LECCIÓN 152

LECCIÓN 152

“Tengo el poder de decidir.”

En esta lección vamos a aprender que todo nos sucede a partir de nuestro poder de decisión, vamos a conocer la teoría de la verdad del Curso, los criterios para establecer la verdad, para luego llegar a una práctica de reconocimiento de la humildad y la aceptación de la verdad a partir de nuestro poder de decidir.

La lección empieza con una descripción del mundo que inventamos, y que no da lugar a que pensemos, ni por un solo instante, que somos víctimas de este mundo: “Nadie puede sufrir pérdida alguna a menos que ésa haya sido su propia decisión. Nadie sufre dolor salvo cuando él mismo así lo decide. Nadie puede estar afligido, sentir temor o creer que está enfermo a menos que eso sea lo que desea. Y nadie muere sin su propio consentimiento. Jamás ocurre nada que no sea una representación de tus deseos, ni se te niega nada de lo que eliges. He aquí tu mundo, completo hasta el más ínfimo detalle. He aquí toda la realidad que tiene para ti. Mas es sólo ahí donde se encuentra la salvación.”

Quizás creamos que esta es una descripción extrema, y que el mundo que vemos tiene matices que es necesario considerar. Pero la teoría de la verdad del Curso es absoluta, y no da lugar a ningún ápice por donde se puedan colar los pensamientos falsos.
“La verdad tiene que abarcarlo todo, si es que es la verdad. No aceptes opuestos ni excepciones, pues hacer eso es contradecir la verdad.” La verdad es absoluta, todo abarcante, y no acepta opuestos ni excepciones, de otra manera la verdad podría ser cuestionada y dejaría de ser verdad.

“La salvación es el reconocimiento de que la verdad es verdad, y de que nada más lo es.” la salvación presupone este reconocimiento absoluto de la verdad, pues para el Curso la verdad es Dios y tiene Sus mismos atributos, esto es, es inmutable, eterna, no está sujeta a cambios, es una certeza donde no hay espacio a la menor duda, pues Dios no duda ni está cambiando de opinión. Las Creaciones de Dios gozan de Sus mismos atributos, y como el Hijo de Dios fue creado a Su semejanza, por lo tanto, es inmutable, invulnerable, eterno y goza de los mismas calidades de Su Padre tales como Amor, la paz y la dicha. Por lo que el mundo que describe el primer párrafo de esta lección no refleja la verdad de Dios, y por lo tanto, no fue creado por Él. Esta es la manera como el Curso nos enseña a diferenciar la verdad de lo que no lo es.

“La verdad no puede tener opuestos.” todo lo que tenga opuestos no es verdad, y este es un mundo de opuestos: salud – enfermedad, vida-muerte, calor – frío, noche – día, tristeza – alegría, etc. Por lo tanto no es real.

“Pues si lo que no es verdad fuese tan cierto como lo que es verdad, entonces parte de la verdad sería falsa y la verdad dejaría de tener significado. Sólo la verdad es verdad, y lo que es falso, falso es.” este es un razonamiento lógico de una gran belleza y solidez conceptual. Lo falso no se puede equiparar con lo verdadero, pues en ese momento la verdad dejaría de serlo.

“Tal como Dios te creó, tú no puedes sino seguir siendo inmutable; y los estados transitorios son, por definición, falsos.” todo el razonamiento anterior, nos tenía que conducir, a establecer los criterios de la verdad, sólo lo eterno es verdad, los estados transitorios, serán en consecuencias falsos, y este criterio se aplica para definir nuestra naturaleza como Hijo de Dios. Somos tal como Dios nos creó, eternos e inmutables, por lo tanto, este mundo de las formas, que cambian y se degradan, como los cuerpos con los que se identifica el ego, no cumplen con estos criterios, por lo que se concluye que no son reales, no fueron creados por Dios.

