LA VERDADERA ORACIÓN

I. LA VERDADERA ORACIÓN
El Canto de la oración

LA ORACIÓN COMO CAMINO:

“La oración es un camino que ofrece el Espíritu Santo para llegar a Dios.” la oración es un camino que nos ofrece el Espíritu Santo para nuestra salvación, que junto con los milagros, el perdón, y el discernimiento (el razonar), completan el plan de la Expiación, todas estas herramientas nos llevarán hasta Dios.

QUE NO ES LA ORACIÓN:

La oración “No es simplemente una petición o una súplica.” esta es una diferencia sustancial respecto a la forma como en este mundo se concibe la oración. La verdadera oración nunca será una súplica, pues el Hijo de Dios en su plenitud no carece de nada, y por lo tanto, no necesita pedir nada. La suplica, el desear, pedir o necesitar, es una condición del ego. “No tendrá éxito hasta que te des cuenta de que no pide nada.” para llegar a la verdadera oración, debemos primero que haber perdonado nuestras creencias en las carencias, el sentirnos incompletos o faltos de algo.
“De qué otra manera, si no, podría cumplir su propósito?” si la oración no es una súplica, no es un catalogo de peticiones, entonces ¿cual es su propósito? En la introducción vimos que la oración es el medio por el cual el Padre y el Hijo se comunican, el Uno bendice y el Otro agradece, en un amor compartido, gozoso y pleno. Esa es la oración en el estado del Cielo. Pero, ¿y en este mundo? La oración tiene como propósito en este mundo llevarnos de regreso a Dios, pero no lo lograremos sobre la base del miedo y la carencia.

LOS ÍDOLOS, LAS SÚPLICAS Y LA ORACION:

“Es imposible rezar por ídolos y esperar llegar a Dios.” en este mundo los ídolos, son figuras e imágenes que representan “a un ser sobrenatural y al que se adora y se rinde culto como si fuera la divinidad misma.” pero en Un Curso de Milagros, representan mucho más que eso, son todos los deseos y apegos que tiene el ego, que lucha o pide por ellos, pues con eso busca sustituir el amor de Dios. Así que no le podemos rezar a Dios para que nos conceda lo que Dios no es. Por eso, “La verdadera oración debe evitar la trampa de convertirse en una súplica.” la súplica es una trampa del ego, pues busca sustituir el amor de Dios o que Dios “apoye” los propósitos del ego, que es como pedirle a Dios que le dé realidad al error, a nuestras fantasías o ilusiones. Toda oración realizada desde el miedo y la carencia no logra comunicarse con el Amor, lo único que hace es meternos en las trampas del ego y alejarnos del amor. Ello no quiere decir que Dios sea insensible a la condición de Sus Hijos, o que no conteste sus oraciones.

LA VERDADERA ORACIÓN

“Pide, más bien, recibir lo que ya ha sido dado; aceptar lo que ya está ahí.” Aquí aparece una característica de la verdadera oración: la aceptación. Aceptar lo que ya no se nos dado, recibirlo con amor y gratitud. No resistirse, no rechazar las experiencias que se nos presentan, pues fue lo que pedimos, fue la experiencia que fabricamos, fue el guion que escribimos antes de venir a este mundo a negar el amor que somos. Aceptemos y agradezcamos lo recibido, de esta manera le abrimos las puertas al perdón y al amor. Sin aceptación, no habrá perdón ni mucho menos amor, solo resentimientos y ataques.

“LAS SOLICITUDES ESPECÍFICAS Y LA ORACION:

“Se te ha dicho que le pidas al Espíritu Santo la respuesta a cualquier problema especifico, y que recibirás una respuesta especifica si tal es tu necesidad.” este párrafo parece contradecir, lo expuesto anteriormente sobre la verdadera oración. Jesús nos aclara este tema: “En lo que respecta a la oración, esto no es contradictorio.” hay que precisar el contexto en el que nos encontramos temporalmente, y el propósito final, “Se te ha dicho también que sólo hay un problema y solo una solución.” nuestro principal problema es la creencia en la separación, y la única solución es perdonar esa creencia y volver a la unidad.

