LECCIÓN 119

Vídeo de Santiago Contreras.

LECCIÓN 119

“La verdad corregirá todos los errores de mi mente.”

“Dar y recibir son en verdad lo mismo.”

Estas dos lecciones aparentemente no tienen nada en común. La primera, habla del papel de la verdad en nuestra sanación. La segunda, se refiere al principio de dar y recibir, que en el Curso, tiene una gran importancia, y que la asocia con la ley de causa y efecto. Más adelante veremos cómo el tema de la verdad, se vuelve transversal en ambas lecciones.

  1. (107) La verdad corregirá todos los errores de mi mente.

“Me equivoco al pensar que hay algo que pueda hacerme daño.”
“Soy el Hijo de Dios, Cuyo Ser descansa a salvo en la Mente de Dios.”

Esta lección nos ubica en la dimensión más metafísica del Curso. Me dice que descanso a “salvo en la Mente de Dios.” En otras palabras me está diciendo, que mi Ser permanece en Dios, y por lo tanto, nada ni nadie me puede hacer daño. Entonces nos podemos preguntar, como lo hace la tradición Advaita de ¿“Quién es ese “yo” que se cree vulnerable?”
¿Quién es ese “yo”, que cree que le pueden hacer daño o lastimar?
¿Quién es ese “yo” , que vive lleno de miedo y temor?
La respuesta es:
ese no soy Yo.
Ese no es mi Ser.
Ese es mi pequeño “yo” que se identifica con un cuerpo. Ese es mi ego.
Por eso la lección concluye que “Me equivoco al pensar que hay algo que pueda hacerme daño.” como perfecto Hijo de Dios, mi mente descansa en la de Él, mi espíritu inmortal permanece en Dios, y por lo tanto, es invulnerable y nada ni nadie puede amenazarlo ni dañarlo.
Esta lección, me recuerda quien soy realmente, más allá del ego, del cuerpo y mis aparentes conflictos y temores.

  1. “(108) Dar y recibir son en verdad lo mismo.”

En mi mente, dar y recibir son en verdad lo mismo, y ocurren simultáneamente. Eso quiere decir que cada pensamiento que tenga en mi mente, tiene un efecto dentro de mí. No tengo ni existen pensamientos neutros. Si tengo un pensamiento de ataque contra un hermano, me estoy atacando a mi mismo. Si tengo un pensamiento de ira o rabia contra alguien, eso afectará inmediatamente mi paz y se puede reflejar en mi cuerpo, por ejemplo, tensión muscular, enrojecimiento del rostro, improperios verbales o ataques físicos. Todo lo que hago, me lo hago a mi mismo. Así que “Hoy lo perdonaré todo, para así poder aprender a aceptar la verdad acerca de mí, y llegar a reconocer mi impecabilidad.” si perdono todos mis pensamientos no amorosos, lo único que va quedando, es el Amor que Soy. Si me doy perdón, lo que recibo inmediatamente es paz y amor. De esta manera “Dar y recibir son en verdad lo mismo.” Por eso vigila los pensamientos que te das, pues eso mismo será lo que recibirás. Ten la certeza que recibirás exactamente lo mismo que te has dado. Así que ten pensamientos de paz y amor, si quieres recibir paz y amor. Jesús nos pide que expresemos amor, pues eso es lo que somos.

práctica larga:

Debemos dedicar una práctica matutina de 5 minutos y una nocturna también de 5 minutos, preferiblemente antes de irte a dormir. Aquiétate, sumérgete en tu silencio, interioriza las ideas y comentarios de esta lección y ánclalas en lo más profundo de tu consciencia:

“La verdad corregirá todos los errores de mi mente.”

“Dar y recibir son en verdad lo mismo.”

Práctica con la consciencia de que la verdad de mi Ser, es el mejor antídoto frente a la ilusión de mi no ser, de mi ego.

Prácticas cortas y frecuentes:

A la hora en punto:

“La verdad corregirá todos los errores de mi mente.”

Media hora más tarde:

“Dar y recibir son en verdad lo mismo.”

Respuesta a la tentación:

Cada vez que se presente una situación conflictiva a lo largo del día, utiliza las ideas de la lección.

La ley de causa y efecto nos dice que todo tiene su origen en nuestra mente. Lo que parezca experimentar en el mundo, no es más que un efecto de mis pensamientos. La verdad de mi Ser, restablecerá mi realidad como el perfecto e inocente Hijo de Dios. En la medida que me dé solo pensamientos de perdón, paz y amor, en esa misma medida recibiré lo que me he dado, nada más ni nada menos, pues todo lo que doy, es a mi mismo a quien se lo doy. Ofrezcamos amor y paz si queremos recibir amor y paz.
Bendiciones

Oscar Gómez Díez
💝🙏💝

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s