II. LA ESCALERA DE LA ORACIÓN

II. LA ESCALERA DE LA ORACIÓN

“La oración no tiene principio ni fin. Es parte de la vida.” esta es una definición del primer nivel, del nivel metafísico del Curso, es la condición de la oración en el estado del Cielo. Es el estado de mutuo y constante amor entre el Padre que bendice y el Hijo que agradece.

“Pero sí cambia de forma, y crece con el aprendizaje hasta que alcanza un estado amorfo y se fusiona en total comunicación con Dios.” en este mundo la oración es una forma de aprendizaje para llegar a Dios, y puede tener diversas formas, se va cualificando hasta llegar a sus estados mas elevados, hasta llegar  al estadio amorfo en la que se funde con Dios.

“Sin embargo, en su estadio más elemental, en su forma peticionaria, no es necesario apelar a Dios, de hecho, con frecuencia no se hace, e incluso a veces ni siquiera se cree en Él. En estos niveles, la oración es meramente una querencia proveniente de un sentido de escasez y de falta.” en este mundo, la forma mas elemental de oración surge de la carencia y la escasez, en este caso la oración es un simple desear, que no requiere apelar a Dios ni creer en Él. Desde esta perspectiva todo desear, todo pedir en este mundo es una oración.

“Esta forma de oración, o “pedir desde la necesidad”, siempre conlleva un sentimiento de debilidad e incapacidad, y nunca pueden ser hecha por un Hijo de Dios que sabe Quién es en realidad. Por ello, quien conoce su verdadera Identidad con certeza nunca podría orar de esta manera. Sin embargo, también es cierto que todo aquel que carece de certeza sobre su Identidad no puede evitar orar así. Y la oración es tan continua como la vida misma. Todo el mundo ora sin cesar. Pide y ya has recibido, pues eres tú mismo quien ha establecido lo que quieres.” en este mundo todo el mundo ora de manera permanente, pues la oración se percibe como un pedir, es un desear, de tal manera que todo lo que has recibido, es porque lo has pedido, lo has deseado, así no seas consciente de ello. Tus pensamientos determinan la experiencia que tienes. Pero un Hijo de Dios que sabe Quien es jamás haría uso de tal tipo de oración basada en la escasez y la necesidad, pues es consciente de su plenitud.

En este mundo oramos desde la necesidad, pues esa es nuestra condición temporal, “en este mundo la oración es reparadora y, por lo tanto, entraña niveles de aprendizaje” esos niveles de aprendizaje son los que vamos a analizar más adelante. Desde esta perspectiva  es posible realizar formas elevadas de oración, si se dirige a Dios con verdadera fe, así no tengamos suficiente comprensión. Aquí nos está señalando la importancia de la fe en la oración. En este mundo nuestra fe no es total, inicialmente la buscamos para buscar resolver problemas específicos, pero podemos ir aprendiendo a manejar una fe creciente, en la que tengamos la certeza de invertir el sistema de pensamiento del mundo, eso es FE con mayúscula.

ORAR CON CULPA Y NECESIDAD

Los sentimientos de pecado y culpa hace  que nuestra identificación con Dios sea algo vaga, y por lo tanto,  nuestras oraciones. Ello no quiere decir que si oramos  con fe, no seremos escuchados, sólo que distorsionamos la comunicación.

“En este nivel es posible que se sigan solicitando cosas mundanas de diferentes tipos, y también es posible que se pidan dones tales como bondad u honestidad, y especialmente el perdón para las muchas fuentes de culpabilidad que inevitablemente subyace en toda oración proveniente de la necesidad.”  el desafío en este nivel es reconocer nuestra ambivalencia y perdonar nuestros apegos mundanos.

LA CULPA Y LA ESCASEZ

“Sin culpa no hay sentimiento de escasez. Quien está libre de pecado no tiene necesidades.” esta es una afirmación muy importante del sistema de pensamiento del Curso. La creencia en la escasez, en las carencias, están basadas en la culpa, en la creencia que nos separamos de Dios, y por lo tanto, somos incompletos. Al separamos de la totalidad creemos que acumulando partes restituiremos la plenitud perdida. Pero como lo hacemos desde el ego, lo que terminamos haciendo es profundizar la separación, al creer que nos completamos a costa de otros, ya sean relaciones o cosas. Buscamos completarnos a través de relaciones especiales y utilitaristas o acumulando cosas a través de la explotación o la expoliación de otros, la creencia que para ganar otros tienen que perder, es lo que ahonda y acrecienta la separación y el conflicto. Mientras creamos en el pecado y la culpa vamos a experimentar necesidades. Orar desde la carencia es un  nivel elemental y poco efectivo de oración.