“En este mundo hay que tomar decisiones, y hay que tomarlas tanto si son ilusorias como si no.” tomar decisiones es lo que hacemos en este mundo, desde pequeñas hasta grandes decisiones, por ejemplo, a que hora nos levantamos, hasta la toma de una decisión sobre nuestra vida profesional o de pareja, o sobre algún conflicto que nos pueda afectar, cada decisión nos genera incertidumbres sobre su resultado, por eso preguntamos. “No se te puede pedir que aceptes respuestas que se encuentran más allá del nivel de necesidad que puedes reconocer.” cuando pedimos ayuda al Espíritu Santo, Su respuesta debe ser comprensible para nosotros, esta se aproxima a nuestro nivel de necesidad, “Por lo tanto, no es la forma de la petición lo que importa ni tampoco cómo se hace.” lo importante es lo que se pretende sanar y que nos conduzca a la paz interior, que nos conduzca genuinamente a Dios, “La forma de la respuesta, si es que procede de Dios, satisfará tu necesidad tal como la percibas.”

¿DEFINIR CUÁL ES NUESTRO PRINCIPAL PROPÓSITO?

Has buscado primero el Reino de los Cielos, y todo lo demás ciertamente se te ha dado por añadidura.” este es un postulado bíblico que el Curso retoma. Si hacemos de buscar a Dios nuestro único propósito, todo lo demás queda subordinado a este objetivo, y desde la guía del Espíritu Santo se nos dirá que debemos hacer o decir, y cada experiencia la contemplaremos desde nuestra paz y desde nuestro amor. Desde ese reconocimiento y aceptación, todo se nos dará por añadidura, pues pasamos de la limitada percepción del ego, a la posibilidad de contemplarlo todo desde la totalidad del Amor.

EL SECRETO DE LA VERDADERA ORACIÓN:

El Secreto de la verdadera oración es olvidarte de las cosas que crees que necesitas.” la verdadera oración actúa como el perdón, ignora el error y mira la verdad. La verdadera oración ignora el miedo y las carencias y mira hacia la plenitud del Amor, y das gracias a Dios por ello.
“al orar pasas por alto tus necesidades especificas tal como ves, y las dejas en Manos de Dios.” al perdonar sanas el pasado y al orar das las gracias, y pones el futuro en manos de Dios.
“¿Cuál podría ser Su respuesta sino tu recuerdo de Él?” podrías cambiar la experiencia de Dios por un insignificante consejillo, de un problema que dura un instante, ¿cambiarías la eternidad por un instante que el soplo de la verdad disiparía?

“LAS CARACTERÍSTICAS DE LA RESPUESTA DE DIOS”

“La Respuesta de Dios es para toda la eternidad, sin embargo, todas las pequeñas respuestas están contenidas en ella.” las respuestas de Dios siempre serán eternas, pues Su Amor nunca cambia, Su paz siempre nos acompañará y Su dicha siempre estará disponible, cada vez que elijamos la plenitud de Su Reino a las ilusiones del ego. Cuando elegimos la totalidad, las pequeñas respuestas están contenidas en ella

¿QUE ES ORAR?

Orar es hacerse a un lado; un abandonarse, un momento de sosegada escucha y amor.” orar es dejar, aunque sea temporalmente la guía del ego, dejar de hacer juicios, aquietarse y en silencio escuchar la Voz del Amor.

“No debe confundirse con súplicas de ninguna clase, ya que es una manera de recordar tu santidad.” en este mundo orar es recordar quien somos realmente, la Mente del Hijo de Dios, plena, infinita, impecable, abundante, amorosa y eterna. No necesitamos nada porque lo tenemos todo, de ahí que cualquier súplica es negar lo que eres, afirmar al ego, hacer real la separación. Recordar nuestra santidad es recordar nuestra verdadera identidad, recordar nuestro verdadero poder y dar gracias al Padre por ello, entonces “¿Por qué habría de suplicar la santidad cuando tiene pleno derecho a todo lo que el Amor ofrece?”

LA ORACIÓN Y EL AMOR:

“Y es al Amor adonde vas cuando oras. La oración es una ofrenda; un renunciar a ti mismo para ser uno con el Amor” cuando oramos nos estamos comunicando con el Amor, en el estado del Cielo, ese es nuestro estado natural, en este mundo cuando oramos nos dirigimos al Amor que creímos haber olvidado, por eso la oración es un camino y un propósito, en el que renunciamos a nuestro yo individual para fundirnos con el Amor que todo lo abarca, en ese sentido, la oración es una ofrenda a Dios.

“No hay nada que pedir porque ya no hay nada más que desear. Esa nada se convierte en el altar de Dios. Y desaparece en Él.” recordemos que la separación surge del deseo de nuestra mente falsa de ser especial y diferente. El Espíritu Santo reinterpreta el deseo como nuestra voluntad de volver a Dios, cuando lo logramos, ya no hay nada más que desear, simplemente somos Uno con Dios, nos fundimos con Él. “Éste no es un nivel de oración que todo el mundo pueda alcanzar por ahora.”
Llegar a este nivel de oración, el máximo nivel de oración, requiere haber perdonado todos los miedos y culpas, haber deshecho el ego, haber reconocido y aceptado nuestra santidad, por lo que no todo el mundo está preparado para ello, pero vamos en pos de ello, pues todos finalmente volveremos a Dios.

