LECCIÓN 156

LECCIÓN 156

“Camino con Dios en perfecta santidad.”

Si la santidad en mi es real “hace que el pensamiento de pecado sea imposible.” Y nos lleva a la conclusión que: “la culpabilidad no tiene causa, y que, por lo tanto, no existe.”

LA VERDAD ES ó NO ES:

Toda esta reflexión se basa en otra premisa fundamental del Curso: “las ideas no abandonan su fuente.” somos el resultado de una idea en la Mente de Dios, por lo tanto, nuestro vínculo con Dios es indisoluble. “Si esto es verdad, ¿cómo ibas a poder estar separado de Dios? ¿Cómo ibas a poder caminar por el mundo solo y separado de tu Fuente”

La teoría de la verdad del Curso, es diametralmente opuesta al concepto de verdad que maneja el mundo: “La verdad tiene que ser verdad de principio a fin, si es que es la verdad.”

“No puede contradecirse a sí misma, ni ser dudosa en algunas partes y segura en otras.” Para el Curso la verdad es absoluta, no puede ser relativa, no puede estar sujeta a cambios, ni gobernada por el tiempo, pues entonces dejaría de ser verdad. Solo lo que es eterno es verdad. Por lo tanto, “No puedes caminar por el mundo separado de Dios porque no podrías existir sin Él.” somos una extensión del amor de Dios, en consecuencia, “Él es lo que tu vida es. Donde tú estás, Él está. Hay una sola vida. Ésa es la vida que compartes con Él. Nada puede estar separado de Él y vivir.” Si fuimos creados a Su semejanza seguimos gozando de Sus mismos atributos. Somos eternos, impecables y santos.

LA ACEPTACIÓN DE LA SANTIDAD:

SI fuimos creados a Su semejanza, entonces “Todo lo que vive es tan santo como Él”

Los santos se reconocen por la luz que emanan: “Hay una luz en ti que jamás puede extinguirse y cuya presencia es tan santa que el mundo se santifica gracias a ti.” toda la creación reconoce tú santidad y se inclina con gratitud y alegría ante ti, es la luz que el universo ansia contemplar.

“Todas las cosas vivientes se detienen en silencio ante ti, pues reconocen a Aquel que camina a tu lado.” acepta tu santidad pues es la misma que camina a tu lado “transformado con Su dulce luz todas las cosas en Su semejanza y en Su pureza”

“Así es como opera la salvación. Al tú hacerte a un lado, la luz que refulge en ti da un paso adelante y envuelve al mundo.” Al hacerte a un lado, la luz del amor y la verdad va sanando toda creencia en la culpa y el miedo, y vas despertando del tonto sueño de la separación. La salvación es un reconocimiento de lo que eres, es la aceptación de tu santidad que es la misma que la de tú Padre. Has perdido muchos años para aceptar tu verdad, no demores más tu despertar.

En el proceso de encaminarnos hacia Dios, es posible que perdamos de vista al formidable Compañero que camina a nuestro lado. Recordémoslo en todo momento con la práctica que nos recomienda para el día de hoy, y que la podemos utilizar por mucho tiempo más, hasta que no haya nada de duda ni de oscuridad en nuestra mente.

PRÁCTICA LARGA:

“¿Quién camina a mi lado?” Esta es una poderosa técnica para auto indagarnos quien gobierna mi mente en cada momento. “¿Quién camina a mi lado?” el ego ó Dios? El miedo o el amor? El conflicto o la paz? Y nos pide que nos hagamos esta pregunta con la mayor intensidad posible, “Debes hacerte esta pregunta mil veces al día hasta que la certeza haya aplacado toda duda y establecido la paz.”

Si te haces a un lado, tal como lo aprendimos ayer, Dios Mismo contestará tu pregunta con estas palabras:

“Camino con Dios en perfecta santidad. ilumino el mundo, ilumino mi mente, así como todas las mentes que Dios creó una conmigo.”

Aquiétate durante 5 minutos como mínimo, o hasta 15 ó 30 minutos, de acuerdo a tu disposición, en dos ocasiones en el transcurso del día, preferiblemente una en la mañana y la otra en la noche. Respira lenta y profundamente y mientras te vas relajando con la respiración, ve introduciendo en tu consciencia las siguientes palabras, en dos pasos:

Te preguntas:

“¿Quién camina a mi lado?”

Y luego respondes con las palabras que Dios te ha dado como respuesta:

“Camino con Dios en perfecta santidad. ilumino el mundo, ilumino mi mente, así como todas las mentes que Dios creó una conmigo.”

Relajate y en silencio escucha como las palabras de Dios resuenan en tu consciencia, siente como Su luz disipa toda oscuridad en ti, y aceptaras la santidad en ti que la luz de la verdad te enseña.

PRÁCTICAS CORTAS Y FRECUENTES:

La lección nos pide hacernos la pregunta “¿Quién camina a mi lado?” por lo menos mil veces al día, para que recordemos en todo momento nuestra santidad y nos alejemos definitivamente del ego. Si no logras tal intensidad, haz el alternativo de cada hora a lo largo del día, en el que nos sentaremos un par de minutos en silencio a recordar la verdad que somos, la Fuente de nuestra santidad, y a sentir la compañía de Dios a nuestro lado:

Te preguntas:

“¿Quién camina a mi lado?”

Y luego respondes con las palabras que Dios te ha dado como respuesta:

“Camino con Dios en perfecta santidad. ilumino el mundo, ilumino mi mente, así como todas las mentes que Dios creó una conmigo.”

RESPUESTA A LA TENTACION:

A lo largo del día se te pueden presentar múltiples situaciones en la que el ego haga presencia ya sea en forma de ira, culpa, miedo, ataque, carencia, enfermedad, conflicto etc., en ese caso procura de inmediato hacerte la pregunta:

“¿Quién camina a mi lado?”

al hacerte la pregunta, recordarás la respuesta que Dios te ha dado, reconociendo que tu no eres el ego, y que la verdad viene a recordarte tu santidad, tu impecabilidad y tu luz.

La santidad es lo opuesto al pecado, a la culpa, el juicio y la condena, y en consecuencia, es la exclusión de todo pensamiento de sufrimiento y sacrificio. Los santos sólo ven la verdad de lo que son, su luz irradia a todo el universo y con su presencia sanan y bendicen a todo aquel que haya olvidado su origen y su herencia. Los santos emanan una paz que no es de este mundo, y de ella brota un gozo, una felicidad infinita, resultado de contemplar la Creación y reconocer que son parte de ella. La santidad es el Amor contemplándose a Sí Mismo en un éxtasis de dicha y gratitud. Eso es lo que eres, acéptalo y no aplaces más tu felicidad, pues ella no es parte del tiempo, tu felicidad ha latido en la eternidad en la que siempre has estado.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez
💝🙏💝

Visita:
https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s