La única alternativa que tenemos frente a la carencia y la culpa es el perdón. Si perdónanos nuestras creencias en las culpas y carencias, no percibiremos necesidades de ninguna clase, pues sabremos que se nos proveerá de lo que necesitemos. El mundo real, el mundo perdonado será un reflejo de la plenitud y la abundancia del estado del Cielo, en la  que el Hijo de Dios no necesita nada pues dispone de todo.

“ORAR POR LOS ENEMIGOS”

“En este nivel también ocurre esa curiosa contradicción de términos conocida como “orar por nuestros enemigos” . La contradicción no reside en las palabras mismas, sino más bien en la manera en la que son usualmente interpretadas. Mientras creas que tienes enemigos, limitas la oración a las leyes de este mundo, y has limitado asimismo tu capacidad para recibir y aceptar en los mismos estrechos márgenes. Y sin embargo, si tienes enemigos tienes necesidad de oración, y una gran necesidad ciertamente.”
Aquí se muestra la enorme profundidad conceptual de la metafísica del Curso. En nuestra cultura orar por los enemigos se muestra como un gesto de bondad y reconciliación. Pero el Curso va mucho más allá. Nos dice que si creemos tener enemigos, es porque estamos insertos en algún conflicto, en una confrontación, y cualquier conflicto de la naturaleza que sea, se gobierna desde la lógica del ego, limitas la oración a las leyes del mundo, tu oración no trascendería hacia lo intemporal, y tu que eres ilimitado te estarías auto limitando. Por eso Jesús  concluye diciéndonos  que si crees que “si tienes enemigos tienes necesidad de oración, y una gran necesidad ciertamente.” tenemos primero que perdonar nuestras relaciones, perdonar el odio o la ira subyacente en el conflicto, perdonar la creencia de tener enemigos, y luego “orar por nuestros enemigos” a quienes habrás reconocido ahora como tus hermanos, tus salvadores, quienes te muestran las culpas, miedos y ataques que habías proyectado sobre ellos, y que al reconocer esas proyecciones eliges abandonarlas, y llevarlas ante el altar del Amor para que sanen tu mente.

“SIEMPRE ORAS POR TI”

Entonces que significa orar por los enemigos?
“Ora por ti mismo, para que no busques encarcelar a Cristo y perder con ello el reconocimiento de tu propia identidad. No traiciones a nadie, pues te estarás traicionando a ti mismo. Un enemigo es el símbolo de un Cristo encarcelado. ¿Y quién podría ser este, sino tú mismo?” Cuando calificas a alguien como tú enemigo, te estas condenando a ti mismo, y estás aprisionando al Cristo en ti, sometiéndolo a los juicios y ataques del ego. Así que ora por ti, ora por tu liberación, y cuando lo logres habrás liberado a tu hermano. “Orar por tus enemigos se convierte así en una oración por tu propia libertad.”
De esta manera lo que parecía contradictorio ha sido resuelto a favor del perdón y el amor.
“Nunca debe olvidarse que la oración en cualquier nivel es siempre por uno mismo.”

EL SIGNIFICADO DE LA ORACIÓN COMPARTIDA

Lo mismo sucede con la oración compartida. “Si te unes con alguien en oración le haces parte de ti.” cuando te unes con alguien en oración, al dirigir la oración a Dios, los dos se unen al Padre, y por lo tanto, se vuelven uno.
“Tú eres el enemigo, de la misma manera que eres al Cristo.” Tú elección determina lo que quieres ser. “Por ello, antes de hacerse santa la oración, se convierte en una elección.”
Aquí viene una clarificación muy importante, tu eres dueño de tu voluntad, pero no la de tu hermano. “Tú no escoges por otro. Solo puedes escoger por ti mismo.”
Así que la mejor manera de unirte con tu hermano es a través del perdón y la oración.  “Ruega de corazón por tus enemigos, pues en ello radica tu propia salvación.” el perdón y la oración dan paso al amor, de ahí que ruega de corazón por tus enemigos, “Perdónales por tus pecados, y así serás ciertamente perdonado.” realmente sólo nos perdonamos a nosotros mismos, por haber proyectado sobre nuestros hermanos nuestras culpas y miedos, al perdonarnos nos liberamos de las ataduras que nos impedían experimentar el amor y liberamos a nuestros hermanos de la creencia que eran nuestros enemigos.

“LA ESCALERA DE LA ORACIÓN”

“La oración es una escalera que llega hasta el Cielo. En la cima hay una transformación semejante a la que tú experimentas, pues la oración es parte de ti. Los asuntos de la tierra quedan atrás, todos olvidados. Nada se pide, pues nada falta.” la oración es la comunicación entre el Padre y el Hijo en su estado natural, en el estado del Cielo. Tras la separación, esa comunicación quedó suspendida o distorsionada por nuestra percepción, por nuestra interpretación basada en juicios y condenas originadas en la culpa inconsciente. Restablecer la comunicación directa con Dios, requiere un aprendizaje, y en este mundo, todo aprendizaje tiene pasos o etapas, en la que vamos avanzando, en la medida que perdonamos y perdonamos. esa es la escalera de la oración, hasta que llegamos al Cielo, hasta que llegamos a Dios, y cuando llegamos a la cima se produce una transformación, hemos dejado atrás al ego, ya no hay culpa, el mundo de la percepción y de sus juicios, ha desaparecido, hemos renacido al mundo del Amor.