LA ORACIÓN CONJUNTA:

“Aquellos que aún no lo han conseguido necesitan que los ayudes con tus oraciones, porque su pedir no se basa todavía en la aceptación.” aquellos que no han logrado una comunicación directa con Dios a través de sus oraciones, son hermanos que aún son gobernados por la culpa, el miedo y la carencia y ciertamente requieren ayuda. “El que alguien ayude con sus oraciones no significa que otro medie entre tú y Dios.” el que alguien te ayude con sus oraciones, no significa que sustituya tu comunicación directa con Dios, tu experiencia de Dios. “Pero sí significa que otro está a tu lado y te ayuda a elevarte hasta Él.” recuerda que cuando ayudas a un hermano, te ayudas a ti mismo, pues cuando doy es a mí mismo a quien doy.

EL MIEDO Y LA ORACIÓN:

“Quien se ha dado cuenta de la bondad de Dios, ora sin temor.” quién se ha perdonado sus culpas y miedos y reconoce su verdadera identidad como Hijo de Dios, y reconoce su bondad, ora sin miedo.

“Y el que ora sin temor no puede sino llegar a Él.” es imposible orar con miedo y llegar a Dios, pues el Amor no sabe de miedos. El que ora con miedo no logra comunicarse con Dios pero sí con los sustitutos que él ego ha inventado. Orar sin miedo es quizás la única condición, o el único obstáculo que nos impide llegar a Dios, la función del perdón es deshacer ese miedo.

Por lo tanto, también Él puede llegar hasta Su Hijo, dondequiera que éste se encuentre, y cualquiera que sea la forma que parezca adoptar.” cuando perdónanos nuestros miedos, y estos son disueltos, se han removido los obstáculos que nos impiden experimentar el Amor, de ahí que el orden sea primero perdonar y luego orar.

ORAR EN CRISTO:

“Orar a Cristo en cualquiera es una verdadera oración, porque constituye un regalo de agradecimiento a Su Padre.” orar a Cristo, es una verdadera oración, pues estas reconociendo y aceptando la creación de Dios, y por eso, es un regalo de agradecimiento al Padre.

“Pedir que Cristo no sea sino Él Mismo no es una súplica. Es un canto de gratitud por lo que eres. En esto radica el poder de la oración. No pide nada y lo recibe todo.” pedir Ser como Cristo, no es una súplica, es reconocer y aceptar lo que eres, y das gracias por ello al Creador. Cuando reconoces que eres parte de la totalidad, toda necesidad, toda carencia desaparece, pues dispones de todo, no hay nada que te sea excluido. Por eso no pides nada y lo recibes todo.

“Esta oración puede ser compartida porque recibe por todos. Orar con alguien que sabe que esto es verdad es haber recibido respuesta.” orar en Cristo, puede ser una oración compartida, ya que todos somos el Cristo, el Hijo de Dios, orar con quien sabe que esto es verdad, es haber recibido la respuesta.

“tal vez la forma concreta de la solución a un problema especifico se le ocurra a uno de vosotros, no importa a quién de los dos sea.” a través de la oración compartida nos puede llegar la respuesta, la solución a un problema específico, no importa a cuál de los dos le llega la información, lo que importa es la respuesta no la forma ni el canal de la respuesta.

“Tal vez os llegue a ambos, si estáis en una genuina armonía el uno con el otro.” y quizás le llegue a ambos, si estáis en perfecta armonía, si tenéis una relación santa, lo que es un nivel de comunión muy elevado.

“Mas vendrá porque os habéis dado cuenta de que Cristo habita en los dos. Ésa es su única verdad.” sea como sea la forma de la respuesta, esta vendrá, pues se habrán dado cuenta que Cristo habita en ambos, que el mismo Amor palpita en vuestros corazones.

Aprendamos a distinguir la verdadera oración de la que no lo es, para que logremos restablecer nuestra comunicación con Dios, para que se nos guíe en nuestro camino de regreso a casa, para que se nos ayude a remover todos los obstáculos que nos impide reconocer y aceptar que el Amor siempre nos ha habitado, y que solo necesitábamos recordarlo y dar gracias por ello. Abierta la luz del Amor, toda la oscuridad de nuestros aparentes problemas se disipan ante el conocimiento de nuestra verdad eterna, no hay nada mas que preguntar, no hay nada más que pedir, solo orar el infinito canto de la gratitud.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez
💝🙏💝

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s