LECCIÓN 180

LECCIÓN 180

ORACIÓN PARA PEDIR GUÍA EN NUESTRAS PRÁCTICAS:

Para ello haremos diariamente a lo largo de este repaso la siguiente oración en la que pedimos guía y fortaleza a Dios:

“Padre nuestro, afianza nuestros pasos. Aplaca nuestras dudas, aquieta nuestras santas mentes, y háblanos. No tenemos nada que decirte, pues sólo deseamos escuchar Tu Palabra y hacerla nuestra. Guía nuestras prácticas tal como un padre guía a su hijo pequeño por un camino que éste desconoce, pero que aun así, el hijo lo sigue, seguro de que está a salvo porque su padre le muestra el camino.”
“De este modo es como llevamos nuestras prácticas hasta Ti. Si tropezamos, Tú nos levantarás. Si se nos olvida el camino, sabemos que Tú siempre lo recordarás. Y si nos extraviamos, Tú no te olvidarás de llamarnos. Aligera nuestros pasos ahora de modo que podamos caminar con mayor certeza y mayor rapidez hasta Ti. Y aceptamos la Palabra que Tú nos ofreces para unificar nuestras prácticas, a medida que repasamos los pensamientos que Tú nos has dado.”
Amén.

PENSAMIENTO CENTRAL:

Recordemos que tenemos un pensamiento central a lo largo de los 10 días de repaso:

“Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.”

Utilizaremos este pensamiento central antes y después de cada una de las 2 lecciones de repaso, como si las estuviéramos envolviendo en esta idea central, con el propósito de “mantenerlo firme en la mente y claro en nuestra memoria a lo largo del día.”

La intensidad que se nos pide para la práctica es cada vez mayor: “con ese pensamiento nos vamos a dormir para despertar con esas mismas palabras de nuevo en nuestros labios, y darle así la bienvenida al nuevo día.”

Recordaremos y repetiremos este pensamiento a lo largo del día, lo utilizaremos como como si se tratara de un mantra, o como si estuviéramos practicando un rosario.

PRÁCTICA LARGA:

Aquiétate durante 5 minutos como mínimo, o hasta 15 o 30 minutos, de acuerdo a tu disposición, en dos ocasiones en el transcurso del día, preferiblemente una en la mañana y la otra en la noche. Respira lenta y profundamente y mientras te vas relajando con la respiración, ve introduciendo en tu consciencia las siguientes palabras:

“Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.”

  1. (169) “Por la gracia vivo. Por la gracia soy liberado.”

“Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.”

  1. (170) “En Dios no hay crueldad ni en mí tampoco.”

“Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.”

Y en la medida que te relajas, y en profundo silencio interior, con mucha fe y convicción reconoces el Amor de Dios y que tú también lo eres por ser Su Hijo bien amado, así que pídele al Espíritu Santo que te ayude a experimentar el amor que eres, y te lleve a contemplar a Dios, y en medio de la quietud y el silencio déjate ir, poderosos compañeros te guiarán.

PRÁCTICAS CORTAS Y FRECUENTES:

Nos sentaremos un par de minutos cada hora, en silencio a reiterar nuestro único propósito de recordar y aceptar a Dios, reconociendo que Su Amor es también el nuestro, solo debemos aceptarlo, y permitirnos experimentarlo, y en silencio y quietud nos decimos:

“Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.”

  1. (169) “Por la gracia vivo. Por la gracia soy liberado.”

“Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.”

  1. (170) “En Dios no hay crueldad ni en mí tampoco.”

“Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.”

El Amor es la Fuente de la Creación. Es la “sustancia” con la que fuimos hechos y nos une, es el poder y la inteligencia que dirige e integra todo, es una manifestación constante de paz y dicha, por lo que, el Amor nunca dejará de ser Amor. De ahí que en Dios no puede haber crueldad, pues sería la negación de Si mismo, de un Amor todo abarcante y sin opuestos. De la misma manera, yo que soy Su Hijo, y fui creado a Su semejanza, tampoco podría ser cruel, pues el Amor y la crueldad no pueden coexistir. El amor siempre ha sido coherente, o dejaría de serlo, por la sencilla razón que “Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.” y por Su gracia vivo eternamente, por Su gracia Soy, y por Su gracia he sido liberado de toda creencia que niegue el Amor, y por Su gracia seguiré siendo el Amor que me habita mas allá de todo tiempo o lugar, pues el Amor es, y guardamos un gozoso silencio al contemplar la extraordinaria belleza de lo que somos: una fuente inagotable de luz, paz y dicha.

Bendiciones

Oscar Gómez Díez
💝🙏💝

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s