Cuando llegas a la cima de la escalera “la oración recupera su sentido original” la perfecta comunicación entre Padre e Hijo “Pues ahora se eleva como un canto de agradecimiento a tu Creador, cantado sin palabras, pensamientos, o vanos deseos, absolutamente carente de todo tipo de necesidades.”

Como podemos notar, esta comunicación entre Padre e Hijo en el estado del Cielo, tiene unas características muy diferentes a como percibimos la comunicación en este mundo:
“sin palabras,”
”sin pensamientos,”
si no hay cuerpos, tampoco habrá órganos de fonación, no hay palabras, tampoco hay pensamientos, pues ya no hay una mente separada e individual, la mente del Hijo se funde con la Mente del Padre.
Igualmente la comunicación será  “Sin vanos deseos, absolutamente carente de todo tipo de necesidades.” Cuando estas en la totalidad no hay ego, no hay deseos, no hay carencias ni necesidades. Al tenerlo todo,  no se necesita de nada, pues al  disponer de todo, el sentido de carencia desaparece.

LA META DE TODA ORACIÓN:

“Dios es la meta de toda oración, lo cual le confiere intemporalidad en lugar de finalidad.” en este mundo la oración tiene como finalidad pedirle a Dios que satisfaga nuestras carencias. En el estado del Cielo, la oración es un canto eterno de gratitud al Padre, Quien bendice eternamente a Su Hijo. Al ser la oración eterna pierde toda finalidad, simplemente es, tal como lo son el Padre y el Hijo. Por eso la oración nunca tuvo principio ni tendrá un final.

LA ORACIÓN Y EL PERDON:

“La oración,  en las formas que adopta inicialmente, es una ilusión, ya que no se necesita escalera alguna para llegar hasta aquello de lo que uno nunca se alejó.”
En este mundo las formas elementales de oración son una ilusión, pues al reflejar las carencias de este mundo, la oración se hace parte de la misma ilusión del mundo. Pero en términos reales nunca nos separamos, siempre hemos estado unidos a nuestro Padre, y por lo tanto, la oración sigue siendo la comunicación entre Padre e Hijo, de tal manera que no es necesario una escalera, pero como vivimos en este mundo creemos que necesitamos aprender lo que ya somos y lo que seremos por siempre jamás.

“No obstante, la oración forma parte del perdón mientras este, que de por sí es una ilusión, continúe sin lograrse.” mientras no perdónenos nuestra creencia en la separación y la culpa, la oración parece depender del perdón para poderse expresar al margen de las creencias del ego, y seguirá siendo así hasta que el perdón  culmine su tarea en este mundo. Pero cuando llegamos al final de la escalera, cuando llegamos al Cielo, se produce lo opuesto, una maravillosa transformación, el perdón desaparece, pues no hay nada que perdonar en el Cielo y solo queda la oración, ya no como ilusión, sino como la única comunicación entre Padre e Hijo en un canto eterno de amor y gratitud.

ORACIÓN Y APRENDIZAJE

Si entendimos la naturaleza de la oración en el Cielo, y su naturaleza ilusoria en este mundo, comprenderemos que “La oración estará ligada al aprendizaje  hasta que el objetivo del aprendizaje se haya alcanzado. Y entonces todas las cosas se transformarán al unísono, y retornarán libres de toda mancha a la Mente de Dios. Al encontrarse más allá de lo que se puede aprender,  este estado es indescriptible.” y el aprendizaje no es más que la práctica del perdón que nos va ayudando a correr el velo de la ilusión para mostrarnos la realidad de lo que somos. Cuando culmine el aprendizaje, cuando este mundo ilusorio haya desaparecido por causa del perdón, y las puertas de nuestro  Cielo interior se hayan abierto, el aprendizaje habrá concluido, la transformación será tal que lo que experimentaremos será indescriptible para los ojos de este mundo.

LAS ETAPAS DE LA ORACIÓN:

“Sin embargo, los estadios necesarios para su consecución necesitan ser entendidos, para que vuelva la paz al Hijo de Dios, que vive ahora en la ilusión de la muerte y el temor de Dios.” Mientras vivamos en este mundo, gobernado por la percepción y los juicios, será necesario aprender los distintos niveles de oración hasta que esta se va despojando poco a poco de su aspecto peticionario, hasta que restauremos nuestra paz y nuestra plenitud, y la oración vuelva a ser lo que siempre ha sido, un canto de amor y gratitud hacia el Padre y una eterna bendición del Padre a Su Hijo.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s