LECCIÓN 167



LECCIÓN 167

“Sólo hay una vida y ésa es la vida que comparto con Dios.”


Esta lección nos va enseñar la diferencia entre la VIDA eterna, tal como Dios la creó y la creencia en la muerte que tenemos en este mundo que consideramos que es lo opuesto a lo que aquí creemos que es vida.
La explicación que esta lección nos va a dar, será sorprendente para quienes no están familiarizados con la metafísica de Un Curso de Milagros.

Empecemos por la VIDA:

¿QUÉ ES LA VIDA?

1. Es absoluta.
Es como la verdad, es o no es. No existe una verdad relativa. La teoría de la verdad del Curso no da a lugar a dudas.
2. La Vida es lo que Dios creó.
Lo que Dios no ha creado no es vida.
3. La Vida No tiene opuestos.
La muerte no es lo opuesto a la Vida. Pues la primera es real y la segunda es un pensamiento falso.
4.  La Vida es suprema felicidad. 
Los pensamientos que no son suprema felicidad, son pensamientos de muerte.
5.  Dios crea extendiéndose a sí mismo, y lo que crea siempre está unido a Él.
6. Las ideas no abandonan su fuente.
La Vida jamás podrá separarse de la Fuente que la creó.
7.. La Vida es como Dios, no está sujeta a cambios.
8. Dios crea a Su semejanza.
La semejanza consiste en ser Espíritu, Mente, eterna e inmutable.
9. La Vida es una y es compartida.
No hay varias ni muchas vidas diferentes, solo hay una Vida, y es la que se comparte con el Creador de la Vida, pues Dios no crea nada separado de Él, simplemente se extiende a sí mismo.
10. Todos somos hermanos, somos extensiones de la Vida.
11. La Vida es Amor y felicidad perfecta.
12. Dios es la Vida  y la Vida es igual a Dios. No hay nada por fuera de Él , ni separado de  Él. Vivimos y nos movemos en Él.

Cómo podemos notar, la Vida no tiene nada que ver con los cuerpos, con los pensamientos que cambian, se degradan y creen morir.

¿QUE ES LA MUERTE:?

Ahora examinemos la muerte:

“La muerte no existe porque lo que Dios creó comparte Su Vida.”

“La muerte no existe porque Dios no tiene opuesto.”

“La muerte no existe porque el Padre y el Hijo son uno.”

“En este mundo parece haber un estado que es lo opuesto a la vida. Tú lo llamas muerte.”

La muerte “Es la idea subyacente a todos los sentimientos que no son de suprema felicidad.”
La suprema felicidad, es un extraordinario indicador, para preguntarme si estoy experimentando pensamientos de Vida o pensamientos de muerte.

El pensamiento de muerte “Es la alarma a la que respondes cuando reaccionas de cualquier forma que no sea con perfecta alegría.”

Muerte es “Todo pesar, sensación de pérdida, ansiedad, sufrimiento y dolor, e incluso el más leve suspiro de cansancio, cualquier ligera incomodidad o fruncimiento de ceño, dan testimonio de la muerte. Por lo tanto, niegan que vives.”

“Tú crees que la muerte es algo que sólo tiene que ver con el cuerpo.”

“Sin embargo, es sólo una idea, y no tiene nada que ver con lo que se considera físico.”

“La muerte es el pensamiento de que estás separado de tu Creador.”

La muerte “Es la creencia de que las condiciones cambian y de que las emociones varían debido a causas que no están bajo tu control, que no son obra tuya y que tú jamás puedes cambiar.”

La muerte “Es la creencia fija de que las ideas pueden abandonar su fuente y adquirir cualidades que ésta no posee, convirtiéndose así en algo diferente de su origen”

“La muerte no puede proceder de la vida.”

“Lo que parece morir no es sino la señal de que la mente está dormida.”

“El pensamiento de muerte no es lo opuesto a los pensamientos de vida.”

