III ORAR POR OTROS

III. ORANDO POR OTROS

“Hemos dicho que la oración es siempre por uno mismo, y así es.” Esta es una definición medular en el Curso, lo mismo sucede con el perdón. Así lleguemos a pensar que perdónanos a otros, en realidad sólo nos perdónanos a nosotros mismos. Los otros, incluidos los que consideramos nuestros “enemigos”, no son más que los espejos que reflejan nuestros pensamientos, nuestros juicios que una vez proyectados afuera, son la fuente de nuestras condenas y ataques.

¿POR QUÉ DEBES ORAR POR OTROS?

Y si debes orar por otros,   “en tal caso, ¿cómo debes hacerlo?”

“Orar por otros, correctamente entendido, se convierte en un medio para eliminar las propias proyecciones de culpa que has dirigido sobre tu hermano, y te permite reconocer que no es él quien te está haciendo daño.” en este caso orar por otros es una forma de perdonarte las culpas que habías proyectado sobre tus hermanos. En este caso orar y perdonar se funden con un solo propósito: eliminar proyecciones de culpa y reconocer que mis hermanos no me han hecho nada.

Nuestra salvación pasa por “renunciar al venenoso pensamiento de que él es tu enemigo, tu opuesto maligno, el motivo de tu perdición.” La oración es el medio que nos ayudará a percibir de otra manera a nuestros hermanos, a partir de allí la oración y el perdón, pueden ir ascendiendo hasta llegar a Dios.

LA ORACIÓN CONDENATORIA:

En el nivel más elemental de la oración, en la base de su escalera, cuando decimos que oramos por otros, hay un substrato de envidia y malicia, y en lo más profundo de nuestra consciencia, todavía subyace la culpa, el juicio y la condena que hemos proyectado sobre nuestros hermanos. En el fondo se clama por venganza, no por amor, no alcanzamos a darnos cuenta que son peticiones de muerte originadas por nuestros miedos.
“Estas formas de oración invocan a un dios vengativo, y es este dios quien parece responderles. No se puede pedir un infierno para otro y luego pretender escapar de él.” cuando emitimos un juicio condenatorio, nos estamos condenando a nosotros mismos, así lo justifiquemos con una oración. No estás viendo la inocencia de tu hermano, no estás viendo su luz sino su oscuridad, que es lo mismo que decir, que estás viendo tu propia oscuridad, sólo que no la reconoces cuando la ves en los otros.
“Solo aquellos que ya están en el infierno pueden pedir infierno.” pero en el instante que reconocemos como propia la oscuridad que vemos en los otros, y la asumimos, en ese momento, al hacer consciente nuestro error, podemos elegir abandonarlo, podemos soltarlo y entregárselo a la luz de la verdad, eso es perdonar.  “aquellos que han sido perdonados, y que han aceptado su perdón, nunca podrían elevar este tipo de oración.”

LA ORACIÓN SIEMPRE DA LO QUE PIDAS:

Así que debemos poner mucho cuidado con nuestros pensamientos y con las oraciones que hagamos en nuestros niveles inferiores de oración, pues debemos ser conscientes  “que la oración traerá una respuesta del mismo tipo en que se ha hecho la oración.” si somos conscientes de que realmente estamos pidiendo, y si lo hacemos desde el amor o desde el ego, entonces estaremos listos para los siguientes niveles de oración.

LA ORACIÓN PARA LIBERAR A OTROS:

En este caso, nuestro siguiente peldaño, comienza con lo siguiente: “Lo que he pedido para mi hermano no es lo que querría para mí.” de ser así, no lo he reconocido como mi hermano sino como mi enemigo.
“Es evidente que este paso no lo puede dar quien no valore el beneficio que le comporta liberar a los otros.” quién todavía no valore que liberar a otros, es liberarse a sí mismo, no podrá dar este paso. Es posible que retrase este escalón, por lo que seguirá encadenado a los juicios contra sus hermanos, en este caso el miedo es más poderoso que la compasión.
“A los que se sienten culpables les parece ciertamente una ventaja tener enemigos, pero quien pretenda liberar a sus enemigos debiera abandonar este beneficio imaginario.”
Tenemos que decidir que es lo que queremos: ¿nuestra libertad o nuestra esclavitud mental.? Pará ello, “La culpabilidad se debe abandonar, y no ocultarla.” ocultar nuestras culpas es un mecanismo recurrente de nuestro ego, pero cuando la evidenciamos la podemos perdonar. Pero también puede ocurrir que nuestros miedos nos hagan retroceder, y no ascendamos un escalón más en nuestra escalera de la oración.
“Pues las defensas del miedo son en sí mismas temibles y cuando se las reconoce traen sus miedos consigo.” esto nos puede llevar un paso atrás.
“¿Y cómo se puede reconocer esto mientras se proyecte la culpa en otro, y no se vea como propia?” mientras proyectamos sobre los otros y no reconozcamos  esas culpas como propias, no podremos dar el siguiente paso.

