LECCIÓN 189

“Siento el Amor de Dios dentro de mí ahora.”

Hay dos palabras en la idea central que me gustaría resaltar:  sentir y ahora.

A Dios no se le conoce intelectualmente, no es un tema conceptual ni analítico, a  Dios se le experimenta, se le siente, se  le vive. Ese es el propósito de este Curso.

En muchas lecciones encontramos que la idea central utiliza las palabras ahora, hoy ó presente. Con lo que nos está indicando el único tiempo real, es el momento presente. A Dios nunca lo encontraremos en el pasado ni en el futuro. A Dios lo experimentamos en el presente, en el ahora, en lo que el Curso define como el instante santo.

LA LUZ QUE TE HABITA:

“Hay una luz en ti que el mundo no puede percibir.” es una luz que no se puede percibir con los ojos del cuerpo, ni con los aparatos tecnológicos que se han construido, pues es una luz que no es de este mundo. Esa luz sólo la podemos ver con los ojos del corazón, con los ojos del amor, con la visión de Cristo.

“Está ahí para que la contemples. No se puso en ti para que se mantuviese oculta de tu vista.” la luz es lo único que trajimos a este mundo, siempre ha estado con nosotros, y la ocultamos con los velos de la culpa y el miedo tras la separación. Esa luz la podremos contemplar nuevamente a través del perdón, y será un reflejo del amor de Dios en este mundo.

EL MUNDO REAL:

“Sentir el Amor de Dios dentro de ti es ver el mundo renovado, radiante de Inocencia, lleno de esperanza y bendecido con perfecta caridad y amor.” Cuando perdónanos nuestras culpas y miedos, cuando perdónanos nuestra creencia en la separación, empezamos a percibir un mundo distinto desde el amor y el perdón. Ese nuevo mundo el Curso lo llama el mundo real.

“Dicho mundo te da la bienvenida, se regocija de que hayas venido y te canta alabanzas mientras te mantiene a salvo de cualquier peligro o dolor:” Este es el mundo que comenzamos a sentir y percibir cuando contemplamos con los ojos del amor, ya no vemos peligros ni enemigos, reconocemos hermanos y experimentamos paz y tranquilidad.

“Te ofrece un hogar cálido y tranquilo en el que permanecer por un tiempo.” El mundo real es temporal, es un estadio en nuestro camino de regreso al Cielo. Sigue siendo el mismo mundo ilusorio, seguiremos teniendo cuerpos separados y tendremos las experiencias del guion de nuestras vidas, solo que ya no las interpretamos desde la culpa, el miedo, o de sentirnos víctimas, sino que toda situación o experiencia  que tengamos las percibimos desde el amor y la paz. El mundo real, es un mundo feliz, en tanto nuestra mente es gobernada por  el amor. El mundo real es temporal, pues es la antesala al Cielo, desde allí Dios dará el último paso y nos recogerá con Sus amorosos Brazos. “Éste es el mundo que el Amor de Dios revela.” este es el mundo al que el Espíritu Santo nos conducirá, si aceptamos su guía.

No podemos ver dos mundos a la vez. O vemos el mundo gobernado por el ego, un mundo de miedos, culpas, carencias y conflictos, o vemos el mundo real, gobernado por el Espíritu Santo, guiado por el amor en nuestras mentes.
“¿Cuál de ellos quieres ver? Eres libre de elegir.” en eso consiste nuestro libre albedrio. En escoger a cuál maestro queremos escuchar en nuestra mente, el maestro que sigamos nos mostrará el mundo que hayamos elegido contemplar. “Mas debes conocer la ley que rige toda visión y no dejar que tu mente se   olvide de ella: contemplarás aquello que sientas en tu interior.”

