EL PERDÓN QUE DA ALAS A LA ORACION

EL PERDÓN QUE DA ALAS A LA ORACIÓN

Este segundo capítulo del  “Canto de la oración”, nos plantea una serie de reflexiones sobre el perdón que completan  lo expuesto en los tres libros que componen Un Curso de Milagros.
La introducción nos muestra la relación entre la oración y el perdón. El perdón tiene una función respecto a la oración.
En el capítulo sobre la oración habíamos visto que la oración desarrolla un proceso ascendente desde sus formas más elementales basadas en la carencia y el miedo hasta sus formas más elevadas basadas en el amor y la gratitud. El perdón es lo que nos permite sanar nuestras carencias, miedos y culpas, dándole alas a la oración en su proceso ascendente. Sin el apoyo del perdón la oración no podría elevarse a su pináculo como la forma de comunicación más pura entre Dios y Su Hijo: El Padre bendice y el Hijo agradece al Padre, en una danza infinita de amor.

La oración siempre ha pertenecido al estado del Cielo, por lo que es eterna. Contrario con lo que sucede con el perdón, que desaparecerá cuando haya cumplido completamente su función. El perdón ayudará a la desaparición del mundo, y del tiempo, y a la vez, desaparece junto con ellos. El perdón no tiene ninguna función en el Cielo, pues allá no hay nada que perdonar. 

El Espíritu Santo introduce el perdón en el mundo como herramienta para ayudar  sanar nuestras mentes y llevarnos de regreso al Cielo, una vez cumplido su propósito el perdón desaparece.

La oración y el perdón son dos poderosos pilares  que nos ayudarán a sanar nuestras mentes, apoyémonos en ellos y nos liberaremos de este mundo de conflictos y carencias. “Logra esto y habrás sido redimido.  Logra esto y habrás sido transformado. Logra esto y salvarás el mundo.” el perdón es como un cohete propulsor que nos ayuda a despegar de este mundo ilusorio y nos conduce al mundo real, al mundo perdonado y feliz, y una vez allí, se desprende de la capsula que transportaba, pues la oración ya tiene alas propias y continúa su ascenso a través de la escalera hacia el Cielo, hasta finalmente aterrizar en nuestro Hogar. Damos gracias al Espíritu Santo por tan magnífica herramienta del perdón, que nos liberó del mundo, de la prisión del ego, y nos llevó de regreso a casa, al corazón de Dios.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez


https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s