LECCIÓN 155

LECCIÓN 155

“Me haré a un lado y dejaré que Él me muestre el camino.”

Esta es una hermosa lección de una gran profundidad conceptual que nos explica nuestro papel en este mundo.
Una vez que comenzamos a reconocer que no somos de este mundo, que este mundo no es real, que es una ilusión y comenzamos a despertar de este sueño de separación, en ese momento nos podría surgir la pregunta, como debemos seguir  viviendo en el mundo? Algunos creerían que se deben hacer cambios de conducta en nuestras formas externas, como vestir de un determinado color, cambios alimenticios, rituales, etc. mas este es un Curso muy práctico, y nos dice que “Hay una manera de vivir en el mundo que no es del mundo, aunque parezca serlo.” lo único que tenemos que hacer es cambiar nuestra mente, “No cambias de apariencia, aunque sí sonríes mucho más a menudo.” si hemos logrado sanar nuestras mentes, tendremos más paz y alegría, comenzamos a percibir el mundo de otra manera.

Cuando hemos perdonado nuestras culpas y miedos y permitimos que el amor de Dios se refleje en nosotros, entonces “Tu frente se mantiene serena; tus ojos están tranquilos. Y aquellos que caminan por el mundo con la misma actitud que tú reconocen en ti a alguien semejante a ellos.”
Y aquellos que todavía no han comenzado a despertar del sueño y aún “no han percibido el camino también te reconocerán y creerán que eres como ellos, tal como una vez lo fuiste.”

¿POR QUÉ VINIMOS AL MUNDO?

También nos explica porque venimos a este mundo. “Aquellos que eligen venir a él andan buscando un lugar donde poder ser ilusiones y así escapar a su propia realidad.” venimos a este mundo a experimentar ilusiones y a alejarnos de nuestra realidad eterna, pero habrá un momento que decidimos despertar de nuestro sueño y ponerle fin a este juego infantil de la separación, y decidimos poner la verdad delante de las ilusiones, invirtiendo el mundo que veíamos donde las ilusiones parecían ir por delante de la verdad. Es el momento en que la cordura reemplaza la demencia, la luz a la oscuridad.

“La demente ilusión permanecerá de manifiesto por un tiempo para ser contemplada por aquellos que eligieron venir y que aún no han experimentado el regocijo de descubrir que se equivocaron al decidir.” Aquellos que eligieron venir a experimentar la ilusión y aún no han despertado,  requieren de un maestro que les enseñe la senda hacia el despertar, pues al negar la verdad no pueden aprender de ella.

¿VIVIR O RENUNCIAR AL MUNDO?

Algunos han elegido renunciar al mundo y como consecuencia se han visto abatidos por una sensación de pérdida.

Están los que han elegido el mundo y su sensación de pérdida es mayor, pues este mundo está basado en las carencias y conflictos, es el mundo del ganador y del perdedor.

El Curso nos ofrece un camino intermedio entre esas dos sendas que excluye la privación, el sacrificio y la pérdida. Pues son creencias que abandonamos con el perdón. No hemos perdido nada pues no habíamos tenido nada, solo ilusiones, y volveremos a tenerlo todo cuando hacemos consciencia que lo tenemos todo, pues pertenecemos a la totalidad.

Este es el camino que se nos pide recorrer ahora, y si lo haces puedes ayudar a tus hermanos “al mismo tiempo que te ayudas a ti mismo, y encauzar sus pasos por el camino que Dios ha despejado para ti y para ellos, a través de ti.”

La ilusión parece seguir estando en ti, mientras te comunicas con tus hermanos, sin embargo, ha retrocedido. Pero no te verán hablar de ilusiones, si no de la verdad, y tu paz y alegría darán testimonio de tu cambio de percepción, la verdad va delante de ti, es como un faro que ilumina tu camino, por lo que podrás ayudar a tus hermanos a caminar por la senda de la felicidad. Puedes ser el guía que los ayude a liberarse de la ilusión. Estos son los que en las 2 últimas lecciones se describían como  los ministros de Dios, o los mensajeros de Dios. También los podemos llamar los maestros de Dios.

Si aceptamos este papel como maestros de Dios, mientras vivimos en este mundo, debemos caminar seguros pero con cuidado, pues  todavía es algo nuevo para nosotros, pese a que venimos perdonando nuestras ilusiones y liberándonos de las culpas y los miedos, es posible “que descubras que aún te sientes tentado de ir delante de la verdad y de dejar que las ilusiones sean tu guía.” en este proceso habrán momentos de duda e incertidumbre, pues la verdad aún no ocupa la totalidad de tu consciencia,  pero debes tener la fe que si mantienes fuerte tu voluntad de sanar y perdonar llegará el momento en que no habrá ninguna brecha entre la verdad y tu, pues has abandonado todo lo que no es verdad en ti.

