LECCIÓN 199

LECCIÓN 199

“No soy un cuerpo. Soy libre.”

Si no soy un cuerpo, entonces que soy? Soy una mente. Y la naturaleza de la mente es ser libre e ilimitada. No hay cuerpo que pueda contener a la mente.

Pero en estos momentos no nos sentimos así. Nos sentimos que somos un cuerpo y creemos que nuestra mente está aprisionada por el cuerpo, o, inclusive que la mente hace parte del cuerpo, que es el cerebro el que piensa. Que somos producto de la materia que se creó a sí misma. Hemos invertido la realidad: La materia, la forma, que es limitada y finita. que está sujeta a las leyes del tiempo, que se degrada y muere, crea a lo que no tiene forma, que es ilimitada y eterna.

De ahí que Jesús nos dice: “No podrás ser libre mientras te percibas a ti mismo como un cuerpo.”
“El cuerpo es un límite.” identificarte con el cuerpo es un intento por limitar a la mente, pero es sólo eso, un intento. Por la noche cuando nos acostamos a dormir y soñamos, donde no somos conscientes del cuerpo, nos experimentamos aparte del cuerpo. Cuando el cuerpo se aquieta, podemos sentir como la mente se despliega mucho más allá de los límites del cuerpo, de ahí la importancia de los momentos de quietud y silencio que se nos pide en nuestras prácticas diarias, es en esas meditaciones donde experimentamos los instantes santos, en que conectamos con nuestra realidad inmortal y nos reconocemos como seres de luz, ilimitados, eternos y amorosos. En el instante santo nos reconocemos que como mente y actuamos como mente, y somos totalmente libres.

“La mente que está al servicio del Espíritu Santo es ilimitada para siempre y desde cualquier punto de vista, transciende las leyes del tiempo y del espacio; está libre de ideas preconcebidas y dispone de la fortaleza y del poder necesarios para hacer cualquier cosa que se le pida.” una mente así vive en paz consigo misma, se ha liberado del miedo, pues sabe que es invulnerable, y por lo tanto, no tiene pensamientos de ataque, pues no juzga, sólo contempla con amor cualquier ilusión que se haya inventado y se perdona con la sonrisa de su propia inocencia.

“La mente puede ser liberada cuando deja de verse a sí misma como que está dentro de un cuerpo, firmemente atada a él y amparada por su presencia.” nuestra libertad comienza cuando dejemos de identificarnos con el cuerpo, por eso la idea del día: “No soy un cuerpo. Soy libre.”

Es el ego el que se identifica con el cuerpo, pues lo fabricó con el propósito de hacer real la separación, con el propósito de ocultarse de Dios y de su supuesto castigo al creer que había desafiado a la Creación.
“El ego tiene en gran estima al cuerpo porque mora en él, y no puede sino vivir unido al hogar que ha construido.” el cuerpo le ayuda al ego a ocultarse del hecho que él mismo es  una ilusión.

“El Espíritu Santo es el hogar de las mentes que buscan la libertad.”  si reconocemos nuestro verdadero Hogar, habremos dado un paso gigantesco en nuestra liberación. Pues el cuerpo que se fabricó como un instrumento ilusorio para atacar con el propósito de liberarse de la culpa, se le puede dar otro uso: ser un instrumento de comunicación al servicio del Espíritu Santo para extender amor en vez de proyectar culpa, para perdonar en vez de atacar.

De esta manera el cuerpo “se convierte en un vehículo de ayuda para que el perdón se extienda hasta la meta todo abarcadora que debe alcanzar, de acuerdo con el plan de Dios.”

PRÁCTICA LARGA:

Para el ejercicio de hoy recordaremos siempre que “Tú eres el Hijo de Dios. Vives en la inmortalidad para siempre. ¿No te gustaría retornar tu mente a esto?” para ello practicaremos debidamente el pensamiento que el Espíritu Santo nos regala hoy.

Aquiétate durante 5 minutos como mínimo, o hasta 15 o 30 minutos, de acuerdo a tu disposición, en dos ocasiones  en el transcurso del día, preferiblemente una en la mañana y la  otra en la noche. Respira lenta y profundamente y mientras te vas relajando con la respiración, ve introduciendo  en tu consciencia la idea de hoy:

“No soy un cuerpo. Soy libre. Oigo la Voz que Dios me ha dado, y es sólo esa Voz la que mi mente obedece.”

Y en la medida que profundizas en tu meditación,  pídele al Espíritu Santo que te ayude a experimentar tu realidad inmortal, una mente libre e ilimitada, llena de un gozo infinito de paz y amor, y déjate llevar, estás en manos seguras, cuya luz iluminará el camino de tu regreso a casa, al corazón de Dios.

PRÁCTICAS CORTAS Y FRECUENTES:

Recuerda sentarte y  aquietarte durante 2 minutos cada hora, y recordar quien en verdad eres, una mente libre y dichosa de sí misma, diciéndote en silencio:

“No soy un cuerpo. Soy libre. Oigo la Voz que Dios me ha dado, y es sólo esa Voz la que mi mente obedece.”

RESPUESTA A LA TENTACION:

Si a lo largo del día, sientes algún dolor, miedo o pensamiento de ataque, recuerda tu verdadera naturaleza, de ser inmortal e invulnerable y libre de todo dolor diciéndote:

“No soy un cuerpo. Soy libre.”

Y en cualquier momento de duda y flaqueza recuerda esto:
“…la Voluntad de Dios no tiene límites, y todo poder y gloria residen en ella. Su fuerza, su paz y su amor son ilimitados. No tiene límites porque su extensión es ilimitada, y abarca todas las cosas porque las creó, y al crearlas, las hizo parte de sí misma. Tú eres la Voluntad de Dios porque así es como fuiste creado. Debido a que tu Creador crea únicamente a Semejanza Propia, eres como Él. Eres parte de Aquel que es todo poder y gloria, y, por lo tanto, eres tan ilimitado como Él.” (T-8.II.7)

Declara tu inocencia y serás libre, proclama tu libertad hoy, no hay otro momento y no hay otro lugar, el momento es ahora y la decisión es ahora, pues no existe otro momento y otro lugar para ser lo que eres, lo que has sido siempre y serás por siempre. El momento es hoy, el Amor espera tu decisión de liberarte del tiempo y adentrarte a la eternidad.

Bendiciones

Oscar Gómez Díez


https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s