cada hora para recordarlas en quietud y silencio y hacerlas nuestras, para igualmente   repetirlas entre horas lo más que podamos.

RESPUESTA A LA TENTACION:

A lo largo del día, “Cuando la tentación te asedie, apresúrate a proclamar que ya no eres su presa, diciendo:”

“No quiero este pensamiento. El que quiero es ________ .”

En el caso de  hoy  es:
(181) “Confío en mis hermanos, que son uno conmigo.”

“Y entonces repite la idea del día y deja que ocupe el lugar de lo que habías pensado.”

Bendiciones

Oscar Gómez Díez


https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s