LA SABIDURÍA DEL NO SABER

“Aceptar con tranquilidad el hecho de no saber es crucial para que lleguen las respuestas”.

Eckhart Tolle

LA SABIDURÍA DEL  NO SABER

En la Grecia clásica, se cuenta que le preguntaron a la Pitonisa del Oráculo de Delfos, quien era el hombre más sabio de Grecia, y la respuesta fue: Sócrates.
El mismo gran filósofo que hace 2.500 años atrás, dijo:
“Yo solo sé que nada sé”
El mismo Sócrates al que se le adjudica el famoso aforismo en la entrada del Oráculo de Delfos: ”Conócete a ti mismo” como condición previa para conocer el universo.
Es una contradicción? O era  un juego de palabras? O un gesto de modestia? La  realidad es mucho más que eso, es la condición para llegar al saber, al conocimiento, a lo que define el Curso de Milagros como una de las características de un maestro de Dios: la mentalidad abierta. La posibilidad de sospechar o negar lo que creías saber, para permitir que llegue la verdad en ti.

Si creo que lo sé todo, tendría el recipiente del saber lleno y sellado, no habría posibilidad de conocer nada más. Es la arrogancia del ego que se ahoga en su propia ignorancia.  Pues el conocimiento de la totalidad es un atributo de Dios y del espíritu.

El Curso de Milagros lo plantea de la siguiente manera:
“Tu papel es muy simple. Solo tienes que reconocer que ya no deseas lo que has aprendido. Pide nuevas enseñanzas, y no te valgas de tus experiencias para confirmar lo que has aprendido. Cuando de alguna manera tu paz se vea amenazada o perturbada, afirma lo siguiente:”

“No conozco el significado de nada, incluido esto. No sé, por lo tanto, como responder a ello. No me valdré de lo que he aprendido en el pasado para que me  sirva de guía ahora.” (T-14.XI.6:3-9)

El ego siempre considera que sabe, y tiene respuesta para todo. Con ello trata de demostrar que su sistema de creencias es  único y real. Cuando decimos que NO sabemos el  significado de lo que acontece, es mucho más que un gesto de humildad, es la decisión de no interpretar desde el ego las situaciones o conflictos que percibimos estan ocurriendo. Es renunciar a nuestros juicios, es no justificar nuestras reacciones,  para abrirnos a otra interpretación, que es la interpretación del Espíritu Santo, que es la interpretación del Amor.

En el momento que reconocernos que no sabemos el significado de nada, dejamos a un lado las interpretaciones del ego, y nos abrimos a Quien si conoce el significado de todo: el Espíritu Santo.

“Siempre que tengas dudas acerca de lo que debes hacer, piensa en Su presencia y repite para tus adentros esto, y solo esto:”

“Él me guía y conoce el camino que yo no conozco. Mas nunca me privará de lo que quiere que yo aprenda. Por eso confío en que me comunicará todo lo que sabe por mi.”

“Déjale entonces que te enseñe quedamente como percibir tu inocencia, la cual está ya ahí.” (T-14.IV.19.1-5)

Las primeras lecciones del Libro de Ejercicios, nos enseñan que no sabemos el significado de nada, pues el mundo que vemos es ilusorio  y esa es la condición para conocer lo que es real:  el Amor.
Cuando elegimos preguntar al Espíritu Santo, y nos disponemos desde una actitud receptiva, desde la quietud silenciosa emerge  la Voz que habla por Dios,  la Voz del Amor, cuya luz nos guía e ilumina para pasar del saber limitado del ego al conocimiento de la totalidad del Amor.

Bendiciones

Oscar Gómez Díez


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s