BUSCA VER A TU HERMANO DE OTRA MANERA:

Así que Jesús nos llama a la  reflexión: “Detente por un instante, ahora, y piensa en lo que has hecho. No olvides que fuiste tú quien lo hizo, y por lo tanto, de la misma manera lo puedes deshacer.” Y nos pide ver a este “enemigo” de otra manera.
“Abre tu mano. Este enemigo ha venido a bendecirte.” abre tu mano, suelta tu espada, y “Acepta su bendición” verlo de otra manera, es verlo como tu salvador, no como tu verdugo, vino a mostrarte lo que no querías ver en ti.  “Él es un Hijo de Dios, lo mismo que tú. No es un carcelero, sino un mensajero de Cristo. Séalo tú para él, para que tú lo puedas ver así.” si eres capaz de dar ese giro en tu mirada, has dado un paso gigante, el que te conduce del miedo al amor a través del perdón.

LA ORACIÓN PARÁ PEDIR COSAS DE ESTE MUNDO:

“No es fácil darse cuenta de que las oraciones para conseguir cosas, posición social, amor humano, “regalos” externos de cualquier tipo, se hacen siempre para establecer carceleros que te escondan de la culpabilidad.”
Las oraciones que hacemos para pedir cosas, son metas para substituir el amor de Dios que creemos haber perdido tras la separación, buscamos recuperar la plenitud perdida con cosas que creemos que nos pueden completar.  “Estas cosas se utilizan como metas sustitutivas de Dios, y por lo tanto distorsionan el propósito de la oración.”
El problema es que pedimos estas cosas sin ser conscientes de lo que estamos pidiendo, por lo que nos encadenamos más y mas: “La oración se convierte en el deseo de conseguirlas. Aún cuando no se pidan explícitamente.”

EL OBJETIVO DE LA ORACIÓN: ALCANZAR A DIOS:

Cuando nos ponemos a pedir cosas de este mundo, nos olvidamos del verdadero propósito de la oración: buscar a Dios. “El objetivo de alcanzar a Dios se pierde en la búsqueda de objetivos menores de cualquier tipo, y la oración se convierte en una solicitud de enemigos.” Si queremos sanar nuestras mentes, si queremos regresar al Cielo,  si queremos ascender la escalera de la oración hasta su cima, no debemos olvidar su propósito: alcanzar a Dios. Toda oración, todos nuestros pensamientos y todas nuestras prácticas de perdón deben tener este propósito en nuestras mentes, si permitimos que algo  lo substituya habremos perdido el rumbo.

BUSCA AMOR, NO ENEMIGOS:

“Nadie que desee un enemigo fracasará en su búsqueda.” Si lo que deseas, son conflictos, proyectar sobre los otros culpas y miedos, emitir juicios y condenas, encontrar enemigos, tenga la seguridad que los tendrás, hasta en eso la oración es efectiva, te da exactamente lo que habéis pedido.  “Pero con la misma seguridad perderá el único objetivo auténtico que le ha sido asignado.” y el único objetivo auténtico de la oración es comunicarte con Dios. Y es el que pierdes cuando eliges el conflicto en lugar de la paz, el miedo en lugar del perdón. “Piensa en el costo y entiéndelo bien. Cualquier otra meta es a costa de Dios.”

Este epígrafe termina con esta exhortación de Jesús: el camino que escojamos nos lleva al abismo o a la salvación. Cuál es la oración que de verdad queremos realizar? La oración que me siga encadenando a conflictos y peleas contra mis hermanos, las que buscan pobres sustitutos de Dios, o la oración que nos lleve a Dios, al amor, la paz y la felicidad. La decisión está en nuestras manos, la escalera de la oración que nos conduce al Cielo sigue esperando que la comencemos a ascender con pasos de amor y perdón.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez


Visita:
https://oscargomezdiez.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s