LECCIÓN 185

LECCIÓN 185

“Deseo la paz de Dios.”

Esta lección nos sitúa frente a un propósito mayor: la paz de Dios, que en este mundo de conflictos  nos parece que es una utopía, pues nuestra cotidianidad la experimentamos como una guerra de todos contra todos. Más Jesús  nos asegura que la podemos lograr pues es un don que Dios nos dio, que nosotros reemplazamos con sueños de separación.

Ya en las primeras líneas de la lección aparece las claves para alcanzarla:

“Deseo la paz de Dios.”
“Decir estas palabras no es nada. Pero decirlas de corazón lo es todo.”

Decir las palabras de todo corazón lo es todo, no sólo para obtener la paz de Dios,  que es lo que nos ocupa en esta lección, sino en toda las prácticas que este Curso nos enseña. Debemos decir de todo corazón cada palabra, cada pensamiento debe surgir desde nuestro corazón, cada acto que realicemos debe estar impulsado desde nuestro corazón, cada vez que perdónanos y oramos deben ser realizados desde el corazón. Desde el corazón unificamos nuestros metas y propósitos hacia una única meta y propósito: retornar a Dios, volver al Amor.

El ejercicio de análisis, razón y lógica que este Curso nos ofrece nos da una enorme comprensión para nuestro despertar, pero si no practicamos desde el corazón no vamos a generar ninguna transformación interior, seguiremos siendo esclavizados por el ego y sus conflictos.

“No hay nadie que pueda decir estas palabras de todo corazón y no curarse.”

Los beneficios que nos ofrece son muchos:

“Si pudieras decirlas de corazón, aunque sólo fuera por un instante, jamás volverías a sentir pesar alguno, en ningún lugar o momento.”

“Recobrarías plena conciencia del Cielo, el recuerdo de Dios quedaría completamente reinstaurado”

DE LAS RELACIONES ESPECIALES A LAS RELACIONES SANTAS:

Esta lección nos enseña que la paz de Dios la logramos a  través de nuestras relaciones. En este mundo de opuestos, con la idea de liberarnos de nuestras culpas las proyectamos  sobre los otros. Al juzgarlos y condenarlos, los atacamos. Y creamos defensas para responder a eventuales contra ataques, de esa manera quedamos atrapados en una espiral de conflictos, que profundiza la separación con nuestros hermanos y con Dios.

“La mente que desea la paz de todo corazón debe unirse a otras mentes, pues así es como se alcanza la paz.” solo uniendo mi deseo de paz con las mentes de mis hermanos, es como hago real la paz en mi mente y en mi corazón. Es como sano mis relaciones.

Cuando elegimos la paz de Dios como nuestro único propósito “Y cuando el deseo de paz es genuino, los medios para encontrarla se le conceden en una forma tal que cada mente que honradamente la busca pueda entender.” cuando elegimos la paz de Dios no estaremos solos, pues el Amor acude en nuestra ayuda para guiarnos y apoyarnos.

Tras la separación, creemos haber pasado de un estado de plenitud a un estado de carencia. Nuestras mentes buscan de manera inconsciente completar el estado de plenitud que teníamos en el Cielo. Buscamos que el otro nos dé lo que creemos que nos falta. En ese sentido las relaciones especiales son utilitaristas. Cuando consideramos que el otro nos dio lo que necesitábamos lo dejamos, o en otro caso, devienen en relaciones conflictivas. Las relaciones que establecemos están  condicionadas, son negocios y transacciones: “te doy algo a cambio que tu me des lo que quiero” . Las relaciones especiales están basadas en la dinámica de “yo gano y tu pierdes”.

Las relaciones especiales,  es el nombre que él Curso designa para la relaciones de amor y odio especial y condicionado que sostenemos en este mundo. A través del perdón, podemos sanar nuestras relaciones y convertirlas en relaciones santas, basadas en el amor y la cooperación. El conflicto ha sido sustituido por la paz.
De esta manera la paz que tengo con con mis hermanos,  en este mundo es un reflejo de la paz de Dios. El perdón sana las relaciones y restablece la paz que es una condición natural que gozamos en el Cielo.