“Lo que parece ser lo opuesto a la vida es meramente un sueño.”

El pensamiento de muerte es “Cuando la mente elige ser lo que no es y asumir un poder que le es ajeno y que no posee, un estado foráneo al que no puede adaptarse o una condición falsa que no forma parte de su Fuente, simplemente parece que se va a dormir por un rato.”

La lección 163 definía que “La muerte es un pensamiento.” la muerte es un pensamiento falso, que pretende negar la Vida, que pretende negar a Dios. Pero un pensamiento no es la Vida en sí, es sólo un pensamiento, que tiene que ser pensado por la mente que lo pensó. La mente puede tener un pensamiento de muerte, pero ello no cambia su naturaleza como mente, eterna e ilimitada. Un pensamiento ilusorio de muerte es sólo eso, un pensamiento ilusorio de muerte, pero no es la muerte, pues la Vida es eterna e inmutable. La Vida es como Dios, simplemente es.

LA SANACIÓN DEL PENSAMIENTO DE MUERTE:

Para sanar un pensamiento de muerte, hay que ir a la mente que lo pensó, reconocerlo y elegir abandonarlo. La misma mente que tuvo el pensamiento de muerte decide deshacerse de ese pensamiento. Eso es el perdón. Lo logramos cuando elegimos el amor y aceptamos la guía del Espíritu Santo.

“Y es en su punto de origen donde debe efectuarse el cambio si es que éste ha de tener lugar.” es aquí donde debe aplicarse el perdón. Donde debemos sanar la parte falsa de nuestra mente y reconocemos como en verdad somos, una Vida de suprema felicidad, y poder decir con certeza que “Sólo hay una vida y ésa es la vida que comparto con Dios.” de eso se trata esta lección y su práctica, de reconocer nuestra Indisoluble  unidad con Dios, la cual no podrá ser afectada por los falsos pensamientos de muerte, pues toda ilusión desaparece ante la presencia de la verdad, tal como la oscuridad desaparece ante la presencia de luz.

PRÁCTICA LARGA:

Aquiétate durante 5 minutos como mínimo, o hasta 15 ó 30 minutos, de acuerdo a tu disposición, en dos ocasiones  en el transcurso del día, preferiblemente una en la mañana y la  otra en la noche. Respira lenta y profundamente y mientras te vas relajando con la respiración, ve introduciendo  en tu consciencia las siguientes palabras:

“Sólo hay una vida y ésa es la vida que comparto con Dios.”

Y en la medida que te relajas, y en profundo silencio interior, con mucha convicción reconoce que eres tal como Dios te creó, un espíritu inmortal, esa es la Vida, es mi Vida real, y es la Vida que comparto con Dios. Siente que eres Vida, experiméntate como Vida, siente la felicidad, el gozo de Ser.

PRÁCTICAS CORTAS Y FRECUENTES:


Nos sentaremos un par de minutos cada hora, en silencio a reiterar nuestro único propósito de recordar y aceptar a Dios, de ser una sola Vida con Él, de vivir y moverte en Él. Confía que Él está contigo, que siempre lo ha estado, y con esa devoción nos decimos:

“Sólo hay una vida y ésa es la vida que comparto con Dios.”

Cuando iniciamos el proceso de despertar del sueño de separación, cuando vamos perdonando nuestras ilusiones, la visión de Cristo nos ayudará a ver el mundo real, podremos ver y experimentar la Vida que somos en lugar de la muerte. Cuando hayamos perdonado todas nuestras ilusiones, y hayamos  despertado totalmente, entonces “La visión deja ahora de ser necesaria.” la visión ya cumplió su función de ayudarnos a transitar del mundo ilusorio al mundo real.

Al despertar la visión ya no será necesaria “Pues una mente despierta es aquella que conoce su Fuente, su Ser y su Santidad.”
Bendiciones

Oscar Gómez Díez


https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s