CUANDO DEJAMOS EL MIEDO, LLEGA EL AMOR

CUANDO DEJAMOS EL MIEDO, LLEGA EL AMOR:

Cuando pienses que el dolor te nubla, que el amor es cruel, que te hace daño, que tus padres, tu pareja, un amigo, amiga, te hieren, o te han herido, cuando sientes que no vale la pena estar cerca, que el lugar más seguro es la ausencia o la distancia.

Detente por un momento, y visualiza, como cuando miras una fotografía, concéntrate en esa persona, en esa situación, busca la esencia y podrás ver, que más allá de las palabras, y la percepción sobre sus actitudes, verás un ser de luz, y podrás contemplar que incluso el más salvaje de los animales es un ser de amor.
El amor nunca hiere, hieren las palabras dichas con rencor, la separación y falta de comunicación, hiere la percepción de un mundo de agresión y de dolor, alejado de nuestro verdadero ser, de nuestra unidad en Dios.
Cuando llegamos a decir que el amor es cruel, lo ubicamos fuera de nosotros, responsabilizamos a otros, negamos nuestra capacidad de amar, pues todo lo que sucede es el resultado de nuestros propios pensamientos, así que si pensamos que el amor es cruel y lastima, preguntémonos ¿quién lo dice? Y a quien realmente afecta? ¿cómo podría justificar que es a mí mismo a quien lastimo?
Ahora es tiempo de ver mi propia imagen en esa fotografía, en el espejo del mundo que creo ver, de despojarme de creencias y percepciones erradas sobre mí, de perdonarme, dejando ir el pasado, de conectar con él presente, de agradecer la vida y especialmente de conectar con la Fuente de amor infinita que soy en Dios.

Cuando perdónanos nuestros miedos, hasta aquello que pensábamos lo más agresivo y salvaje, al expresarle nuestro amor, las armas se deponen y surge la inocencia. Contrario al miedo, el amor es una alegre confianza, una feliz seguridad.
Cuando ya no vemos enemigos sino hermanos, el temor y la prevención, son sustituidos por la fortaleza de la indefensión. Hasta la furia del león se rinde ante el amor, la agresión cesa y solo quedan las caricias, los abrazos, el arrullo eterno surgido de la certeza de que todos somos una sola mente.

El Amor es la Fuente de la Creación. Es la “sustancia” con la que fuimos hechos y que nos une, es el poder y la inteligencia que lo dirige e integra todo, es una manifestación constante de paz y dicha, por lo que, el Amor nunca dejará de ser Amor, y buscará la unidad.

El amor nos cura, cuando sana todo miedo, todo pensamiento de ataque, solo queda el disfrute, un juego que no necesita de palabras, una sonrisa llena de fortaleza y confianza. El amor siempre ha sido armonía y coherencia, o dejaría de serlo, es la gracia que me habita mas allá de todo tiempo o lugar, es el gozoso disfrute de la extraordinaria belleza de lo que somos: una fuente inagotable de luz, paz y dicha.

Bendiciones

Oscar Gómez Díez
💝🙏💝

https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s