MÉTODO PARA DEFINIR MI PROPÓSITO DE PAZ:

En este mundo parece que tenemos muchos problemas y conflictos, lo que nos lleva a perdernos en muchas metas que creemos necesitar. Así que para unificar nuestras metas y llegar a un solo propósito debes preguntarte:
“¿Qué es lo que realmente deseas de corazón?” Si haces de la paz tu único propósito todas las demás metas que creías tener se subordinan al principal  propósito: la paz de Dios.

A partir de lo anterior,  la herramienta que se nos ofrece a continuación es de una enorme utilidad. Cada vez que parece que estamos ante una situación conflictiva nos preguntamos:
“¿Es esto lo que deseo en lugar del Cielo y de la paz de Dios?” en la medida que cuestionemos las experiencias de miedo, culpa y ataque, al hacerlas conscientes, es el momento que podemos elegir de nuevo, decidimos abandonar nuestros odios y resentimientos, y se lo entregamos al Espíritu Santo, ese el el perdón que me conduce a la paz de Dios.

“Cuando un don de Dios ha sido pedido y aceptado por cualquiera, nadie pierde, sino que todos salen ganando.” esta es la principal diferencia entre los deseos del mundo que se obtienen a costa de otro y que es fuente de guerras y conflictos y los dones que Dios nos ofrece. Lo que Dios da es para todos, pues  Sus Hijos gozan de perfecta igualdad.
“Dios da sólo con el propósito de unir. Para Él, quitar no tiene sentido.” lo que Dios  da, nos lo entrega eternamente, nunca lo quita, pues la naturaleza del Amor es darse a sí mismo, y extenderse en la medida que une e integra todo lo que da y crea. La Creación se realiza   a Semejanza de Sí Misma, o sea de Amor, por eso solo puede ofrecer y dar Amor. La paz de Dios es el resultado de un Amor que se extiende infinitamente y sin opuestos, pues Aquel que todo lo abarca no tiene opuestos. La paz y la dicha son la consecuencia natural del Cielo, un Reino donde sólo gobierna el Amor.

PRÁCTICA LARGA:

Aquiétate durante 5 minutos como mínimo, o hasta 15 o 30 minutos, de acuerdo a tu disposición, en dos ocasiones  en el transcurso del día, preferiblemente una en la mañana y la  otra en la noche. Respira lenta y profundamente y mientras te vas relajando con la respiración, ve introduciendo  en tu consciencia la idea de hoy:

“Deseo la paz de Dios.”

También puedes decirte:

De todo corazón deseo la paz de Dios.

Y en  la medida que profundices en tu meditación, “Dedica hoy tus sesiones de práctica a escudriñar minuciosamente tu mente a fin de descubrir los sueños que todavía anhelas.” Dedícate a identificar todos tus pensamientos conflictivos, y decide abandonarlos,  decide perdonarlos y entregárselos al Espíritu Santo, pues tu único propósito, tu único anhelo es la paz de Dios.

PRÁCTICAS CORTAS Y FRECUENTES:

Nos sentaremos un par de minutos cada hora, en silencio a reiterar nuestro único propósito  y en silencio me digo:

“Deseo la paz de Dios.”

También puedes decirte:

De todo corazón deseo la paz de Dios.

“Dediquemos hoy nuestra práctica a reconocer que nuestras palabras son sinceras.”

RESPUESTA A LA TENTACION:

Cada vez que a lo largo del día  crea encontrarme ante una situación conflictiva que esté afectando a mi paz, me puedo preguntar lo siguiente:

“¿Es esto lo que deseo en lugar del Cielo y de la paz de Dios?”

Y te puedes responder inmediatamente:

De todo corazón deseo la paz de Dios.

Cuando decido hacer de la paz de Dios, mi único propósito, mi único anhelo, uno mi voluntad con la Voluntad de Dios, y busco unir mi mente con la de todos mis hermanos, y contemplarlos desde la  paz que Soy, sano mi mente y sano todas mis relaciones. He sustituido mis relaciones especiales basadas en los intereses particulares, en ambiciones que atropellaban y arrasaban, por relaciones santas, basadas en el amor y el perdón. La paz de Dios se refleja en este mundo pues esa es Su Voluntad y es la mía, que la he elegido por encima de cualquier sueño de este mundo.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez


https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s