LECCIÓN 151


LECCIÓN 151

“Todas las cosas son ecos de la Voz que habla por Dios.”

“Nadie puede juzgar basándose en pruebas parciales. Eso no es juzgar. Es simplemente una opinión basada en la ignorancia y en la duda.”
En este mundo emitimos juicios en cada momento y circunstancia y le damos validez a nuestros juicios, pues la identidad del ego depende de ello. Todo lo que percibimos no es más que el resultado de juicios que habíamos proyectado, y que al retornar a nosotros en forma de percepción, lo interpretamos de acuerdo con el  sistema de pensamiento del ego. “El ego te dice que esa cosa de la que él te habla, y que defendería a toda costa, es lo que tú eres. Y tú te lo crees sin ninguna sombra de duda.”

Lo que percibimos da testimonio de los pensamientos que previamente habíamos proyectado, y lo utilizamos como la confirmación de que tenemos razón y de que  es la verdad. “Tienes una fe ciega en lo que tus ojos y tus oídos te informan. Crees que lo que tus dedos tocan es real y que lo que encierran en su puño es la verdad.”

Los juicios reafirman y profundizan la creencia en la separación, al condenar a nuestros hermanos por las culpas que proyectamos sobre ellos.

Pese a que sabemos que lo que vemos y oímos, está limitado por nuestros ojos y oídos, elegimos elevar a la categoría de verdad tan precaria percepción. Contrariamente, el Espíritu Santo, al igual que Dios goza de una visión de totalidad, que el Curso define con el nombre de Conocimiento, que es la visión de la totalidad de la que carecemos en este mundo perceptual. “¿Cómo ibas a poder juzgar? Tus juicios se basan en el testimonio que te ofrecen los sentidos. No obstante, jamás hubo testimonio más falso que ése.”

Solo el Espíritu Santo tiene la capacidad de ver todos los lados y variantes de alguna situación, y por lo tanto, tiene la capacidad de juzgar completamente cualquier situación. Nuestra arrogancia consiste en creer que podemos juzgar correctamente pese a las limitaciones de nuestros cuerpos y sus órganos de percepción.
“Deja que Él sea el Juez de lo que eres, pues en Su certeza la duda no tiene cabida, ya que descansa en una Certeza tan grande que ante Su faz dudar no tiene sentido. Cristo no puede dudar de Sí Mismo. La Voz que habla por Dios puede tan sólo honrarle y deleitarse en Su perfecta y eterna impecabilidad.”

Al identificarnos con el cuerpo, y con lo que nos muestran los órganos de percepción del cuerpo, que están diseñados para ver afuera, nos identificamos  con esa “realidad”  externa y creemos que somos eso, ignorando nuestra realidad interna y eterna,  “tu vida no forma parte de nada de lo que ves. Tu vida tiene lugar más allá del cuerpo y del mundo, más allá de todos los testigos de lo profano, dentro de lo Santo, y es tan santa como Ello Mismo.”

PRÁCTICA LARGA:

Hoy practicaremos en silencio, sin palabras, excepto al principio de la meditación, mientras nos aquietamos y conectamos con Dios, y repetimos de manera lenta el pensamiento del día, y solo observaremos nuestros pensamientos y apelamos “a Aquel que ve los elementos que son verdad en ellos. Deja que Él evalúe todos los pensamientos que te vengan a la mente, que elimine de ellos los elementos de sueño y que te los devuelva en forma de ideas puras que no contradicen la Voluntad de Dios.”

Aquiétate durante 15 minutos, en dos ocasiones  en el transcurso del día, preferiblemente una en la mañana y la  otra en la noche. Respira lenta y profundamente y mientras te vas relajando con la respiración, ve introduciendo  en tu consciencia las siguientes palabras:

“Todas las cosas son ecos de la Voz que habla por Dios.”

Después que te hayas relajado lo suficiente, tu cuerpo y tu mente se hayan aquietado, haces tu meditación con la postura del observador. Vas a ver como van apareciendo pensamientos de toda índole, pero no te involucras con ellos, simplemente los observas como quien ve una película en una pantalla de cine o TV, y le pides al Espíritu Santo que los juzgue por ti. Él purificara tu mente de todos aquellos pensamientos que no sean verdaderos, que no sean amorosos. No tienes que hacer nada, solo observar y permitir que el Espíritu Santo haga lo que tenga que hacer. Solo expresa gratitud y amor por la sanación de tu mente, y podrás ver más allá del odio el amor,  más allá del conflicto la paz,  tú papel es solo observar y no juzgar, contemplar con desapego y gratitud como la verdad va sustituyendo a la ilusión, y  el amor al miedo. Ofrécele tus pensamientos y el se los devolverá sanos, plenos y luminosos.

PRÁCTICAS CORTAS Y FRECUENTES:

Cada hora a lo largo del día. Busquemos hacer una pausa en nuestra jornada y recordemos a Dios y la Voz que habla por Él y mientras repetimos lentamente la idea del día, le pedimos que purifique nuestra mente de todo lo que no sea amor:

“Todas las cosas son ecos de la Voz que habla por Dios.”

Una vez que hayas invitado al Espíritu Santo para que sane tu mente, observa, y no juzgues, recuerda que no puedes juzgar.
No puedes juzgar sólo, pues si lo haces el ego juzgará por ti, así que invita al Espíritu Santo para que juzgue por ti, pues Aquel que todo lo abarca y todo lo ve, puede separar lo falso de lo verdadero y devolverte tus auténticos  pensamientos, los que compartes con Dios y los que compartirás con tus hermanos cuando reconozcas la verdad y el amor en ti. Y da gracias al Padre por los regalos recibidos y sentirás Sus bendiciones, que siempre han fluido hacia ti pero que tu no veías por los oscuros  juicios que emitías en contra del amor y de la paz. Regocíjate de ver la luz de nuevo, del  amanecer de tu despertar, de escuchar las dulces melodías de amor que el Cielo canta para ti que ahora contemplas la Creación con la visión de Cristo.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez


Visita:
https://oscargomezdiez.com/

Una respuesta a “LECCIÓN 151

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s