LECCIÓN 171



QUINTO REPASO
Y LECCIÓN 171

Introducción

Llegamos al quinto repaso, y no precisamente para descansar ni para disminuir el ritmo, sino  “para poner más de nuestra parte y dedicar más tiempo a nuestro empeño:” pues nos estamos preparando para la segunda parte del libro de ejercicios que inicia a partir de la lección 221,  “para poder seguir adelante con mayor certeza, mayor sinceridad y mayor fe.” y así pasar a un nuevo nivel de entendimiento.

Hasta ahora hemos tenido muchas dudas y resistencias, que han hecho que el aprendizaje sea más lento. Pero ahora vamos más de prisa “pues nos estamos acercando a una mayor certeza, a un propósito más firme y a una meta más segura.”

APRENDAMOS A ORAR PIDIENDO GUÍA EN NUESTRAS PRÁCTICAS:

Para ello haremos diariamente la siguiente oración en la que pedimos guía y fortaleza a Dios:

“Padre nuestro, afianza nuestros pasos. Aplaca nuestras dudas, aquieta nuestras santas mentes, y háblanos. No tenemos nada que decirte, pues sólo deseamos escuchar Tu Palabra y hacerla nuestra. Guía nuestras prácticas tal como un padre guía a su hijo pequeño por un camino que éste desconoce, pero que aun así, el hijo lo sigue, seguro de que está a salvo porque su padre le muestra el camino.”
“De este modo es como llevamos nuestras prácticas hasta Ti. Si tropezamos, Tú nos levantarás. Si se nos olvida el camino, sabemos que Tú siempre lo recordarás. Y si nos extraviamos, Tú no te olvidarás de llamarnos. Aligera nuestros pasos ahora de modo que podamos caminar con mayor certeza y mayor rapidez hasta Ti. Y aceptamos la Palabra que Tú nos ofreces para unificar nuestras prácticas, a medida que repasamos los pensamientos que Tú nos has dado.”
Amén.

Durante los 10 días del repaso iniciamos y cerramos la práctica con la siguiente idea:

“Dios es sólo Amor, y, por ende, eso es lo que soy yo.”

Este pensamiento será anterior  y posterior a las ideas de repaso de cada día, cuya importancia y función es darle mayor significado y profundidad a las prácticas.

CONFIEMOS EN LA COMPAÑÍA DE JESÚS:

Jesús nos dice que “Este repaso acortará el tiempo de manera inconmensurable” si realizamos las prácticas como se nos señala.  Y nos asegura que “Yo te acompaño en esta jornada.” podemos compartirle a Jesús nuestras dudas, y nuestros miedos.

“Pues por el momento comparto tus dudas y tus miedos, de manera que puedas recurrir a mí que conozco el camino por el que se supera toda duda y temor.” Él nos recuerda que “No me he olvidado de nadie.” y que “Caminamos juntos.”

“Ayúdame ahora a conducirte de regreso allí donde la jornada empezó para que puedas llevar a cabo otra elección conmigo.” recordemos que a través del ego hicimos la elección equivocada de la separación, con el apoyo de Jesús haremos la elección correcta del perdón, la sanación y el regreso a nuestro hogar eterno.

Es importante que comprendamos que no realizamos esta jornada solos, Jesús nos reitera:
“Juntos repasaremos estos pensamientos.”
“Juntos les dedicaremos nuestro tiempo y esfuerzos.”
“Y juntos se los enseñaremos a nuestros hermanos.”

Igualmente Jesús nos dice que necesita nuestra ayuda para desempeñar su función  en la salvación del mundo:
“Tú eres mi voz, mis ojos, mis pies y mis manos, con los cuales llevo la salvación al mundo.” la salvación es una empresa conjunta, y así como recibimos el amor y la compañía de Jesús, así también lo daremos a todos nuestros hermanos.

PRÁCTICA LARGA:

El tiempo y la frecuencia de las prácticas será el mismo que venimos realizando desde la lección 153, en la que dedicamos de 5 a 30 minutos de meditación en la mañana y en la noche, y una práctica frecuente de un par de minutos cada hora.
Iniciamos y cerramos la jornada con esta idea:

“Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.”

“Todo pensamiento que repasemos lo envolvemos con ése; y utilizaremos dichos pensamientos para mantenerlo firme en la mente y claro en nuestra memoria a lo largo del día.”

Recordaremos y repetiremos este pensamiento a lo largo del día, lo utilizaremos como como si se tratara de un mantra, o como si estuviéramos practicando un rosario.

LECCIÓN 171

“Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.”

1. (151) “Todas las cosas son ecos de la Voz que habla por Dios.”

2 “Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.”

2. (152) “Tengo el poder de decidir.”

2 “Dios es sólo Amor y, por ende, eso es lo que soy yo.”

La intensidad que se nos pide para la práctica es cada vez mayor:
“con ese pensamiento nos vamos a dormir para despertar con esas mismas palabras de nuevo en nuestros labios, y darle así la bienvenida al nuevo día.”

Cuando repasamos un aprendizaje buscamos profundizar en el mismo, experimentar la enseñanza, hacerla nuestra, identificarnos con ella, hasta convertirnos en los pensamientos que estamos anhelando. Pues a Dios sólo se llega reconociéndolo, aceptándolo, deseándolo, amandolo y anhelándolo, a tal punto que nuestro corazón sólo late con el Amor de Dios, dance con Su Dicha y repose en Su infinita paz. No hay otra manera que Dios se nos revele, pues el Amor sólo escucha el llamado del Amor, y sólo se comunica a través de pensamientos de Amor.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez


https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s