Para ello necesitas confiar totalmente en la guía del Espíritu Santo: “Hazte a un lado con fe y deja que la verdad te muestre el camino. No sabes adónde vas. Pero Uno que sabe te acompaña.” si nos dejamos guiar, si dejamos de prestarle atención al ego, renunciamos a los juicios, nos podemos encaminar hacia Dios, y ser de inspiración para nuestros hermanos quienes verán en nosotros la luz que Ilumina su camino.

Tu amor,  serenidad interior y alegría serán suficiente testimonio, no tienes que hacer nada más, ni decir nada que no provenga  de la Voz que habla por Dios, deja que Él te guie y  tras de ti, a tus hermanos que ven la luz que ilumina tu camino y deciden seguirla.

Tus roles en el mundo no han cambiado, pero tu mente y tu corazón si, puedes aceptar convertirte en un maestro de Dios, en ser una inspiración para tus hermanos, viviendo en este mundo con la consciencia que no eres de este  mundo. La confianza que Dios ha  depositado en ti hará “que tu trayectoria sea indudable y tu meta segura. No les fallarás a tus hermanos ni a tu Ser.” nos encaminamos hacia Dios, y no permitiremos cambiar de rumbo, pues no hay otro rumbo, ni hay otro lugar distinto al amor y la paz.

“Y ahora sólo te pide que pienses en Él por un rato cada día, para que pueda dialogar contigo y hablarte de Su Amor, recordándote cuán grande es Su Confianza, cuán infinito Su Amor.” esa es la razón de nuestras prácticas diarias, recordar quienes somos, acallar nuestra estridente mente, hacernos a un lado y escuchar Su Voz guiarnos en todo momento y en todo lugar donde creamos estar.

PRACTICA LARGA:

Aquiétate durante 5 minutos como mínimo, o hasta 15 ó 30 minutos, de acuerdo a tu disposición, en dos ocasiones  en el transcurso del día, preferiblemente una en la mañana y la  otra en la noche. Respira lenta y profundamente y mientras te vas relajando con la respiración, ve introduciendo  en tu consciencia las siguientes palabras:

“Me haré a un lado y dejaré que Él me muestre el camino, pues deseo recorrer el camino que me conduce hasta Él.”

También podemos decirlo de esta manera:
Me haré a un lado y dejaré que el Espíritu Santo me muestre el camino, pues deseo recorrer el camino que me conduce hasta Dios.

Y con estas palabras que repetimos lentamente mientras nos vamos relajando, y entramos en un profundo silencio, nos aprestamos a escuchar al Espíritu Santo decirnos lo que necesitamos saber y mientras agradecemos su presencia y su guía nos comprometemos con nosotros mismos, a hacemos a un lado y solo escuchar Su Voz, solo escuchar al amor y la verdad guiarnos en cada momento y circunstancia, pues si la verdad ilumina nuestro corazón el camino será seguro.

PRACTICAS CORTAS Y FRECUENTES:

Y cada hora a lo largo del día nos sentaremos un par de minutos en silencio a recordar la verdad que somos, y nuestro papel como mensajeros de Dios, diciéndonos:

“Me haré a un lado y dejaré que Él me muestre el camino, pues deseo recorrer el camino que me conduce hasta Él.”

Todos llegaremos en algún momento de esta vida, a reconocer la verdad que somos, a perdonar lo que no somos, a permitir que la verdad y el amor guíen nuestras vidas, mientras seguimos viviendo en este mundo pero con la conciencia de que no somos de este mundo. Sonriendo ante cada ilusión que se nos aparezca, pues estamos viendo más allá de cada error. Nuestra paz no se ve afectada por cada aparente conflicto que pueda surgir en el camino, pues me he hecho a un lado y permitido que la luz de la verdad ilumine mi senda,  deshaga mis ilusiones, a la vez que ayudo a iluminar a todas las mentes que Dios creó una conmigo. Y mientras me encamino hacia Dios, el mundo en el que creía vivir se va quedando atrás con todas las ilusiones que lo inventaron, y el amor, la paz y la felicidad brillaran cada vez mas anunciándome la presencia del mundo real, la antesala al Cielo, la antesala a la eternidad ante cuya presencia el tiempo nada puede hacer, pues a las ilusiones les llegó su tiempo.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez


Visita:
https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s