LECCIÓN 192

LECCIÓN 192

“Tengo una función que Dios quiere que desempeñe.”

Esta lección nos va hablar de la única función que tenemos en la tierra si queremos regresar al Cielo, si queremos sanar nuestras mentes, y percibir no con los ojos del juicio, sino con los ojos del amor, esa única función es el perdón.

Jesús empieza describiéndonos nuestra función en el Cielo, en un corto y hermoso párrafo:

“La santa Voluntad de tu Padre es que tú lo completes, y que tu Ser sea Su Hijo sagrado, por siempre puro como Él, creado del Amor y en él, preservado, extendiendo amor y creando en su Nombre, por siempre uno con Dios y con tu Ser.”

Las enseñanzas del Curso se nos presenta en forma de contrastes. Por eso nos pregunta que sentido puede tener en la tierra nuestra función en el Cielo.
“¿qué sentido puede tener tal función en un mundo de envidia, odio y ataque?” Si el mundo que percibimos es de carencias, conflictos, miedos y ataques, si lo que creemos ver es un mundo gobernado por el ego, el juicio y la culpa, como podremos cumplir la función que Dios nos dio en el Cielo? “Lo que la creación es no puede ni siquiera concebirse en el mundo. No tiene sentido aquí.”

Para cumplir con nuestra función original, primero debemos sanar nuestras mentes de la creencia en la separación, la culpa y el miedo, y de todos los juicios que ocultan el amor que somos. Ese es el propósito del perdón, esa es nuestra única función en un mundo que ha negado el amor.

Sin el perdón el Cielo se nos haría incomprensible: “Pues, ¿quién podría entender un lenguaje que está mucho más allá de lo que buenamente puede entender?”

En el Cielo donde todo es amor, paz, armonía y perfección el perdón no existe, no es necesario. “Pues, qué necesidad tiene el Cielo de perdón? En la tierra, no obstante, tienes necesidad de los medios que te ayudan a abandonar las ilusiones.”

El perdón es el instrumento que nos trae el Espíritu Santo para ayudarnos a despertar del sueño de separación. Cuando hayamos perdonado todas nuestras culpas, y regresado al Cielo, el perdón desaparecerá junto con el mundo ilusorio que dejaremos atrás.

EL PERDÓN, UNA EXPRESIÓN DE AMOR:

Por ahora, mientras estemos en la tierra, el perdón “es el medio por el que se puede erradicar lo que no es verdad.”

El perdón sustituye con suavidad amorosa lo que no es verdad, para ello debemos traer las ilusiones ante la luz de nuestra comprensión para borrarlas, y como si de una pizarra se tratara, reemplazar los símbolos de odio y culpa por expresiones de amor y paz. Con la ayuda del Espíritu Santo el perdón opera como un sustituto, como un reemplazo de la ilusión por la verdad, del miedo por el amor, del conflicto por la paz. No se trata que luchemos o peleemos contra el ego y sus ilusiones, pues lo reforzaríamos en el conflicto, solo lo observamos dulcemente y le sonreímos al comprender que no es verdad. De ahí la dulzura del perdón:

“El perdón contempla dulcemente todas las cosas que son desconocidas en el Cielo, las ve desaparecer, y deja al mundo como una pizarra limpia y sin marcas en la que la Palabra de Dios puede ahora reemplazar a los absurdos símbolos que antes estaban escritos allí.”

Jesús no se cansa de explicarnos los beneficios de perdonar: “El perdón es el medio por el que se supera el miedo a la muerte, pues ésta deja de ejercer su poderosa atracción y la culpabilidad desaparece.”

LA LIBERACIÓN DE LA MENTE:

El perdón libera a nuestra mente de creerse prisionera de un cuerpo. “El perdón permite que el cuerpo sea percibido como lo que es: un simple recurso de enseñanza del que se prescinde cuando el aprendizaje haya terminado,”

Nuestro error ha sido identificarnos con el cuerpo, creer que nuestra verdadera identidad es ser un cuerpo.” “La mente no puede cometer errores sin un cuerpo.” cuando seamos conscientes que sólo somos mente y nada más que mente inmortal e invulnerable, “No puede pensar que va a morir o ser víctima de ataques despiadados.” en ese momento comprendemos que “Sólo el perdón puede liberar a la mente de la idea de que el cuerpo es su hogar.”