¿QUE DEBO HACER PARA EXPERIMENTAR EL AMOR DE DIOS?:

PRÁCTICA LARGA:

Aquiétate durante 5 minutos como mínimo, o hasta 15 o 30 minutos, de acuerdo a tu disposición, en dos ocasiones  en el transcurso del día, preferiblemente una en la mañana y la  otra en la noche. Respira lenta y profundamente y mientras te vas relajando con la respiración, ve introduciendo  en tu consciencia la idea de hoy:

“Siento el Amor de Dios dentro de mí ahora.”

Y en la medida que vas profundizando en el silencio y la quietud de tu meditación sigue estas instrucciones:

“Haz simplemente esto: permanece muy quedo y deja a un lado todos los pensamientos acerca de lo que tú eres y de lo que Dios es; todos los conceptos que hayas aprendido acerca del mundo; todas las imágenes que tienes acerca de ti mismo. Vacía tu mente de todo lo que ella piensa que es verdadero o falso, bueno o malo; de todo pensamiento que considere digno, así como de todas las ideas de las que se siente avergonzada. No conserves nada. No traigas contigo ni un solo pensamiento que el pasado te haya enseñado, ni ninguna creencia que, sea cual sea su procedencia, hayas aprendido con anterioridad. Olvídate de este mundo, olvídate de este curso, y con las manos completamente vacías, ve a tu Dios.”

Para sentir el Amor de Dios dentro de ti, debes dejarlo todo en este mundo, incluido el Curso, pues este es solo una herramienta, que nos ayuda a desplegar las alas del amor que somos, pero cuando emprendemos nuestro vuelo, navegamos guiados únicamente por la luz que nos une con Dios.

No te olvides cada hora dedicar dos minutos en quietud y silencio a experimentar el Amor de Dios en ti diciéndote:

“Siento el Amor de Dios dentro de mí ahora.”

Y responde con esta idea a cualquier situación no amorosa que creas experimentar a lo largo del día.

CÓMO LLEGAR A DIOS:

En este mundo nuestra percepción de Dios ha sido distorsionada por el ego. Queremos que Él satisfaga nuestras carencias y resuelva nuestros miedos, y determinamos las condiciones que supuestamente Dios debe hacer por nosotros, e igualmente determinamos como debemos llegar a Dios. Todo ello no es más que una expresión de la arrogancia de un ego espiritualizado.

“¿No es acaso Él Quien sabe cómo llegar a ti? Tú no necesitas saber cómo llegar a Él.”

“Tu papel consiste simplemente en permitir que todos los obstáculos que has interpuesto entre el Hijo y Dios el Padre sean eliminados silenciosamente para siempre.”

Dios hará lo que le corresponde hacer en gozosa e inmediata respuesta. Pide y recibirás. Mas no vengas con exigencias, ni le señales el camino por donde Él debe aparecer ante ti.”

“La manera de llegar a Él es simplemente dejando que Él sea lo que es. Pues de esa forma se proclama también tu realidad.”

“Así pues, hoy no elegiremos el camino por el que vamos a Él. Pero sí elegimos dejar que Él venga a nosotros. Y con esta decisión descansamos.”


ORACIÓN:

En la segunda parte del libro de ejercicios, una vez hemos deshecho el sistema de pensamiento del ego, la oración se convierte en nuestro medio de comunicación con Dios, como lo ha sido siempre, esta oración es un hermoso preludio de ello, practícala con mucho amor y gratitud:

“Padre, no sabemos cómo llegar a Ti. Pero te hemos llamado y Tú nos has contestado. No interferiremos. Los caminos de la salvación no son nuestros, pues te pertenecen a Ti. Y es a Ti a donde vamos para encontrarlos. Nuestras manos están abiertas para recibir Tus dones. No tenemos ningún pensamiento que no pensemos contigo, ni abrigamos creencia alguna con respecto a lo que somos o a Quién nos creó. Tuyo es el camino que queremos hallar y seguir. Y sólo pedimos que Tu Voluntad, que también es la nuestra, se haga en nosotros y en el mundo, para que éste pase a formar parte del Cielo. Amén.”

Bendiciones

Oscar Gómez Díez


https://oscargomezdiez.com/

Una respuesta a “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s