“Eso incluye cualquier cambio en tus sentimientos, cualquier alteración de las condiciones de tu cuerpo o de tu mente; así como cualquier cambio de conciencia o de tus reacciones.” todo lo que está sujeto a cambios, ya sean cuerpos, emociones o pensamientos, no son reales.

“Esta condición de abarcamiento total es lo que distingue a la verdad de la mentira, y lo que mantiene a lo falso separado de la verdad.” otra característica fundamental de la verdad, es su condición todo abarcante, incluye a la totalidad, la verdad no conoce diferencias, especificidades, la verdad lo incluye todo, y no excluye nada, toda excepción es falsa.

El mundo que vemos no lo creó Dios y nuestra arrogancia consiste en haberlo fabricado y adjudicárselo a Dios. “¿Qué puede saber Él de lo efímero, del pecado o de la culpabilidad?”
Luego nos introduce el concepto de la humildad como el reconocimiento de la verdad, “La humildad se daría cuenta de inmediato de que estas cosas no proceden de Él.” “Seamos hoy verdaderamente humildes y aceptemos lo que hemos hecho tal como es.”
Si dejamos a un lado la arrogancia de creer que podíamos crear un mundo diferente al de Dios, o de adjudicarle a Dios este mundo de opuestos que hemos inventado, y con humildad aceptamos la verdad tal como es, estamos haciendo uso de nuestro poder de decisión a favor de la verdad y el amor, de eso se trata esta lección, eso es lo que vamos a practicar hoy.

PRÁCTICA LARGA:

“Hoy vamos a practicar la verdadera humildad, abandonando la falsa pretensión con la que el ego intenta probar que la humildad es arrogancia.”

Sólo el ego puede ser arrogante. Pero la verdad es humilde, puesto que reconoce su propio poder, su inmutabilidad y su eterna plenitud, totalmente abarcadora, la cual es el regalo perfecto que Dios le hace a Su Hijo amado.”

Tenemos el poder de decidir. Y aceptamos de Él aquello que somos, y reconocemos humildemente al Hijo de Dios.”

Aquiétate durante 5 minutos, en dos ocasiones en el transcurso del día, preferiblemente una en la mañana y la otra en la noche. Respira lenta y profundamente y mientras te vas relajando con la respiración, ve introduciendo en tu consciencia las siguientes palabras:

Tengo el poder de decidir.”
“Hoy me aceptaré a mí mismo tal como la Voluntad de mi Padre dispuso que yo fuese.”

Después de habernos aquietado, mientras introducimos en nuestra consciencia la idea del día, aguardamos en silencio, abandonando todo auto engaño, según le pedimos a nuestro Ser que se revele ante nosotros. Tengamos la certeza que el Espíritu Santo en ti siempre contestará tu llamado a restablecer la verdad en tu consciencia.

PRÁCTICAS CORTAS Y FRECUENTES:

Cada hora a lo largo del día, invita al Espíritu Santo a que te recuerde quien en verdad eres, pronunciando en silencio las siguientes palabras:

Tengo el poder de decidir.”
“Hoy me aceptaré a mí mismo tal como la Voluntad de mi Padre dispuso que yo fuese.”

Tenga la absoluta seguridad que la Voz de Dios te contestará, y sustituirá tus frenéticos pensamientos por la paz de Dios y tus auto engaños por la verdad del Creador, y reconocerás y aceptaras con humildad la verdad que eres.

Tenemos el poder de decidir a favor de la verdad y el amor, cuando lo hagamos todas la ilusiones, todas nuestras preocupaciones, todas nuestras carencias y enfermedades van a desaparecer ante la luz de la verdad. Tal como nos lo dijo Jesús hace dos mil años atrás “la verdad os hará libres” hoy nos lo vuelve a recordar. Elijamos la verdad, y recuperaremos el amor, la paz y la felicidad que creímos haber perdido en la noche de los tiempos. Cuando tengamos la humildad de reconocer y aceptar nuestra verdad, habremos elegido un nuevo amanecer lleno de gozo y de luz.

Bendiciones

Oscar Gómez Díez💝🙏💝

Visita:
https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s