“Sólo el perdón puede restituir la paz que Dios dispuso para Su santo Hijo. Sólo el perdón puede persuadir al Hijo a que contemple de nuevo su santidad.” El perdón no te exige ninguna ofrenda o sacrificio, y a cambio de nada te ofrece la visión de Cristo, la visión del amor, que te permitirá contemplar un mundo perdonado y en paz, y cuya luz te conducirá de regreso a tu Hogar eterno.

LA PRISIÓN DE LA IRA:

Sin la benévola luz del perdón, “andamos a tientas en la oscuridad usando la razón únicamente para justificar nuestra furia y nuestros ataques.” Nos convertimos prisioneros de nuestros juicios contra nuestros hermanos, estableciendo una mutua relación de ataque y defensa.

“¿Quién que mantenga a otro prisionero puede ser liberado? Un carcelero no puede ser libre, pues se encuentra atado al que tiene preso. Tiene que asegurarse de que no escape, y así, pasa su tiempo vigilándolo. Y los barrotes que mantienen cautivo al preso se convierten en el mundo en el que su carcelero vive allí con él.”

“Sin embargo, de la liberación del preso depende que el camino de la libertad quede despejado para los dos.”

“Por lo tanto, no mantengas a nadie prisionero. Libera en vez de aprisionar, pues de esa manera tú quedas libre.”

Mientras percibamos enemigos, ambos estaremos encadenados por el odio y el ataque. La razón la utilizamos solamente para justificar nuestra furia y sed de venganza. Tenemos el poder de decidir entre odiar o perdonar. La decisión es nuestra. Si elegimos a favor del amor y la paz, el Espíritu Santo estará presto a ayudarnos.

PRÁCTICA LARGAS Y CORTAS:

Cuando te sientes a meditar en la mañana y en la noche, entre 5 o 30 minutos, de acuerdo a tu disposición, haz este sencillo ejercicio:

Cada vez que sientas una punzada de cólera, reconoce que sostienes una espada sobre tu cabeza. Y ésta te atravesará o no, dependiendo de si eliges estar condenado o ser libre.” tu tienes el poder de decidir, si perdonas, te liberas de la espada del juicio y el ataque, o si decides dejarte llevar por la ira y la sed de venganza, en tal caso la espada de tus propios juicios te atravesará, pues todo lo que pienses y haces, solo te lo haces a ti mismo.

“Así pues, todo aquel que aparentemente te tienta a sentir ira representa tu salvador de la prisión de la muerte. Por lo tanto, debes estarle agradecido en lugar de querer infligirle dolor.” todo aparente conflicto que creas tener con un hermano, es una oportunidad para perdonar, en ese momento, tu hermano se convierte en tu salvador, lo único que hizo fue reflejar las proyecciones de juicio y culpa que habías emitido contra él.

Tu única función aquí en la tierra es perdonarlo, para que puedas volver a aceptarlo como tu Identidad. Él es tal como Dios lo creó. Y tú eres lo que él es. Perdónale ahora sus pecados y verás que eres uno con él.”

Una vez que hayas aprendido el ejercicio de la espada en tu meditación matutina, utilízalo a lo largo del día, cada vez que sientas la punzada de la ira contra algún hermano, tu eres quien a través del perdón, te liberas de la espada, o te la clavas, si te dejas llevar por el odio y el ataque.

Solo el perdón logra el milagro de convertir tus enemigos en hermanos, en restablecer la verdad y la paz en ti. El perdón te libera del infierno de este mundo y te conduce de regreso al Cielo, de ahí que el perdón es la llave de la felicidad, y tu única función en este mundo. No te olvides de tu función de perdonar, pues te estarías olvidando de ti mismo, te estarías condenando al infierno de odios, ataques y venganzas, perdónate y serás libre, perdónate y reconocerás quien eres, perdónate y serás feliz.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez
💝🙏💝

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s